06/07/2008

Tengo dos teorías: la primera, que cualquier persona que haya pasado por The Libertines ha tomado tantas drogas que acaba por ser inestable y no […]

Tengo dos teorías: la primera, que cualquier persona que haya pasado por The Libertines ha tomado tantas drogas que acaba por ser inestable y no te puedes fiar de lo que diga (Pete «esta-vez-lo-dejo-de-verdad» Doherty, ehem); la segunda, que los medios británicos (léase NME) crean sus noticias uniendo palabras de frases diferentes, y tiran de eso (por ejemplo, si Carl Barat, ex-Libertine, le dice a un periodista: «¡Qué buen día hace hoy, me apetece tocar la guitarra!» y al cabo de diez minutos: «Aquí grabamos un videoclip de The Libertines«, el titular será indudablemente: «The Libertines se reúnen de nuevo, ¡oh dios mío!«). Todo este viene a cuento, de verdad. Pasen y les explico…

Viene a cuento porque resulta que si hace un año y pico Pete Doherty y Carl Barat, los dos pilares básicos de los ¿añorados? The Libertines, no podían ni verse, y en abril de 2007 se volvieron a ver, tocaron juntos, y hasta se dijeron que ya se volvían a estar, ahora Carl Barat quiere salir en los medios musicales británicos como sea. Y como el nuevo disco de su nueva banda, Dirty Pretty Things, es bastante malo, pues tiene que hacerlo a base de declaraciones.

La semana pasada, el amigo Barat dijo que estaba «muy ocupado» para volver a reunirse con Doherty y formar de nuevo The Libertines. Hasta ahí todo bien, claro, pero es que antes de ayer volvió a hablar, esta vez con el Sunday Mail, y dijo casi lo contrario: que los Libertines tienen «trabajo inacabado«, y que disfrutaría de volver a unirse con su amiguito Pete. «Es un gran ‘Quizás’«, explica Barat. «Es una pregunta que me sigue a todas partes, así que quién sabe«. Bravo, chaval.

Vía: NME (cómo no)

Publicidad
Publicidad