16/12/2008

El balance que puede hacer el Primavera Club 08 dos días después de haber terminado su tercera edición es francamente inmejorable. No sólo el nivel […]

El balance que puede hacer el Primavera Club 08 dos días después de haber terminado su tercera edición es francamente inmejorable. No sólo el nivel artístico ha sido envidiable (con el único error de colocar a Abe Vigoda en el Auditori del Fòrum), sino que la aceptación popular ha hecho que colgaran el cartel de abonos agotados en Barcelona y Madrid, donde el festival se celebraba por primera vez, ¡y vaya éxito! Desde la despedida de 12Twelve, a la felicidad de The Wave Pictures y Hefner, pasando por la consagración de Manel y los triunfos de The Dodos y Giant Sand, hasta llegar a la catarsis colectiva de Eli ‘Paperboy’ Reed y la euforia con The Extraorinaires, poco más se puede pedir a un festival de pequeño formato como este. Simplemente esperamos que ese formato, precisamente, permanezca inalterable pese al éxito de público: si el año que viene vuelven a agotarse los abonos, pues buena señal, pero las dos salas de Apolo y el Auditori del Fòrum son indudablemente las mejores ubicaciones para este hermano pequeño que empieza a poner en práctica todo lo que ha aprendido del mayor. No queremos que el Primavera Club crezca más. Y ahora, a por el Primavera Sound 09

Publicidad
Publicidad