11/01/2010

Lo habíamos leído y lo pudimos confirmar en su pasado concierto del Primavera Club 09: no solo de ruido viven A Place To Bury Strangers. […]

Lo habíamos leído y lo pudimos confirmar en su pasado concierto del Primavera Club 09: no solo de ruido viven A Place To Bury Strangers. Debajo de las incontables capas de sonido que utilizan (y que se han convertido en su principal seña de identidad) la banda con uno de los nombres más macabros del panorama actual esconde melodías peligrosamente adictivas. Puede apreciarse bastante bien en los dos álbumes que han publicado hasta la fecha pero lo más sorprendente es poder hacerlo en vivo y en directo, cuando los decibelios que emiten los amplificadores de los de Brooklyn superan cualquier normativa sobre ruido habida y por haber. Sirva la estupenda ‘Keep Slipping Away’ como ejemplo de lo que les cuento, sobre todo ahora que tiene clip de acompañamiento. Una perfecta (e innecesaria) excusa para ver cómo un Oliver Ackermann adicto al trabajo deja que su relación se vaya al garete pero también para volver a disfrutar con un punteo que no se olvida fácilmente y con una batería dura como el más industrial de los aceros. Dentro vídeo.

[myspace]http://vids.myspace.com/index.cfm?fuseaction=vids.individual&videoid=101468878[/myspace]
Publicidad
Publicidad