14/07/2009

Nos han dado acreditación para el FIB 2009. Nos hace ilusión, porque significa que alguien de allí ha mirado nuestro blog y ha pensado ‘jo, […]

Nos han dado acreditación para el FIB 2009. Nos hace ilusión, porque significa que alguien de allí ha mirado nuestro blog y ha pensado ‘jo, pues no está tan mal‘. O eso o algo mejor: nuestro nombre suena bien, y ha colado como si fuéramos algo profesional. Indiespot. No vean. Bueno, al caso: hemos recibido algunas peticiones de amigos fibers vírgenes (en materia festivalera) para que hiciéramos una especie de guía práctica del festival, debido a nuestra dilatada trayectoria en él (cuando se hacía en agosto, ay, qué tiempos aquellos). Así que muy práctica no creo que sea, la verdad, y una guía tampoco (más bien algunos consejos mal repartidos). Ni siquiera llegamos a tiempo casi, porque ya hay fibers acampados y bebiendo cerveza ahora mismo. Pero al menos hay algunos consejillos que la experiencia (y caer 4 veces en un mismo error) nos ha enseñado y que al final hemos tenido que aprender por fuerza. Ya que el cartel de este año está más que comentado (salvo la última incorporación de Dent May & His Magnificent Ukelele el domingo) y tampoco es gran cosa, que ya hemos hecho el itinerario, y que hasta el propio festival tiene un blog, hablemos mejor del otro FIB: el de la fiesta, el camping, la playa, y, sí, el calor inhumano. Por cierto, intentaremos twittear desde el festival. Pasen.

Antes que nada, el alojamiento. Dividamos los grupos.

PARA LOS QUE VAN A ACAMPAR
1.- Valientes. Sois muy valientes. ¡Y vamos a salir de esta! (aunque a veces, una vez metidos allí, sea difícil de creer). Ahora pensáis que exagero, pero ya lo entenderéis.
2.- Olvidaos de dormir dentro de una tienda de campaña al sol pasadas las 11 de la mañana (con suerte), si no estáis en una parcela con un mínimo de sombra. Es im-po-si-ble.
3.- Este año hay sólo dos zonas de acampada: CampFib (al lado del festival) y Benicamp (en la otra punta). Seguramente CampFib se llene pronto, así que háganme caso: no intenten colarse en ella para plantar la tienda en medio de un camino únicamente porque está al lado del recinto de festivales. Todos lo hemos hecho y luego resulta inhumano, porque aunque no haga mucho, hay una tela que cubre las parcelas de acampada y ayuda. Consejo: mejor una parcela de acampada más o menos cómoda en Benicamp (que está lejos, pero hay autobuses) que una tienda plantada en un camino de rocas y a pleno sol al lado de los conciertos.
4.- Zumo de naranja. Cada mañana. Es caro pero es la bebida oficial de las zonas de acampada, y reviven a un muerto. De verdad. (Gabri recomienda no mezclara con horchata, él lo hizo y por ello se perdió el concierto de Muse).
5.- Sí, hay espacio para conectar los móviles/cámaras/portátiles/lo-que-sea, pero son escasos y siempre están abarrotados. Lo mejor es dosificar la batería del móvil, pero claro, que te lo digan cuando te pierdes a las 3 de la mañana por el recinto del festival y sólo ves hooligans borrachos a tu alrededor.

PARA LOS QUE TIENEN HOTEL O APARTAMENTO
1.- Comprobad si tenéis algún hueco libre y mandadnos un mail. Vendremos encantados, y Edu cuenta unos chistes buenísimos.

PARA LOS QUE NO TENGAN SITIO DONDE DORMIR
1.- Os apoyamos y os queremos, pero vais a sufrir. Mandadnos un mail contándonos vuestra experiencia, y el año que viene os hacemos un sitio en la tienda, anda.

LA VIDA EN LAS ZONAS DE ACAMPADAS
1.- Es dura. Siempre tienes al típico grupo de madrileños (con cariño, tíos) que se plantan en la tienda de al lado y que no saben quiénes son los hermanos Gallagher ni el señor Brandon Flowers. Estos tíos no se moverán de su tienda en todo el festival, pero es que tampoco dejarán de hablar y liarla, sea la hora que sea: las once de la noche con Oasis, las siete de la mañana cuando vuelves de fiesta, las diez cuando te despiertas. Muy duro. Resulta increíble la cantidad de gente que hay en la zona de acampada en las horas punta de conciertos. Habría que hacer un estudio o algo, de verdad.
2.- Lo mejor es levantarse, ducharse (las duchas son en plan campo de concentración pero mientras dure el agua, sirven) y largarse a la playa, al pueblo o donde sea, en busca de sombra. Esto no es un consejo, es un instinto animal que emerge de una tienda de campaña a 40 grados. Ya veréis, ya.

SOBRE EL TRANSPORTE
1.- Mi anécdota mítica al respecto fue el primer FIB. Habíamos decidido que bajaríamos el martes (es decir, hoy), y cuando nos dirigimos a la estación de tren en plan «Hola, dos billetes para Benicàssim», la mirada de la señora al otro lado del cristal fue enternecedora (para mí decía «pobrecitos»; para ella, «pringados»), así que terminamos bajando el miércoles y en un tren hasta Castellón (y luego taxi). Hay que comprar los billetes antes. Esto seguramente sea un consejo inútil porque ya estarán todos los trenes llenos, pero vaya, así lo saben para el próximo año. Un par de semanas antes es lo deseable.
2.- Una vez allí, hay que andar bastante, la verdad. Sobre todo para ir de las zonas de acampada al pueblo (del camping a la playa hay media hora larga a pie), pero como se hace en comunión, pues se hace más ameno. A nosotros siempre nos adelanta todo el mundo, pero es hasta divertido.

SOBRE LA COMIDA Y LOS TICKETS
1.- Habría que evitar caer en la tentación de comprar muchos tickets de bebida el primer día, jueves, justo al entrar al recinto. Siempre se forma mucha cola, y como hay cola, la gente va y compra 200 euros en tickets, lo cual ralentiza todavía más la cola, y así hasta el fin del mundo. O llegar pronto y comprarlos mientras no haya nadie, o esperar hasta más tarde. ¡¿Entendido?!
2.- La comida dentro del recinto no es nada del otro mundo pero es comestible, hay variedad, y dicen que este año, así que eso está bien. Hay, pues eso, lo típico: shawarmas, pizzas, paellas, hamburguesas, además de comida vegetariana y creo que bastantes más cosas que no recuerdo.

SÍ, HAY UN PARQUE ACUÁTICO JUSTO AL LADO DEL RECINTO DE CONCIERTOS
1.- Pero no, nunca he ido ni conozco a nadie que lo haya hecho.

SOBRE EL PUEBLO
1.- Benicàssim es muy feo pero hay chinos donde puedes comprar absolutamente de todo, como cojines (compra recomendadísima), palas para jugar a palas en la playa, y por supuesto colchonetas hinchables donde dormir.
2.- Los menús de los restaurantes suelen estar pensado para los fibers ya, esto significa: precio más o menos estándar (10€) y calidad bastante discutible. Pero bueno, son sólo cuatro días, tampoco es cuestión de quejarse.
3.- En general, no hay mucho más que hacer, salvo las actividades extramusicales que hay repartidas por todo el pueblo, que la verdad es que tienen su interés aunque sean difíciles de seguir con según qué resacas…

CONSEJO FINAL
1.- Aprende inglés, porque la invasión de este año promete ser histórica. ¡Nos vemos en Benicàssim!

Publicidad
Publicidad