18/06/2009

Música e imagen viene a ser lo mismo En el año en el que las gafas 3D se han convertido en la mejor medicina para […]

Música e imagen viene a ser lo mismo

En el año en el que las gafas 3D se han convertido en la mejor medicina para volver a llevar a la gente de vuelta a las salas de cine, esta edición del Sónar debería ser recordada como la de la consagración definitiva de la convergencia entre música e imagen. Ya son un buen puñado de artistas que avanzan que su directo vendrá acompañado de un show visual que puede servir como ariete definitivo de una propuesta concreta o una buena forma de ocultar la falta de talento compositivo. Pero mucho antes de que todos se apuntaran al carro ya había en el Sónar unos cuantos artistas que estaban avanzando las líneas que ahora todo el mundo sigue. Muchos de nosotros, incrédulos, no fuimos conscientes hasta que años más tarde a Jeff Mills se le ocurrió darle vida propia al Rapper’s Delight de Sugarhill Gang, para sorpresa mayúscula de los presentes y cuando bailábamos con la manos en la cabeza en plan “Esto no es posible. Esto… esto es el futuro” justo con la primera visita del sin par Dj Yoda.

Varias de estas propuestas estarán en el claustrofóbico Sonar Hall el viernes. Especialmente destacable se presume la actuación del británico Quayola, con  un demostración en el que las ondas de sonido y la imagen se fusionan para crear una de las experiencias más vistosas e impactantes de las que van a pasar por el festival. Otro nombre a seguir es el de Ryoichi Kurokawa, confirmación de última hora tras la baja de RIICE (y yo que me alegro que por una vez los grupos de famosetes chupacámaras sin talento no se salgan con la suya y más Vincent Gallo, ese outsider de escaparate). Con una propuesta que juega con las atmósferas y apela a los sentidos, será la exigua cuota japonesa en esta edición de 2009, algo que lamentamos profundamente porque suelen ser los nipones los que aportan la mayor dosis de frikismo en sus puestas en escena y concepción musical. Lastima, elementos como Ove Naxx, Maruosa o Doravideo son parte de la historia más divertida y transgresora del Sónar.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7

Publicidad
Publicidad