15/04/2009

Hace unas semanas colamos que Bill Callahan tenía un nuevo disco calentito, Sometimes I Wish We Were An Eagle, y después de haberlo dado unas […]

Hace unas semanas colamos que Bill Callahan tenía un nuevo disco calentito, Sometimes I Wish We Were An Eagle, y después de haberlo dado unas cuantas vueltas, la voz grave e imponente del ex Smog se nos ha quedado pegada y ha convertido su nuevo álbum en la sucesión natural a los *ProVISIONS* de Giant Sand y OH (Ohio) de Lambchop. Callahan, Gelb y Wagner, tres voces para empalmar una tras otra y encuadrarlas con los mejores marcos. A modo de degustación, dentro está el directo desnudo de ‘Rococo Zephyr‘, con las cuerdas de la guitarra y las vocales (y una larga melena) como todo instrumento. La canción es una de las piezas angulares del álbum, terminando los mejores diez minutos de Sometimes I Wish We Were An Eagle, siguiendo la deliciosa ‘The Wind And The Dove‘.

Publicidad
Publicidad