18/07/2017

El avance de su cuarto disco es una emotiva canción de nueve minutos.

Todo un mundo ha llovido desde aquella eufórica ‘Las casas de verano e invierno‘ con la que Templeton se dieron a conocer allá por 2009. En concreto dos discos más, siendo Rosi, su tercer álbum publicado en 2014, la antesala imprescindible para el definitivo cambio de rumbo que el grupo cántabro ha dado con ‘Marzo mayea‘. Se trata del primer adelanto de su cuarto disco, que no verá la luz hasta el próximo otoño pero ya tiene nombre y descripción: se llamará Una mar enorme y, dicen, será “el primero sin (casi) distorsión“. Para muestra, nada mejor que este primer adelanto, una maravilla de pop sosegado y evocador que se extiende hasta los nueve minutos con una batería casi jazzera, un sintetizador espacial y una intensidad en constante aumento. Con letra de desamor, guiños a la nueva cultura popular (“soy el hermano de Frasier, somos los padres de Ross“) y una atmósfera que no queda lejos de las canciones más reposadas de Los Planetas (inevitable pensar en ‘Línea 1‘ con la frase de apertura “He salido de la cama“), Templeton han firmado la que puede acabar siendo una de las canciones nacionales del año. Inspirado retorno.

Publicidad
Publicidad