15/07/2008

Vale, mañana me voy para Benicàssim a vivir mi sexto FIB consecutivo (no es para vacilar, es que me hace ilusión, jo), con las mismas […]

Vale, mañana me voy para Benicàssim a vivir mi sexto FIB consecutivo (no es para vacilar, es que me hace ilusión, jo), con las mismas ganas de siempre, ganas de ver grandes conciertos, de estar miles de horas de pie, de pasar mucho calor, y encima todavía con la excitación post-Tom Waits. Vaya con la semanita. Así que, para mí y para los lectores, he decidido hacer una especie de guía rápida de supervivencia, especialmente de los conciertos a ver y un poco de la vida en general. Así, por encima. Así que pasen y les cuento…

ACTIVIDADES EXTRAMUSICALES

Vale, vamos a ver: el FIB son muchos conciertos, pero también hay otras cosas, incluso para los frikis del tema como yo. Hablo esencialmente de la playa de Benicàssim, que hay que visitar por fuerza. Curiosamente, cada año acabo yendo a la misma playa, no sé si existirán más (supongo que sí), pero ya es un clásico, con su chiringuito cutre que ofrece una maravillosa estampa: decenas de guiris bailando house borrachos a las 12 de la mañana. Bien. Si intentan buscar una sombra dejen de buscar, no la hay; si se quedan en la playa, lo de siempre: muuucha protección solar y… nada, a disfrutar. Otra opción es el festival de cortos que se celebra con motivo del FIB: hay algunos bastante buenos y en el cine se está muy fresquito, aunque lo de tener que adaptarse a los horarios de los pases no mola mucho.

LA ZONA DE ACAMPADA

Si son como el 80% del mundo mundial, irán en tren y acampando. Bien, la estación de tren está relativamente cerca de los campings, lo cual se agradece bastante (de ida, claro, porque vas con la ilusión; de vuelta el camino es un auténtico infierno). Las zonas de acampada son tres, pero se reducen a una: el Campfib, es decir el espacio de acampada al lado del recinto del festival. Eviten bajo cualquier concepto los otros campings (aunque para abarrotar el Campfib esperen a que yo me haya instalado, claro), tener que andar 30 o 40 minutos para ir y venir de los conciertos es una pesadilla. Imaginen que se dejan el móvil o tienen alguna urgencia: una pesadilla. Así que Campfib, y ya se anda para ir a la playa, que así llegan con más calorcito y más ganas de darse un chapuzón.

EL FESTIVAL

Ahora sí, me dejo de tanto rollo y cito los grupos que a mi parece resultan imprescindibles, interesantes y los que pueden ser sorpresa, intentando ordenarlo para evitar solapaciones (qué iluso soy, coñe). Como siempre, no me hagan mucho caso, que ya saben que en esto de los gustos soy un poco rarito.

Imprecindibles (grupos que nadie debería perderse):
JUEVES: Sigur Rós, Battles y a darlo todo en la pista Pop con Pin & Pon Djs.
VIERNES: My Bloody Valentine (triste pero cierto).
SÁBADO: My Morning Jacket, Tricky, The Raconteurs, GNARLS BARKLEY (así con mayúsculas).
DOMINGO: Leonard Cohen/Death Cab For Cutie (aún no me he decidido, joder), Morente Omega con Lagartija Nick, Justice/Morrissey.

Interesantes (grupos que seguro estarán bien, aunque si van demasiado borrachos o han ligado no pasa nada, superarán no haberlos visto):
JUEVES: Nada Surf, Black Lips, These New Puritans.
VIERNES: El Columpio Asesino, South San Gabriel, Babyshambles/El Guincho, Hot Chip, La Casa Azul.
SÁBADO: José Gonzáles, American Music Club, The Kills.
DOMINGO: The National, Richard Hawley, Yelle, Siouxsie

Joyas ocultas (mi porra):
JUEVES: Mates of State.
VIERNES: Metronomy.
SÁBADO: Gnarls Barkley (no son ocultos pero están siendo injustamente ignorados).
DOMINGO: Desierto (demasiados nombres grandes).

Qué, no le ha servido a nadie de nada, ¿no? Bueno, al menos me he distraído un rato, oigan. ¡Nos vemos en Benicàssim!

Publicidad
Publicidad