06/09/2010

Pitchfork, siempre Pitchfork. Amada y odiada casi a partes iguales, si algo no se le puede negar a la biblia indie es su condición de […]

Pitchfork, siempre Pitchfork. Amada y odiada casi a partes iguales, si algo no se le puede negar a la biblia indie es su condición de pionera en el mundillo y la capacidad de influencia que tiene sobre los medios especializados/la blogosfera. Siempre a la última, la publicación online con sede en Chicago ha lanzado este verano un nuevo proyecto cuanto menos original. Se trata de un ciclo de conciertos interactivos llamado POV Concert Series cuya particularidad es que en ellos el usuario ejerce de realizador. ¿Que cómo es eso posible? Gracias a seis cámaras que, desde diferentes ángulos, captan todos los movimientos de la banda protagonista y le permiten a uno decidir en todo momento qué plano quiere ver. Sin duda una experiencia divertida, que sirve para jugar a ser Dios (esto aquí, esto allí) y también para darse cuenta de lo complicado que resulta encadenar una serie de imágenes con sentido sin apenas tiempo para pensar. Pruébenlo, estrésense (si se lo toman en serio, claro) y disfruten con Broken Social Scene («Texico Bitches, the air you breathe is real»… grandes), el power pop colorista, chicletoso y guitarrero de Free Energy (producidos por James Murphy; ahí es nada) o la solvencia contrastada de The Walkmen e Interpol (tediosos, sí, pero con un directo impecable). Estos son los cuatro grupos que por ahora se han sometido al experimento, que esperamos tenga la continuidad necesaria. De momento no hay información sobre quién será el próximo invitado, por lo que se aceptan apuestas. Pitchfork, ¡sorpréndenos otra vez!

Publicidad
Publicidad