14/03/2009

Es difícil acordarse del nombre auténtico de Desmond, desde luego no es ni la mitad de fácil como recordar un nombre como Desmond. Pero aunque […]

Es difícil acordarse del nombre auténtico de Desmond, desde luego no es ni la mitad de fácil como recordar un nombre como Desmond. Pero aunque nunca consigan recordar cómo fue bautizado, estoy seguro que se lo han cruzado más de una vez. Él es barcelonés y cuando vivía por aquí era relativamente fácil encontrarlo en cualquier sitio con más o menos gente concentrada dejándose ver, ya fuera con una cerveza o con una copa de vino en la mano. A Desmond le gusta  la música, como a muchos, pero, y ahí va lo raro, se le da bien esto de componer e interpretar. Tanto que en su currículo el tipo puede alardear de canalizar sus impulsos mecánicos a través del post-rock de Segunda Apnea o el folk de cámara que hace con su acústica rodeado de elfos balcánicos parecidos a Antony Hegarty. Es una suerte, pues, que haya terminado su exilio y lo tengamos de nuevo entre nosotros. Desmond is back in town y mañana domingo 15, en la sala Miscelanea (calle Guardia, 10), a las 8 y media de la noche tocará algo más de lo que tiene colgado en su myspace. Antony Hegarty seguro que iría. El jueves que viene, 19 de marzo, el chico repetirá en LugAR, también en Barcelona, en la calle Abaixadors.

Publicidad
Publicidad