17/04/2011

Hace no mucho les hablábamos de Noisey, ese portal de vídeos musicales creado por Vice que tanto nos gustó a primera vista. Desde entonces el […]


Hace no mucho les hablábamos de Noisey, ese portal de vídeos musicales creado por Vice que tanto nos gustó a primera vista. Desde entonces el site se ha ido llenando de contenido y hoy nos hemos puesto a bucear un poco. Pensábamos hablarles del video de Toro y Moi que, ya saben, están confirmados para el Día de la Música, pero en el último momento nos ha parecido más original, enriquecedor y oportuno esto de la escapadita musical a tierras galas, donde la gente de Noisey ha grabado hasta hoy a cuatro bandas. The Shoes son una de ellas. A juzgar por su nombre y por la portada de Crack My Bones, su disco debut, sería lógico pensar que son ingleses hasta las trancas, pero no, son de Reims y no son nuevos en esto: llevan años produciendo y remezclando bandas. Su debut es un disco de baile, punto. Manufacturado por dos productores, el sonido es, como cabía suponer, impecable, pero lo mejor es que hay temas que serían adictivos hasta sonando regular, como ‘Time to Dance‘ o ‘People Movin‘, con ese entramado rítmico tan lleno de funk y ese arreglo como de flauta de colegio. Genial. En directo, Guillaume Brière y Benjamin Lebeau van acompañados de dos percusionistas que trasladan allí arriba toda la fuerza del disco. Faltan quizás más temas redondos, pero en un escenario a las tres de la mañana, esto es una apuesta segura. Video (y muchísimo más) abajo. ¡Repasamos otras dos bandas!

Quizás el tema más orgánico del debut de The Shoes sea el penúltimo, ‘The Wolf Under the Moon‘ (otra vez percusión demoledora y arreglo, esta vez de piano, acertadísimo), en el que cuentan con la colaboración inestimable de otros chicos de Reims: The Bewitched Hands. Otra de las bandas que Noisey ha colocado en su mapa francés. Hace unos meses les invitábamos a conocerles con motivo de su paso por la Blogothéque con ese protohimno que era (y es) ‘Hard to Cry‘. En el video de Noisey reconocen que les gusta mucho más trastear en el estudio que ensayar y alardean de frechglish, esto es, inglés hablado con acento francés, algo que también se cuela en sus canciones («I’m happy wiss you…»).

La verdad es que su disco Birds & Drums es irregular y bastante mejorable, aunque mantenemos la fe porque hay algo brillante en la energía que transmiten canciones como ‘Work‘. Esperemos más de esas, con sus coros grandes y su luz. Ingredientes estos últimos que son los pilares de la tercera banda francesa que aparece en el mapa de Noisey: Crane Angles.

¿Ven la foto? Pues no son todos los que están. En realidad son 13. Se lo decimos ya para que comprendan lo de los coros grandes. Como para no. Dicen que muchos de los miembros del grupo van entrando y saliendo, dependiendo de sus circunstancias vitales. Será porque repartir caché entre 13 debe ser bastante poco rentable. El jefe de este coro de indie punk, o lo que sea, es ‘Mr. Crane’ (¿lo pillan?), que bromea diciendo que pasó por una época de componer mamao e invitar a gente a unirse a tu creatividad etilica y que de allí salió esta locura. Sobre el escenario parece constantemente la representación de la última canción de una banda cualquiera de indie, con el público invadiendo las tablas, también mamaos, y dándolo todo en el punto álgido de sus vidas. De ahí la energía que transmiten. La propuesta es caótica, insólita, descabellada. Tanto que es fácil dejarse seducir por la espectacularidad de la forma y olvidarse del fondo, pero la verdad es que temas como ‘The World‘ tienen algo tan atávico, que conecta tan fácil, que es imposible no dejarse querer un poquito. Carne de festival.

Publicidad
Publicidad