26/04/2008

Hace algunas semanas que les entrevisté, y como en la revista Rock Zone sólo se publicó un fragmento, cuelgo aquí la entrevista entera al grupo […]

Hace algunas semanas que les entrevisté, y como en la revista Rock Zone sólo se publicó un fragmento, cuelgo aquí la entrevista entera al grupo que más está dando que hablar últimamente. Su primer disco, Un día en el mundo (Pequeño Salto Mortal, 2008), crece a cada escucha y gana más adeptos a cada día que pasa, y es una maravilla que esto esté sucediendo porque se lo merecen y por fin parece que hay algo de justicia en el mundo de la música estatal. La entrevista completa con Vetusta Morla, para quien le interese, dentro.

¿Cuál es la sensación de publicar el disco debut después de 9 años con el grupo? Si lo habéis editado vosotros mismos, ¿por qué no lo habíais hecho antes?
GUILLERMO GALVÁN: “En realidad es un debut para el gran público pero nosotros no tenemos la sensación de haber estado nueve años esperando la puesta de largo. Durante todo este tiempo no hemos parado de tocar y hacer canciones. Sin prisa, sin el ansia de querer mostrarlo aquí y ahora. Al final, todo eso va calando. No lo vivimos como una carrera, no somos caballos numerados. Una te lleva a la otra y así, pasito a pasito as grabando, cada vez tocas ante más gente y después de sacar varias demos y EP´s te planteas que es el momento definitivo.
Este ‘debut’ es un paso natural. Es cierto que podíamos haber tomado la decisión hace un tiempo, pero por unas razones o por otras, hemos querido contar con un equipo de producción, promoción y distribución que no hemos conseguido hasta ahora
”.

¿Cómo están los ánimos dentro del grupo ahora mismo? Supongo que no habrá la misma euforia que podría haber en un grupo que en pocos meses graba su primer disco…
Estamos muy contentos, pero es una euforia controlada. El hecho de que seamos también la discográfica de la criatura nos obliga a tener pocos momentos de tregua y celebración. Continuamente surgen historias y contratiempos. Más que euforia, nos genera cierta descarga. Tenemos la sensación de haber plasmado una etapa, de habernos quitado un gran peso de encima. De alguna manera, este disco es un punto y aparte que nos va a permitir seguir avanzando y componiendo”.

El disco entró en la lista de ventas de AFYVE. Aunque fuera en el número 85, ¿qué representó esto para vosotros?
Nos aporta cierta seguridad, saber que estamos por el buen camino, que hemos hecho un trabajo importante y ahora toca recoger para seguir trabajando y aprendiendo.
De todas formas, intentamos mirar todo lo que sucede con el disco con cierta distancia, un poco de reojo para que no nos afecte ni lo positivo ni lo negativo. A veces es complicado mantenerse al margen. Aunque no creamos en este tipo de listas como un indicativo directamente relacionado con la calidad, sí que nos hace especial ilusión, como banda y también como discográfica porque somos la única compañía independiente –no multinacional- que ha entrado en la lista estas dos semanas. ¡Las oficinas de Pequeño Salto Mortal trabajan a toda máquina!
”.

¿Créeis que el público esta más receptivo ahora a que este tipo de propuestas más alternativas sean cantadas en castellano? Hablo del éxito reciente de grupos como Standstill o Love of Lesbian…
Bueno, creo que el público en general está mejor formado y es más receptivo de lo que se suele escribir. Nuestro problema, si se puede llamar así, no ha surgido porque el público estuviera o no preparado, llegaba porque desde las secciones más mainstream nos tachaban de demasiado indies y desde las indies de no tan indies. Me hace gracia cuando nos critican por estar en terreno de nadie. Personalmente creo que es el terreno más interesante, y desde donde se pueden ofrecer nuevas propuestas.
Considero que le debemos más a las canciones que componemos que a una pose o pertenencia a club de elegidos. Las canciones son las que tienen que hablar por los grupos; Standstill y Love of Lesbian son grupos que trabajan mucho en este sentido. Standstill tiene muy buenos textos, una forma de escribir y un planteamiento escénico y de imagen muy personal  Han tenido la osadía del desmarque y, al final, eso es un regalo para el público y con el tiempo lo acaba agradeciendo
”.


¿Cómo resumiríais estos años previos al disco? ¿Consideráis que, aunque se trate de vuestro primer disco, simbólicamente Un Día En El Mundo va más allá de un debut convencional?
En cierta medida sí. Es un debut que quizás lleve sobre sus hombros una presión añadida porque ha despertado mucha expectación, empezando por la nuestra. En parte por el tiempo que llevamos juntos y en parte también por el boca a boca que han generado nuestros directos. Para nosotros era un reto muy grande en el que no íbamos a tener excusas por ser ‘principiantes’. Por suerte, la presión ha estado aparcada a las puertas del estudio durante las sesiones de grabación. La notamos más ahora, en medio de la promo, que cuando estábamos trabajando el disco”.

¿Son todas las canciones recientes o hay algunas que llevéis años trabajando?
Hay canciones que se han compuesto en una horquilla de 4 o 5 años, hay momentos de creación distintos. Aun así, hemos querido que todas sean retratadas desde el momento presente, la manera en que las sentimos ahora. Las canciones más antiguas -algunas de ellas están incluidas en demos anteriores- han sufrido muchas adaptaciones hasta llegar a lo que podemos escuchar en este disco. La posibilidad de retorcer una canción y ponerle distintos disfraces es un punto que nos excita bastante. Y seguro que, a pesar de haber quedado retratadas, continuarán variando”.


¿Cuál créeis que es la mejor manera de darse a conocer para un grupo como Vetusta Morla?
Pienso que la mejor manea de dar a conocer a un grupo es siempre la misma: tocar, tocar y tocar. Es la prueba de fuego de cualquier banda. Sin embargo, en los últimos años han aparecido propuestas y medios no convencionales, o no tradicionales que, evidentemente, suman en todo lo que tiene que ver con la promoción de los grupos. Internet es el más claro; sus ramificaciones, las posibilidades que tenemos para llegar con nuestra música a lugares donde antes ni se nos podía ocurrir. Ofrece posibilidades que reducen mucho el papel de los intermediarios de la industria discográfica tradicional.
Para vetusta morla, otro bastión fundamental ha sido la calle. Le hemos dado mucha importancia a la presencia en las ciudades vía carteles, flyers, promo en salida de conciertos, bares… pensamos que todo suma. Además, nos encontramos con un panorama en donde los canales tradicionales están demasiado saturados y en un proceso de declive. En esta situación, cualquier propuesta imaginativa puede tener su espacio
”.

¿Qué esperáis del futuro para el grupo después de este paso clave?
Presentar en directo Un día en el mundo en todos los sitios donde nos dejen, seguir curtiéndonos en los escenarios y recibir el feedback del público. Tenemos mucha ilusión depositada en esta empresa quijotesca. Sería muy importante para nosotros salirnos con la nuestra y descubrir que jugársela, en estos tiempos de incertidumbre y malos augurios, también tiene sus recompensas”.

Publicidad
Publicidad