01/11/2017

Hablamos con el debutante cuarteto catalán, en la línea de Arctic Monkeys, Franz Ferdinand y Vampire Weekend.

Si como ellos dicen ‘All The Beast Can Dance’, es tan solo una cuestión de activar los mecanismos. Por eso el primer disco del cuarteto barcelonés Conttra se orienta a la pista de baile: “queremos que lo que suena en el álbum y en el directo sea diferente, nosotros salimos al escenario a sudar”. Lo explica Óscar Cabo, batería del cuarteto que nació hace cuatro años en Barcelona y que está atravesando un momento dulce tras el lanzamiento de su primer largo homónimo en junio y su paso por festivales como el Primavera Sound y, sobre todo, el FIB, “el clímax total, nos enfrentamos a un público muy europeo y británico y hubo una gran conexión”.

Las razones de esa simbiosis aparecen desde el inicio de su disco; los paralelismos de Conttra con tótems venerados en las islas son obvios, desde Arctic Monkeys hasta Foals, pasando por Franz Ferdinand o Vampire Weekend, aunque según explica Martí Verdú, bajista, “no es un trabajo muy calculado ni meditado, simplemente entramos en el estudio y es lo que salió”. Esa espontaneidad es la simiente de algunas de las mejores canciones, como el cañón inicial de ‘We Couldn’t Be Together’, que se inició “con una guitarra acústica en un camerino” o el único tema instrumental del disco ‘Smoke Bombs’ nacido tras una noche edulcorada con el sueño tecno.

Por su propia idiosincrasia, la música de Conttra tiene que ver mucho con las seis cuerdas, aunque es Albert Peiró, voz y guitarra, el que actúa de alma máter. Suyos fueron los primeros temas del grupo y es él quien normalmente esboza los primeros trazos para que luego los componentes restantes desarrollen el tema. “Cuando entramos a grabar, el 90% de la canción ya está hecha, añadimos muy poco en el estudio”, explica Albert. En cuanto a su falsete, muy de Scissor Sisters en ‘Your Sister’, también es fruto de la casualidad. “Empecé a imitar a Bee Gees, al principio era un desastre, y en casa he mamado mucho Bowie, así que imagino que también hay algo de eso”. La elección del inglés como lengua para sus canciones es tan solo una cuestión de “educación musical”.

Pese a que estemos en una época en la que su bien o mal etiquetado indie parece haber pasado su época dorada y gente como Solange o Kendrick Lamar estén reivindicado una vuelta al negro, ellos no creen que sea un handicap: ”ves a bandas hoy en día haciendo lo mismo que los Rolling Stones”. Y en cuanto a los sintetizadores que aparecen en canciones como ‘Map’ o Raindrop’, no parece que esa sea vaya a ser su progresión ya que Oscar apunta a que “vamos a seguir siendo un cuarteto de guitarras, bajo y batería’”.

La fértil tierra catalana de donde proceden también les ha allanado el camino. Desde que falleció David Bowie, la sala Razzmatazz hace un homenaje anual al Duque Blanco en el que Conttra interpretaron su ‘Catpeople’ y en el que “fue bonito juntarnos con bandas como Sidonie o Elefantes”, rememora Óscar. La actual situación política no puede ser ajena a una formación catalana. “Estamos en tensión, con incertidumbre y nos jode porque a nosotros siempre nos han acogido bien en todos lados, Barcelona, Zaragoza o Jaén”, resume Martí. Ahora están acabando de exprimir su primer largo, dicen “estar llamando a las puertas” de entrar en el privilegiado circuito musical y afrontan con ganas la siempre difícil continuidad de su destacado estreno. Para los barceloneses, podrán verlos en la inauguración de la nueva sala La Nau, el próximo 7 de noviembre. Y gratis.

Publicidad
Publicidad