13/06/2009

Que iba a ser una noche especial era algo que se intuía de lejos, algo evidente escuchando las majestuosas odas pop de El Primero Era […]

Que iba a ser una noche especial era algo que se intuía de lejos, algo evidente escuchando las majestuosas odas pop de El Primero Era Mejor, segundo disco (y mejor que el primero) de los barceloneses Manos de Topo. Era su presentación oficial, en la segunda sala de L’Auditori y, como tal, habían preparado un montón de colaboraciones especiales. Anticipar una noche especial es bueno porque te predispone a encajar bien lo que venga, pero al mismo tiempo puede colocar el listón demasiado alto y aumentar la presión. Y hubo nervios, sí, cuando Miguel Ángel (cantante del grupo) salió al escenario, saludó y comenzó a articular con su guitarra las notas de ‘Aeropuertos de Segunda‘. Hubo nervios hasta más o menos la mitad de la canción, esos nervios de no acabar de creérselo, pero para cuando el tema terminó, los topos ya se habían dado cuenta de que ese era su entorno, un hábitat maravilloso para sus canciones emocionales y emotivas, vestidas en su mayoría con unos excelsos arreglos de violín y, en la ocasión especial de ayer, por un cuarteto de vientos y las chicas de Le Pianc a los coros. Para que cobraran vida como nunca lo habían hecho y empezaran a caminar solas. A partir de ahí, todo fue rodado.

Y así, entre osos panda en el salón, canciones dedicadas a Russian Red (‘El ejército ruso‘) y el sentido del humor autoparódico propio del grupo, Manos de Topo fueron tejiendo la gran mayoría de canciones de sus dos primeros discos, con vientos cuando había vientos (‘El cartero‘, ‘¿Qué me pasa, doctor?‘), coros adicionales (‘No doy la talla‘), y sobre todo la extraordinaria química entre los 4+1 miembros del grupo (hay que considerar a la violinista un miembro permanente porque su aportación a las canciones es fundamental) en canciones como ‘Morir de celos‘, ‘El pollo frito‘ o la maravillosa ‘Libros de autoayuda‘. Todo sonaba de maravilla, Miguel Ángel iba seduciendo al público con sus pantalones rojos y desbordando carisma, y hasta confesó que la mejor crítica del grupo que habían leído era una que decía que se parecían a Camela, para acto seguido lanzarse a interpretar en versión acústica ‘Zarpa el amor‘, un clásico (supongo) del cuarteto tecnorumbero (nunca pensé que usaría este término en indiespot).

topos-1

Helena Miquel de Facto Delafé cantó ‘Ciencias exactas‘ a dúo con él (y vimos cómo sonaría una canción de Manos de Topo cantada normal), La Bien Querida no pudo asistir finalmente así que vimos a Miguel Ángel imitando su manera de cantar (buenísimo), versionaron ‘Bailar pegados‘ de Sergio Dalma, y para cuando llegó el colofón final de ‘Lógico que salga mal‘, himno completamente opuesto a cómo había transcurrido el concierto, todos estábamos convencidos de que sí, de que había sido una noche especial y de que, cuando algo nace con tanto cariño y dedicación, lo lógico es que salga bien. Y los tímidos aplausos que se escuchan al final de la versión de estudio en la canción fueron sustituidos por una calurosa ovación de reconocimiento y agradecimiento al mismo tiempo.

topos-3
Manos de Topo ayer demostraron que lo de amarles u odiarles se les ha quedado pequeño, porque ya no se trata de reconocer el riesgo de un grupo como el suyo, ahora se trata simple y llanamente de talento, de un talento desbordante e innegable por parte de uno de los grupos más sorprendentes, disfrutables y únicos que tenemos en Barcelona. Triunfadores.

topos-4

Fotos: Raquel Calvo (cortesía de Sones)

Publicidad
Publicidad