17/11/2008

Dos noticias han llegado a nuestros oídos, siempre atentos ante cualquier movimiento que pueda generar un poco de polémica (indiespot: haciendo amigos desde 2007). El […]

Dos noticias han llegado a nuestros oídos, siempre atentos ante cualquier movimiento que pueda generar un poco de polémica (indiespot: haciendo amigos desde 2007). El caso es que apuntan al cierre definitivo y a una apertura de salas de conciertos en la ciudad de Barcelona, de la que muchos critican su poca consideración por la música en directo. Allá van: el Espacio Movistar de Telefónica cerrará sus puertas definitivamente el 20 de diciembre de este año, y al contrario de lo que se rumoreaba, no será trasladado a ninguna otra ciudad española, con lo que el concierto exclusivo de Franz Ferdinand del próximo lunes será de los últimos que vea la sala ubicada actualmente en Les Corts. Al otro lado de la balanza, y lo que nos emociona un poco más, es la mucho más que posible nueva sala de conciertos, que se ubicaría en pleno centro de Barcelona, más concretamente en Las Ramblas, donde había el Teatre Principal: nada menos que una sala Heineken, como las que ya hay en Valencia y Madrid. Tendría una capacidad similar a la de Razzmatazz, unas 2.500 personas, y sería de cara al año 2009, así que la guerra abierta está más que servida. Ya les contaremos.

Publicidad
Publicidad