13/07/2017

Hablamos con el trío británico, una de las revelaciones del año, que esta noche actúan en el FIB 2017.

Entre la letra pequeña de la inminente edición de este año del FIB destacan Dream Wife, trío británico que en apenas un año han generado un revuelo considerable con solo un EP, EP01, y un puñado de canciones posteriores como antesala de un primer disco que llegará antes de que termine el año. Formado por la islandesa Rakel Mjöll (voz) y las británicas Alice Go (guitarra, voz) y Bella Podpadec (bajo, voz) tras conocerse en una escuela de arte de Brighton y empezar casi como un juego, rápidamente su punk accesible e infeccioso empezó a generar revuelo, especialmente gracias a un toque especial a la hora de transmitir energía y a unos directos que se presumen arrolladores. Ya debutaron en Madrid hace algunos meses, pero esta noche tocan en el FIB 2017 en lo que será su gran puesta de largo (a las 22:00h en el escenario Radio 3 FIB Club), motivo por el cual hemos hablado con ellas en una interesante primera toma de contacto.

¿Cuándo decidisteis empezar el grupo y por qué? ¿Cuál es el motivo que os llevó a empezar a hacer música?
Este grupo ha sido distinto del resto de grupos en los que hemos estado. Todas hemos estado en grupos desde que éramos adolescentes pero justamente esta no estaba pensada para ser una banda a tiempo completo… aunque es precisamente en lo que se ha convertido. Nos conocimos en una escuela de arte en Brighton, y Dream Wife se formó allí como excusa para ir a Canadá. Esa es la historia real. Bella y Rakel estaban viviendo juntas y una noche de fiesta hablaron de ir a Canadá a visitar a algunos amigos pero no querían hacer el viaje sin un motivo para ello. ¿Así que por qué montar un grupo y hacer una gira por Canadá y visitar a nuestros amigos? Necesitábamos una guitarrista así que se lo pedimos a Alice, porque era la mejor guitarrista en la ciudad. El grupo se convirtió además en parte de una exposición-performance de Rakel, por el hecho de hacer un grupo con la única intención de viajar a Canadá. Ninguno de nuestros amigos creyó que fuéramos a ir pero hicimos algunas canciones, nos hicimos algunas fotos de prensa ¡y nos embarcamos en una gira de un mes por Canadá! Sin ninguna idea de cómo girar o conseguir conciertos en un país extranjero. Y se convirtió en un viaje mágico. La unidad que formamos en la carretera fue realmente especial y auténtica. Y por encima de todo fue muy divertido. Meses después, cuando empezaron de nuevo las clases nos dijimos: “¿Y si realmente lo hiciéramos? ¿Escribir más canciones? ¿Dar un concierto en Londres quizás?“. Dimos algunos conciertos DIY en el Reino Unido y Europa y después publicamos nuestro primer EP, y desde allí ha ido todo rodado.

Así que empezasteis como una especie de performance. ¿Esa aproximación a la música hace que enfoquéis vuestras canciones de forma distinta?
Escribir canciones es algo que surge de forma natural para nosotras, y hacer una canción es una creación artística por sí misma. Pero luego por ejemplo los elementos visuales de esa canción la llevan a tener un nuevo significado, y ahí es donde tenemos más espacio para dar cabida a la creatividad. De las sesiones de fotos al arte, los videoclips en los que colaboramos con otros artistas… todo contribuye a crear el universo visual de Dream Wife. Esto crea conversaciones interesantes y nuevas maneras de entender la música que has creado. Eso definitivamente lo aprendimos en la universidad, así que aún somos alumnas de escuela de arte al fin y al cabo.

¿Creéis que estaríais en un grupo si no hubierais ido a esa escuela de arte?
¡Nunca sabes lo que va a pasar en la vida!

¿Qué es lo que aporta cada una de vosotras al grupo?
Música, habilidades y risas. Combo letal.

Aún no tenéis ni un disco y ya habéis girado un montón y tocáis en festivales como el FIB hoy mismo. ¿Os sorprende todo lo que habéis conseguido tan rápidamente?
Sacamos nuestro primer EP el año pasado y desde entonces hemos estado girando sin parar. ¡Realmente esas cuatro canciones nos han llevado lejos! Pero creemos que donde realmente tiene sentido Dream Wife es en el escenario. Los conciertos son increíblemente divertidos y nos lo pasamos muy bien. El público es una parte muy importante del concierto: el baile, las sonrisas ¡y los pogos! Es sencillamente precioso cuando creas harmonía con toda la sala.

Supongo que vuestro primer disco está cerca. ¿Qué nos podéis decir de él? ¿Sentís que necesitáis tener un álbum para sentiros como un grupo de verdad?
¡No creemos que pueda ser mucho más de verdad que ahora! Hemos estado trabajando en este disco desde el verano pasado, cuando firmamos con Lucky Number Records. No podemos esperar a liberar a la bestia. Tu disco de debut es un momento especial y tenemos muchas ganas de sacarlo porque hemos trabajado con un equipo alucinante. Estamos en las fases finales de la mezcla así que cada vez está más cerca.

Vuestras canciones son pegadizas pero agresivas. ¿Qué le diríais a la gente que afirma que la música de guitarras está muerta?
¡Que están muy equivocados!


Me recuerdan al sonido de Sonic Youth, Dum Dum Girls, Bikini Kill… ¿Cómo intentáis sonar originales y únicas teniendo como referencia estas bandas tan icónicas?
Todas son grandes bandas y nos encantan. Pero nunca nos hemos planteado hacer música que suene como un grupo o sonido concreto, simplemente nos ponemos a componer y ya está. No sabríamos escribir una canción para sonar como The Strokes, sería demasiado raro. Solo nos reunimos en nuestro local de ensayo hasta que una de nosotras tiene una idea y empezamos a improvisar hasta que la canción cobra sentido y nos venimos arriba. Entonces le añadimos la estructura y le damos forma definitiva. Aunque es evidente que la música que escuchamos o hemos escuchando a lo largo de nuestra vida acaba filtrándose en nuestro subconsciente.

¿Vuestro nombre viene de la película Dream Wife o es algún tipo de reividicación? ¿Cómo de difícil es ser un grupo de chicas en 2017?
Nunca hemos visto esa película, sinceramente. Tiene malas reseñas en IMDB así que no tenemos ni ganas. Para nosotras el nombre Dream Wife (“la esposa de tus sueños”, aproximadamente –nota de edición) era un juego de palabras divertido. Es un nombre que la gente parece recordar, tiene su impacto. Y también es una crítica a la cosificación de la mujer. Ese ‘pack completo’ del estereotipo estadounidense: tener la casa de tus sueños, el coche de tus sueños… y la mujer de tus sueños. Pero las mujeres no son objetos. El término “grupo de chicas” está pasado de moda y no debería utilizarse para describir un grupo porque nadie definiría otros grupos como ‘grupos de chicos’. Solo somos un grupo y nos encanta lo que hacemos.

¿Cómo convenceríais a alguien que estuviera en el FIB hoy para que os viniera a ver?
¡Tenemos muchas ganas de tocar en Benicàssim! Nuestras amigas de
 Reykjavíkurdætur tocaron el año pasado y alucinaron. Tocamos en Madrid hace algunos meses, y fue un concierto salvaje y bonito. ¡Así que nadie debería perdérselo!

¿Os veis estando en este grupo toda vuestra vida?
Lol.

Publicidad
Publicidad