04/05/2010

El incansable Èric Fuentes, a estas alturas ya el único miembro de la formación original de la banda catalana The Unfinished Sympathy, al final se […]

El incansable Èric Fuentes, a estas alturas ya el único miembro de la formación original de la banda catalana The Unfinished Sympathy, al final se ha dado por vencido. En ‘Rock For Food‘, célebre canción del disco de título homónimo y uno de los mejores álbumes paridos aquí en los últimos 10 años, cantaba que no estaban aquí por el dinero ni nada de eso, sino para sobrevivir. Rock a cambio de comida. Hace pocas horas, The Unfinished Sympathy han anunciado en su Facebook que se separan; de hecho, que ya se han separado. Cancelan los conciertos que tenían programados para este año (entre ellos, uno de muy especial este fin de semana, con motivo del festival que la discográfica BCore organiza en La [2] de Apolo para celebrar sus 20 años), así de repente, y concluyen de manera algo abrupta e incomprensible una carrera de 10 años que parecía pasar por un momento dulce, después de publicar con Subterfuge sus dos últimos discos, y tras haber dejado dos auténticas obras maestras como An Investment In Logistics y el mentado Rock For Food. De hecho, el concierto del pasado 23 de abril, en el Palau Sant Jordi con motivo del festival Escena.bcn, pasa a ser el último del grupo, sin que nadie lo supiera (es posible que ni siquiera ellos). Un concierto del que, de no ser por esta noticia, no habríamos mencionado, pero que merece la pena recordar ahora. Fue un concierto más punk que rock, más salvaje que de costumbre (una aceleradísima ‘I Killed Her But That’s Not The Point‘ lo certificó), donde el grupo pareció pasárselo en grande olvidándose por un rato que estaban encima de un escenario. Èric comentaba que cuando tuviera nietos les explicaría que había tocado en el Sant Jordi, como Metallica, Beyoncé o ACDC, Joan Colomo hizo de las suyas versionando a Standstill, y los fans lo pasaron en grande. Pero no supo para nada a concierto de despedida. Y ahora resulta que ahí terminaron su andadura. Pues vaya. Es una pena, porque en Avida Dollars, su último disco, habían recuperado las sensaciones de Rock For Food, con canciones vitales e inspiradas del calibre de ‘Give Up Dig Down‘, ‘Homedrunk‘ o la propia ‘Avida Dollars‘. Parece que nos quedaremos aquí, aunque seguro que a Eric Fuentes le veremos pronto en solitario (este tío respira música), y al guitarrista Joan Colomo le tendremos el 21 de mayo en la fiesta Indiespot. De momento, vaya nuestro particular homenaje en el interior con todas esas canciones que nos han marcado, que son himnos personales y que tantas veces hemos cantado en casa, en los conciertos, o donde sea. Ya lo cantaban, también en Rock For Food: esta vida mata. The Unfinished Sympathy: gracias.

‘Rock For Food’

‘This Living Kills’

‘Your Weight On My Shoulders’


‘Spin In The Rye’

‘Homedrunk’

‘You’ve Got A Long Run’

‘Give Up Dig Down’

‘Avida Dollars’

Publicidad
Publicidad