08/09/2009

Cuando Coldplay anunciaron su tercer concierto en Barcelona dentro de la presentación de Viva La Vida (el primero fue en el Espacio Movistar, el segundo […]

Cuando Coldplay anunciaron su tercer concierto en Barcelona dentro de la presentación de Viva La Vida (el primero fue en el Espacio Movistar, el segundo en el Palau Sant Jordi), es lógico que los fans estallaran de júbilo y agotaran las entradas de un recinto tan grande como el Estadi Olímpic de Barcelona. Más tarde llegó la confirmación de que The Flaming Lips harían de teloneros, lo cual subía algunos puntos de interés al bolo, pero aún así el hecho de que vinieran por tercera vez con el mismo disco me echó atrás, y finalmente no fui al concierto. Y leyendo las crónicas del evento en sí, que como todos sabrán fue el pasado viernes 4 de septiembre, me sorprendo de algunas cosas: 1) que no hayan cambiado demasiado el setlist ni los trucos (¡que dejen de hacer esa versión tecno de ‘God Put A Smile Upon Your Face‘!); 2) que las crónicas en los periódicos generalistas no fueran todas positivas (una de ellas, en La Vanguardia, fue incluso peor que la nuestra de The Killers). Eso, en lenguaje real, significa que el concierto fue un desastre, porque demasiadas veces hemos visto a los periódicos alabar casi sin conocimiento los grandes conciertos que se celebran en la ciudad.

Y a juzgar por las opiniones de los asistentes, lo de desastre se queda corto: al parecer, se calculó mal el sonido del Estadi, de forma que había partes del recinto en los que se escuchaba poquísimo el concierto (gente que había pagado su entrada como el resto), mientras que en otros momentos el equipo estallaba en ruido y era inaudible; algo a todas luces inadmisible para un grupo de la talla de Coldplay, que empezaba con este concierto una gira de estadios grandes y, no sólo eso, sino que esa noche se estaba grabando un DVD con la actuación (a saber lo que harán con eso).

Lo curioso del tema es que, mientras las webs de fans arremeten contra el grupo y su concierto, en la propia web del grupo se publicó hace un par de días una entrada sin firmar en la que se comentaba el concierto, especialmente los fallos técnicos pero al mismo tiempo reduciéndolos sólo a las tres primeras canciones (cuando el vídeo de abajo se es de ‘God Put A Smile…‘ y eso es bien avanzado el concierto), y definiendo la noche como «emocional«. Ni disculpas, ni explicaciones, ni nada. Y si fuera alguien de la banda lo podría entender, porque ellos estarían allí arriba con sus monitores dando el concierto y pueden ni enterarse, pero al parecer el blog está escrito por alguien del equipo, que seguramente estuvo al corriente de la situación en todo momento.

En cualquier caso, un pequeño traspiés para Coldplay y su idílica relación con Barcelona, y por fin un concierto en el que las críticas (a menudo hechas desde el desconocimiento y a partir de notas de prensa) en los medios generalistas no usaron las habituales ‘encandilaron’, ‘convencieron’, ‘abrumaron’ y demás. Y bastante gracioso, también, el detalle del comentario, en el post de la web oficial de Coldplay, de que el Barça ha adoptado como himno no oficial la canción ‘Viva La Vida‘, y la gente lo canta en el campo y tal. ¿El Camp Nou coreando Coldplay? No sé, no sé…

Publicidad
Publicidad