16/04/2010

Cuesta imaginarse a Dan Deacon fuera de un contexto festivo como el que ilustra la fantástica foto de arriba. Rodeado de gente y de color, […]

Cuesta imaginarse a Dan Deacon fuera de un contexto festivo como el que ilustra la fantástica foto de arriba. Rodeado de gente y de color, sudado hasta las cejas y moviéndose al ritmo de su frenética música, así es como recordamos a este animal de los escenarios. Un animal que junto a su Ensemble (un grupo de unas veinte personas ataviadas con un mono de trabajo blanco) nos brindó uno de los mejores y más desenfrenados conciertos del Primavera Sound 09. A Dan Deacon le va la marcha, es cierto, pero también tiene su corazoncito y sus emociones, algo que piensa demostrar en su próximo trabajo, cuyas canciones ha calificado de «tristes y sencillas». La continuación del fascinante Bromst será un EP, auteditado y de edición limitada, un tipo de álbum que el de Nueva York hacía tiempo que tenía en mente y que sus problemas de ciática (que le obligaron a guardar reposo) podrían haber precipitado. Pero hay más: Deacon también tiene medio acabados dos nuevos discos pensados para tocar con su numerosísima troupe. Uno consta de cuatro partes de unos 20 minutos y va acompañado de una sección de cuerda y metales; el otro se ajusta a estructuras más convencionales (léase temas de tres o cuatro minutos) pero será más (¿más?) ruidoso de lo habitual. Jarana de la buena, vaya. A la espera de que el hombre dé más detalles nada mejor que darle un vistazo al ingenioso vídeo de ‘Paddling Ghost’ y descubrir cómo se hizo. Lo tienen a un simple clic.

Publicidad
Publicidad