14/03/2010

Hacía tiempo que no nos acordábamos de Stars. El paso en falso que significó su último disco hizo que nos lleváramos una gran decepción, y […]

Hacía tiempo que no nos acordábamos de Stars. El paso en falso que significó su último disco hizo que nos lleváramos una gran decepción, y supongo que el precio que les hemos hecho pagar es una condena temporal al ostracismo. Los canadienses estaban llamados a convertirse en uno de los mejores grupos de ese bonito género que es el pop de cámara, pero en vez de entregarnos su segunda obra definitiva optaron por desdibujarse con grandes dosis de grandilocuencia vacía de contenido. Pomposo, pretencioso y muy disperso, In Our Bedroom After The War no conseguía maquillar sus múltiples defectos y tampoco sabía lucir sus no muy abundantes virtudes. Desencantados nos tuvieron durante más de un año, hasta que en 2008 el EP Sad Robots abrió la puerta a la esperanza: aún quedaba algo de la magnífica banda que nos hechizó con sus tres primeros largos, que destacaban por la sutil belleza de sus composiciones y por la perfecta simbiosis que (cuando quieren) forman las voces de Torquil Campbell y Amy Millan. 24 meses después ha llegado el momento de que Stars vuelvan a las andadas. Es hora de redimirse. Ojalá que en su quinto trabajo, The Five Ghosts (que sale el 22 de junio), recuperen la esencia y la magia que empezó a aflorar en los ensoñadores Nightsongs y Heart y que estalló en todo su esplendor en el maravilloso Set Yourself On Fire. Por lo pronto la portada (arriba) sin ser fea no nos acaba de convencer, aunque les concedemos el beneficio de la duda y esperaremos a que la música hable para volver a juzgarles. Mientras tanto, echen un vistazo al tracklist así como a un vídeo del proceso de grabación en el interior.

1. Dead Hearts
2. Wasted Daylight
3. I Died So I Could Haunt You
4. Fixed
5. We Don’t Want Your Body
6. He Dreams He’s Awake
7. Never Been Good With Change
8. The Passenger
9. The Last Song Ever Written
10. How Much More
11. Winter Bones

Publicidad
Publicidad