16/05/2010

Ha tardado, pero por fin está aquí. La temporada festivalera dio comienzo hace más de dos semanas, nosotros estuvimos allí, pero todavía no habíamos podido […]

Ha tardado, pero por fin está aquí. La temporada festivalera dio comienzo hace más de dos semanas, nosotros estuvimos allí, pero todavía no habíamos podido contarlo. Cierto es que tratamos de hacer una crónica al segundo mediante Twitter, pero entre la falta de conexión en el recinto y la fiesta a ciertas horas de la noche, la cosa se complicó un poco. Así que aquí estamos con una crónica del SOS 4.8 2010, el festival que en su tercera edición ya puede mirar de tú a tú a lo grandes festivales del verano, puesto que este año ha congregado a más de 70.000 personas (teniendo en cuenta que son dos días solo, estamos hablando de 35.000 asistentes por día). Cierto es que, salvo un par de excepciones, no había nada especialmente nuevo ni original en el cartel, pero también es cierto que la oferta es atractiva: un precio escandalosamente asequible, una ubicación temporal idónea (la línea de salida de la temporada de festivales) y unos artistas que, si bien ya nos han visitado una y otra vez, suelen ser garantía de diversión y público asegurado. Todo esto fue el SOS 4.8 2010 en Murcia. Esto y los temazos de Los Planetas, el vendaval de Delorean, la locura de Crystal Castles, el colocón de Chris Cunningham, las sonrisas de The Magic Numbers, los bailes de Madness… ¿Hacemos un repaso?

Cabe destacar, antes que nada, que todas las previsiones se desbordaron este año: el festival agotó todas las entradas semanas antes de su inicio, se pusieron nuevas a la venta gracias a un cambio en la distribución del recinto (en nuestra opinión sumamente acertado), y el temor a la falta de alojamiento llevó a la organización a inventarse una zona de acampada (de pago) que también agotó las localidades. El problema fue que precisamente ese camping dio algún que otro dolor de cabeza a los allí ubicados. Allí arriba, cuentan, en una explanada a 9 km del recinto ferial de La Fica, nada recordaba mínimamente a lo prometido y, sobre todo, un error garrafal fue que los autobuses lanzadera de teórico servicio ininterrumpido desaparecieran a ciertas horas. ¿El resultado? Un buen número de conciertos perdidos, más de un euro (y de treinta) perdido por el desagüe y el consiguiente cabreo del personal. Pero sea como sea, hablemos de música, que es lo que aquí nos incumbe.

VIERNES 30 DE ABRIL

THE HORRORS (21h)
Porque precisamente el viernes era el día fuerte en cuanto a artistas interesantes que ver, iniciando la jornada (un poco tarde, cierto) con unos The Horrors que siguen perfeccionando su recién adquirida psicodelia oscura que a tantos sorprendió con el gran Primary Colours. Cómodos en el escenario grande del festival (que poco o nada tenía que envidiar este año al mítico Verde del FIB), sirvieron de perfecta antesala para el trío de conciertos que estaban por venir. (Aleix)

LOS PLANETAS (22:30h)
El público inauguraba la temporada festivalera en Murcia, y Los Planetas también. Los granadinos se pasarán el verano de gira presentando su reciente Una Ópera Egipcia, y ante su concierto nos asaltaba la duda del repertorio por el que se decantarían los de Jota, tras su concierto en el Palau de la Música del pasado mes de marzo centrado exclusivamente en sus dos últimos trabajos. Y… la respuesta fue prácticamente la misma: un concierto basado en Una Ópera Egipcia y La Leyenda del Espacio con hits pretéritos intercalados (‘El artista madridista‘, ‘Jose y yo‘, la siempre colosal ‘Santos que yo te pinte‘) y la notoria ausencia del notable Contra la Ley de la Gravedad. En un concierto que se hizo corto, arropado por unas imágenes a menudo insustanciales, Los Planetas demostraron, eso sí, que su estado de forma es intratable: esas canciones rebosantes de intensidad, caso de ‘Ya no me asomo a la reja‘ o ‘Señora de las alturas‘, han pasado a ser marca de la cosa, y el quinteto se mueve con inusitada comodidad en este mar de distorsión aflamencado y siempre creciente. Aunque, como ya viene siendo habitual, el delirio común no llegó hasta la canción final, una ‘Pesadilla en el Parque de Atracciones‘ disparada en el último suspiro, deprisa y corriendo, y que me juego el cuello a que borrarían la mar de contentos del repertorio si no fuera por lo bien que se lo pasa la gente cantándola cada vez que suena. (Aleix)

CRYSTAL CASTLES (23:10h)
El de Crystal Castles fue con toda seguridad el concierto más intenso, desfasado y loco de todo el festival. El dúo que forman Alice Glass y Ethan Kath ha logrado no quedarse únicamente en la excentricidad de la electrizante Alice, y ofrecen un sonido contundente, electrónico y muy convincente a lo largo de todo su repertorio. Y claro, si luego le sumamos que Alison se vuelve loca desde el primer minuto de concierto, y que no hay nada que la pare, el show que entregan Crystal Castles es de aquellos que hace vibrar al personal. Lo malo de ello es que para poder disfrutarlo del todo hay que estar en las primeras filas, cerca de Alice y en algún lugar donde poder ver (y sentir) lo que está pasando encima del escenario, cosa que en un festival es bastante complicada (como fue en nuestro caso durante su concierto). Sea como sea, y a la espera de hacernos una idea mejor del segundo disco del dúo, titulado de forma homónima y que ya ronda por la red, lo que parece cierto es que no se trata para nada de un grupo pasajero, sino que pueden estar aquí para quedarse (y seguir arrasando con todo lo que encuentren a su paso mientras tanto). Enormes. (Aleix)

FRANZ FERDINAND (00:10h)
Lo de Franz Ferdinand me divide: por una parte resulta innegable que su puesta en escena es de las más resultonas del indie rock actual, que tienen actitud, carisma (Alex Kapranos sobre todo), canciones para parar un tren y sobre todo ganas de hacer bailar (a las chicas). Por otra, llevan ya más de año y medio dando el mismo concierto una y otra vez, y pese a que Tonight es un disco mucho mejor de lo que algunos quieren hacer creer, y que salió el año pasado y sigue teniendo fuelle, las reiteradas visitas de los escoceses en los últimos meses han logrado que su directo pierda la frescura que antaño tenía. Los hits siguen dando para bailar (‘Take Me Out‘, ‘This Fire‘, ‘Do You Want To‘, ‘Ulysses‘), la gente sigue pasándoselo en grande, pero corren el peligro de repetirse hasta el exceso, por lo que no estaría de más que se tomaran una temporadita de descanso de conciertos por aquí y volvieran con energías renovadas. (Aleix)

UFFIE (01:40h)
Que el de Uffie (a quien no teníamos previsto ver) fuera el primer concierto al que servidor pudo asistir en la jornada del viernes quizá llegue a dar una idea de lo rotos que a esas alturas de la noche estaban mis esquemas. Desde lejos y todavía familiarizándonos con el recinto murciano, constatamos que si algo tiene la norteamericana afincada en Francia es actitud y pose de estrella. Dispuesta a arrollar con su híbrido entre electrónica, pop y ¿hip hop?, esta compañera de sello de Justice o Mr. Oizo gustó a sus seguidores más fieles y dejó indiferentes a los profanos. Cuando no estás metido en el ajo el ruido molesta, y si Hot Chip están a punto de empezar entonces ya no hay excusa para no largarse. (Arnau)

HOT CHIP (02:10h)
En un escenario principal abarrotado que recordaba muy mucho al Escenario Verde de Benicàssim, los británicos Hot Chip tenían el reto de encender/poner el colofón a la noche del viernes. Sin embargo (oh, chasco), no lo consiguieron. Claro que hubo picos de intensidad, especialmente con los hits ‘Over And Over’ y ‘Ready For The Floor’, pero ni el exhaustivo repaso a su último disco ni la excéntrica versión del tema ‘She’s Wolf’ de Shakira hicieron remontar el vuelo. Sea porque esperábamos mucho, sea porque tuvieron un mal día, el caso es que su singular electrónica languideció cuando más marcha pedía el cuerpo. Algunos discreparán, pero en nuestra humilde opinión Hot Chip llegaron incluso a sonar monótonos, del montón, algo que esperamos no pase ni en Barcelona ni en A Coruña cuando vuelvan en el marco del Sónar 2010. (Arnau)

DELOREAN (02:45h)
El escenario grande para nosotros había terminado, pero coincidiendo con la recta final de Hot Chip dio inicio uno de los conciertos que más ganas teníamos de ver de la jornada: Delorean, que llegaban al SOS 4.8 en el momento más dulce de su carrera, con su flamante Subiza cosechando magníficas críticas en todo el mundo, un directo demoledor y ganas de comerse el mundo. Precisamente eso es lo que ofrecieron en el segundo escenario del festival, y es que si a canciones como ‘Deli‘ (absolutamente colosal), ‘Stay Close‘ o ‘As Time Breaks Off‘ le sumamos una ejecución precisa, unas ganas de epatar inmensas y la certeza de estar viviendo un excelente estado de forma (física y anímica), el resultado sólo puede ser un conciertazo como el que Delorean nos brindaron. Qué grandes. (Aleix)

AMABLE DJ (04:00h)
Una sesión de Amable siempre es una buena manera de concluir un festival de estas características, y parece que él mismo quiso demostrarlo con un inicio demoledor, al son de Pixies (‘Debaser’), Phoenix (‘Lisztomania’) y The Postal Service (‘Surch Great Heights’). Sin embargo, cuando todo apuntaba a que estábamos ante dos horas de hits sin parar, la sesión derivó a derroteros más electrónicos y de remixes, lo cual hizo bajar la intensidad de la misma, y no acabó de remontar ni siquiera al final. Aunque también es verdad que los que llegaban a esas horas todavía con fuerzas para darlo todo, poco les importaba la música que sonaba en el escenario pequeño… (Aleix)

Páginas: 1 2

Publicidad
Publicidad