13/04/2010

A juzgar por su mirada triste, semblante serio y expresión alicaída, uno no puede evitar pensar que David Wingo debe ser un tipo de lo más […]

A juzgar por su mirada triste, semblante serio y expresión alicaída, uno no puede evitar pensar que David Wingo debe ser un tipo de lo más parado, una de esas personas con las que no quieres quedarte a solas porque hay que sacarle las (pocas) palabras con sacacorchos. Las primeras escuchas de la música que compone, toca y canta en Ola Podrida no hacen sino confirmar las impresiones iniciales: el texano tiene que ser un muermo de campeonato, un músico aburrido que hace canciones aburridas para gente aburrida. Nada más lejos de la realidad, o al menos eso nos indican algunos de sus vídeos, que de tan esperpénticos, cafres y divertidos parece  imposible que pertenezcan al proyecto de Ola Podrida. Porque en vez de un plano fijo con un cantautor que otea el horizonte mientras acaricia su maltrecha guitarra acústica lo que uno encuentra en los clips de ‘The Closest We Will Ever Be’ y ‘Lost & Found’ es un sujeto personaje llamado Ivan Dimitrov haciendo el ganso de muy mala manera ante un Wingo (casi) siempre impasible. Surrealista pero cierto: un búlgaro con pinta de animal y que tiene una compañía de danza tradicional de su país (en serio) ejerce de fan número uno del grupo, cuyas melodías incluso llegan a pasar inadvertidas por los berridos que profiere el susodicho, que, dicho sea de paso, se come la cámara. Todo adornado con una imagen y unos efectos muy caseros que dan un encanto de lo más especial. Compruébenlo dentro y si pueden pásense por La [2] de Apolo, donde Ola Podrida actuará en apenas un par de horas. ¿Andará Dimitrov por ahí?

Ola Podrida – ‘The Closest We Will Ever Be’

http://www.youtube.com/watch?v=y-hAtWyU1z0

Ola Podrida – ‘Lost & Found’

Publicidad
Publicidad