03/08/2009

Desde el majestuoso 69 Love Songs (Merge, 1999), todos los discos de The Magnetic Fields han tenido un eje, un hilo conductor. En el 69 […]

Desde el majestuoso 69 Love Songs (Merge, 1999), todos los discos de The Magnetic Fields han tenido un eje, un hilo conductor. En el 69 Love Songs no hace falta especificar: canciones de amor; en el i (Nonesuch, 2004), todos los títulos de las canciones empezaban por esa letra; y el Distortion (Nonesuch, 2008) quería homenajear el ruido y el feedback del Psychocandy de Jesus and Mary Chain. Para enero, Stephin Merritt ha anunciado que habrá próximo disco de este principal proyecto suyo más allá de Future Bible Heroes o The Gothic Archies, pero cualquier atisbo de nuevo hilo conductor del disco viene a ser una reacción a la música para la versión teatral del filme Coraline (Los mundos de Coraline aquí, en un nuevo gran acto de ingenio traductor ibérico), compuesta al mismo tiempo que el nuevo disco para The Magnetic Fields. (Vía la mala entrevista de Spinner).

Publicidad
Publicidad