27/10/2008

Empiezo a pensar que los comebacks ya no son una moda sino algo más en el mundo de la música. Ya lo dice la Biblia: […]

Empiezo a pensar que los comebacks ya no son una moda sino algo más en el mundo de la música. Ya lo dice la Biblia: los grupos nacen, viven y tienen éxito, mueren y se separan, y al cabo de tres días de un tiempo, resucitan. Ahora leo por ahí que ahora que la reunión de los legendarios The Kinks gana enteros después que el hermano de Ray Davies (que lo tuvieron en el pasado Azkena), Dave, se haya recuperado de una enfermedad que sufría desde 2004. Dicho esto y después de ver cómo les ha ido a The Sonics, contemporáneos a los Kinks y reunidos este 2008, lo primero que se me ocurre es que 40 años es quizás demasiado tiempo para que pasado este tiempo los engranajes de un grupo queden bien lubricados. Aunque me sé más de uno que saltaría de alegría con la noticia…

Publicidad
Publicidad