03/03/2010

Así es: reconozco que me ha costado creerlo, he tratado de buscar el error, el fallo en la coartada (como que por ejemplo el bajista […]

Así es: reconozco que me ha costado creerlo, he tratado de buscar el error, el fallo en la coartada (como que por ejemplo el bajista Chris Baio, muy ‘simpático’ él, estaba pinchando en la Pop Bar de Razzmatazz a las 2 de la mañana)… pero no. La historia es real. La historia de que alguien se encontró a Vampire Weekend en un bar de la calle Jovellanos de Barcelona después de su concierto de este pasado sábado, y que les invitó a subir a una fiesta en un piso, y que Vampire Weekend acabaron tocando en un minúsculo salón temas como ‘A-Punk‘ o ‘Cape Cod Kwassa Kwassa‘, ante un público que casi no cabía en la casa y que apuesto a que no acababa de creérselo. El vídeo ya está dando la vuelta y, para los que no lo hayan visto, lo tienen aquí arriba. ¡Vaya suerte tienen algunos! (Vía: Hoy Empieza Todo)

Publicidad
Publicidad