30/12/2010

Empezábamos la semana publicando la lista de mejores discos del año del 20 al 40, seguíamos con la de álbumes estatales, para continuar con el […]

Empezábamos la semana publicando la lista de mejores discos del año del 20 al 40, seguíamos con la de álbumes estatales, para continuar con el top internacional del 20 al 1 y con la inocentada de este año, que consistía en un Top 10 surrealista de canciones del año. Esta es la buena. La de verdad. Por fin, ante todos ustedes, la lista de canciones del año: 50 internacionales y 20 estatales para su disfrute personal. Hay de todo, ya verán. Y como siempre, las listas de Spotify de rigor: la de canciones internacionales, y la de canciones estatales. Pasen, escuchen, y luego ya veremos.

50. Menomena – ‘Tithe’
49. Yeasayer – ‘Ambling Alp’
48. Unbunny – ‘You Run Like A Girl’
47. Laura Marling – ‘Blackberry Stone’
46. Los Campesinos! – ‘There Are Listed Buildings’
45. Meursault – ‘Crank Resolutions’
44. Band of Horses – ‘Laredo’
43. Daft Punk – ‘Derezzed’
42. The Soft Pack – ‘Answer To Yourself’
41. Jónsi – ‘Boy Lilikoi’

40. The Morning Benders – ‘Excuses’
39. Fang Island – ‘Daisy’
38. MGMT – ‘Flash Delirium’
37. Weezer – ‘Memories’
36. Frightened Rabbit – ‘Swim Until You Can’t See Land’
35. Hot Chip – ‘One Life Stand’
34. The Thermals – ‘I Don’t Believe You’
33. Emeralds – ‘Candy Shoppe’
32. M.I.A. – ‘Born Free’
31. Beach Fossils – ‘Daydream’

30. Klaxons – ‘Echoes’
29. Broken Social Scene – ‘World Sick’
28. The New Pornographers – ‘Crash Years’
27. Errors – ‘Supertribe’
26. Vampire Weekend – ‘Giving Up The Gun’
25. Gil Scott-Heron – ‘Im New Here’
24. Wild Nothing – ‘Summer Holiday’
23. Surfer Blood – ‘Swim’
22. Wavves – ‘King of the Beach’
21. Best Coast – ‘When I’m With You’

20. Superchunk – ‘Digging For Something’ (Majesty Shredding)

A poco que les gusten las guitarras, ésta es su canción. Directa, contundente, sin complicaciones y escandalosamente pegadiza, ‘Digging For Something’ es un pedacito de los noventa en pleno siglo XXI. Un viaje en la máquina del tiempo que demuestra que algunos retornos sí valen la pena y que reafirma esa gran verdad universal: los viejos rockeros nunca mueren. ¿Acaso la voz de Mac McCaughan no parece la de un chaval? Qué gozada, por Dios.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=bHcxZz5P130[/youtube]

19. Crocodiles – ‘Mirrors’ (Sleep Forever)

Hay algo intrigante en el primer minuto de ‘Mirrors’. Es solo un pitido con un loop que asoma la cabeza por detrás, sí, pero te mantiene alerta, concentrado, esperando acontecimientos. Y los acontecimientos llegan, escalonadamente, en un largo y magnético desarrollo: guitarra, batería, otra guitarra con distorsión, voz, más distorsión… Uf, esto empieza a ser grande. ¿The Jesus and Mary Chain? Quizás. “Something in the way you crucify me makes me smile”. Qué yuyu. Tremendo.

18. Sun Airway – ‘Waiting On You’ (Nocturne of Exploded Crystal Chandelier)

Sin esta canción no hubiesen estado en La Lista, pero con esta canción no podían no estar en ella. Porque tiene lo mejor de unos Animal Collective más cercanos, lo mejor de unos The Postal Service revividos y uno de los mejores estribillos, si no el mejor, del año. Lo saben. Escuchen como lo bajan… “I’m guessing we wandered to close to the water the current is being sweeping us in…” y lo sueltan. Preciosa.

17. The Drums – ‘Let’s Go Surfing’ (The Drums)

Pista de baile. Si hay alguna canción que pueda revolucionar al personal este año de manera infalible e instantánea, esa es sin duda alguna ‘Let’s Go Surfin’. Puede que no sea la mejor canción de The Drums en el sentido más estricto, pero es la que más apetece cantar, imitar, bailar y corear. Ni letras, ni profundidad, ni nada: hedonismo y diversión. Y punto.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=CeZbbx5SPTs[/youtube]

16. Spoon – ‘Got Nuffin» (Transference)

‘Got Nuffin’ es un fondista de los que ganan carreras. Un Gebreselassie de las melodías. ¿Su secreto? Imprimir un ritmo muy elevado de manera constante. Así, con la batería, la guitarra y el bajo tejiendo la melodía rock de base, preparando el terreno para que en los momentos oportunos, ¡zas!, se añadan el piano y los chispazos de guitarra marca de la casa de Britt Daniel. Aparentemente sencillo, demoledoramente eficaz. Otra victoria.

15. Sufjan Stevens – ‘I Walked’ (The Age of Adz)

Podría ser ‘Vesuvius’, podría ser ‘Too Much’, incluso ‘Impossible Soul’ o ‘Futile Devices’. Pero es ‘I Walked’, porque fue la ventana que nos introdujo al nuevo Sufjan, el que, siguiendo los pasos de Bright Eyes en su día, mira a la electrónica y nos regala una conjunción inesperadamente maravillosa: tradición folk y sonoridad moderna. Coros espectrales y beats artificiales. Ecos y susurros al oído. Y amor: yo caminaba porque tú caminabas. Jo-ya.

14. Jenny and Johnny – ‘Big Wave’ (I’m Having Fun Now)

Querido lector. ¿Cansado de tratar de comprender The Age of Adz? ¿Joanna Newsom es una plasta? ¿Bradford Cox es un llorica y los Foals ya no molan? ¿Cuándo vuelven The Pains of Being Pure at Heart? No te impacientes, tenemos la solución. Una canción llena de vida, de color, de pop sin contemplaciones. De felicidad, faldas a loco y cero pretensiones. Canten conmigo… “Big waaaave, tu tuuu ruu…”. Necesario como el aire. ¡HIT!

13. The Walkmen – ‘Angela Surf City’ (Lisbon)

Cuesta creer que The Walkmen sigan teniendo un perfil tan bajo por estos lares. Ya hemos soltado el comentario habitual de cualquier blog indie que se precie, lo sabemos, pero hágannos dos favores: 1) Olvídense de que los neoyorquinos se parecen a The National. Exceptuando detalles insignificantes es mentira. 2) Dénle cancha a ‘Angela Surf City’, la nueva ‘The Rat’, un hit incontestable con la desnudez de la batería primero, las guitarras desperdigadas después y un estallido memorable en el que hasta Hamilton Leithauser parece perder los papeles. Lo agradecerán.

12. Foals – ‘Spanish Sahara’ (Total Life Forever)

‘Spanish Sahara’ empieza bajo el agua, como su portada. En una especie de embalse inmenso, donde la voz de Yannis Philippakis es único rastro de humanidad en kilómetros a la redonda. Llega un bombo que ya no parará y empieza un crescendo lento, suculento, azul. “I’m the fury in your head, I’m your bed”, dice Philippakis antes de la explosión. Que no desata la locura, sino que saca la canción del agua, la deja respirar, dar golpes al agua y disfrutar. Muy grande.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=YaVE4WVlsDQ[/youtube]

11. Joanna Newsom – ’81’ (Have One On Me)

Y en medio de canciones interminables, de desarrollos intrincados, está ’81’. Tres minutos, formato single, del cuento de hadas más bonito del mundo: reúnete conmigo en el jardín del Edén, vamos a tener una fiesta en un pequeño trozo de tierra. Y Joanna que cree en la inocencia, en todo el mundo. Y nosotros que creemos en ella.

10. Two Door Cinema Club – ‘Something Good Can Work’ (Tourist History)

Aunque el single de la canción salió en 2009, ‘Something Good Can Work’ nos sigue pareciendo la punta de lanza de ese nuevo fenómeno que es Two Door Cinema Club. Juguetona, seductora pero accesible, esta especie de Phoenix en versión reducida saben jugar sus cartas como nadie, y esta canción es el perfecto ejemplo de ello: imposible sacársela de la cabeza.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=1PorW3y5n1w[/youtube]

9. Kanye West – ‘Power’ (My Beautiful Dark Twisted Fantasy)

Seamos sinceros: si todo el mundo está de rodillas con este disco, es por algo. Y aunque en indiespot el conjunto no nos parezca para tanto, bombas como ‘Power’ sí arrojan un poco de luz al respecto. Un coro en loop endiablado, terriblemente adictivo, con manos picando y una base tan burra que suena distorsionada. Encima, Kanye desgañitándose para decir que ningún hombre debería tener tanto poder.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=L53gjP-TtGE[/youtube]

8. Arcade Fire – ‘Ready To Start’ (The Suburbs)

Sí, hay canciones más originales y atrevidas en The Suburbs (por algo ha sido nuestro disco del año), pero con ‘Ready To Start’ lo que Arcade Fire pretenden es lo que mejor hacen: ponernos en pie. Sentir ese cosquilleo en el estómago. Mover la cabeza y los pies al compás de esa poderosa base rítmica. ‘Ready To Start’ lo empieza todo, rompe barreras, y luego, casi al final, nos hace gritar lo de «now i’m raed to start!».

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=9oI27uSzxNQ[/youtube]

7. LCD Soundsystem – ‘Dance Yrself Clean’ (This Is Happening)

Hasta que no la vives en concierto no lo comprendes. La música no suena bajita, la canción no está mal grabada, es así, empieza introduciendo a la banda, a los responsables de esto, como debe ser. Paciencia. Y como esperar es de sabios, el premio llega. A los 3’08’’ para ser exactos, momento en el que suben los decibelios, irrumpe la batería y cada acorde cae en su sitio. ¡Menudo bajo! Y todavía le quedan seis minutos a este pelotazo, la simbiosis perfecta de punk, indie y electrónica. Mamma mia.

6. Deerhunter – ‘Desire Lines’ (Halcyon Digest)

Y de pronto llega otra guitarra y el puente se alarga.  Y lo que ya era un temazo espectacular, empieza a hincharse en un bucle tremendo y con argumento. Porque por sorpresa la nueva guitarra se escapa de la escala, empieza otro bucle, da dos vueltas, mete un agudo nuevo y se enreda con las otras sobre una batería imparable (pumpumpumpápumpumpumpá) que sólo calla en el fade out. Y da igual las veces que cruces este puente inmenso, todas llena.

5. Beach House – ‘Norway’ (Teen Dream)

Primero un teclado suspendido y un ritmo semi-tribal. Tum-tum-tum-pa, tum-tum-tum-pa, tum-tum-tum-pa… Niebla, aire mágico, y unos suaves gemidos que se repiten sin cesar. Y luego una voz mística, grave y profunda, estábamos durmiendo hasta que llegaste y nos dejaste entrar. Teclado, guitarra, ritmo semi-tribal, todo sigue y… se fusiona en el estribillo, donde todo encaja. Y lo entiendes, porque por un momento y unos segundos y unos minutos todo cobra sentido. Como una revelación.

4. Titus Andronicus – ‘A More Perfect Union’ (The Monitor)

Primero está el discurso, las míticas palabras de Abraham Lincoln, la solemnidad alentadora. Somos libres y vivir o morir depende de nosotros, es nuestra decisión. Luego la batería, la aproximación guiada por los gritos de Patrick Stickles. La rabia, el coraje y el desengaño, siempre el desengaño. “Because tramps like us, baby we were born to die”. ¿Es el fin? No sin antes luchar la explosión punk de ‘A More Perfect Union’, siete indispensables minutos para cambiar la historia y empezar a ganar la guerra.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=08fqHr_KGPY[/youtube]

3. Yuck – ‘Rubber’

Cómo nos gusta el ruidismo, el hastío generacional, la juventud bajo las nubes, el hype que no lo es, las guitarras que se acoplan, la batería que te mece, el pedal de distorsión que quema. La infinita pereza existencial. Y la voz de Blumberg enterrada hasta el cuello, pero presente. La rabia no contenida, pero tampoco descargada del todo. Cómo nos gusta querer que todo reviente más, que devenga en más violencia, que nos rompa más los oídos. Y que no lo haga. Cómo nos gusta. ¡Queremos LP ya!

[vimeo]http://www.vimeo.com/16694797 [/vimeo]

2. Sufjan Stevens – ‘All Delighted People’ (Original Version) (All Delighted People EP)

Santa madre de Adz, ¡qué orgía! Once minutos y medio de arreones, de sube y baja, de explosiones, de coros celestiales, de vientos, de cuerdas… Puede uno enloquecer si trata de desentramar esta trama loca. Denle volumen y díganme que no tienen en corazón latiendo en los oídos cuando baja en el 6:30. Que no les altera el pulso todo el tramo final,  con su ejército imbatible de voces femeninas, con su punk vocal-violinístico desde el 10:30, con su erección brutal, hasta arriba. Se nos hace corta.

1. The National – ‘Terrible Love’ (Alternate Version) (High Violet)

La canción que lo cambia todo, la que marca un antes y un después en su inmaculada trayectoria. La versión adecuada de la ecuación perfecta,  la que tiene la aspereza de las guitarras de los hermanos Dessner, la imponente batería de Bryan Devendorf, el lamento cavernoso de Matt Berninger, aquello de «It takes an ocean not to break», el toque justo de viento y cuerda y la pelota sónica, que rueda y rueda y rueda, y crece y crece y crece hasta provocarte un cosquilleo que te deja sin sentido. El cénit de The National. La épica de un amor terrible. Ver para creer.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Efg1h0EzLeE[/youtube]
Páginas: 1 2

Publicidad
Publicidad