12/07/2017

Repasamos 10 grandes conciertos de la nueva edición del festival bilbaíno.

La lluvia del norte no fue ningún impedimento para que el Bilbao BBK Live saldara su edición de 2017 con notable éxito. Es más, seguramente la cortina de agua ofreció un agradable respiro a mucha gente procedente de otros lugares de la península que están sufriendo este verano trufado de olas de calor. Con una asistencia total de más de 110.000 espectadores (y lleno absoluto en la jornada del viernes para ver a The Killers, con 40.000 personas) y un cartel plagado de nombres de peso del pop-rock independiente (o no) con la dosis perfecta de electrónica y fiesta, la cita bilbaína ha resistido el embate del Mad Cool al coincidir en fechas, y mantiene su posición como uno de los grandes festivales de la temporada.

Y además de estos 10 conciertos que repasamos y que ya por sí solos justifican la asistencia al Bilbao BBK Live 2017, la cita en Kobetamendi también ha servido para volver a experimentar con prendas de ropa de la mano del Tailor Shop On Tour de Levi’s, el camión que tras haber pasado por varios festivales de la península se instaló en el recinto del festival y, de la mano de sastres expertos y artistas como los del colectivo Take Art Way ayudaron a centenares de asistentes a customizar su ropa con parches, bordados, tintes e incluso pinturas.

Brian Wilson

El sábado, casi a primera hora, salió a escena Brian Wilson. Aunque vivamos en un momento donde la edad y la madurez se ven como algo negativo, los 75 años de Wilson y especialmente todo su legado son un valor añadido extraordinario encima del escenario. Ternura, delicadeza y dulzura es lo que desprendía su presencia, aunque también algo de fragilidad. El repertorio, enmarcado dentro de la gira de celebración de los 50 años de Pet Sounds que ya pudimos ver en el Primavera Sound 2016, repasó los clásicos eternos de esa obra maestra sin escatimar algún que otro hit posterior de los Beach Boys, provocando la emoción de buena parte del público al mismo tiempo que la indiferencia de otros (para algunos la veteranía ya no es un grado). En un momento dado, Wilson dijo que ‘God Only Knows‘ era su mejor canción… y no le llevaremos la contraria.

Fleet Foxes

Justo antes de The Killers, en el escenario principal durante la jornada del viernes, era el turno de Fleet Foxes. A pesar del inconveniente de ser teloneros de los de Brandon Flowers (sin quererlo ni buscarlo), Robin Pecknold y los suyos se sobrepusieron a la adversidad y lograron dar forma a un concierto sólido, exigente para algunos (especialmente en lo que respecta a las canciones de su flamante tercer disco, Crack-Up) pero suavizado gracias a su actitud fresca y relajada. No se echó en falta a Father John Misty y, a pesar de la tranquilidad de su propuesta (y a su previsibilidad: nada fuera del guión, nada extraño ni espontáneo) consiguieron ganarse a un público difícil y deseoso de ver a The Killers.

Joe Goddard

Electric Lines quizá sea uno de los mejores discos de este 2017, y el directo del productor Joe Goddard (que a su vez es miembro de Hot Chip y The 2 Bears) fue también uno de los mejores de la noche del viernes. Aunque el escenario Starman (el único con carpa de todo el festival) no estuvo lleno hasta arriba, en realidad dio igual, porque su propuesta, centrada en sus hits recientes como ‘Music Is The Answer‘, logró conjugar el baile desenfrenado con la exquisitez pop, y eso es algo al alcance de pocos.

Justice

El dúo electrónico francés ofreció un directo bueno para sus fans pero no tan bueno para todas aquellas personas que hicieran doblete Sónar/Bilbao BBK Live. Si en el Sónar se vinieron arriba por el festival y la situación, en el BBK parecía que estaban algo desganados y hastiados. Aunque la instalación y el juego de luces era el mismo, la energía no lo fue. A mitad del directo, por algún problema técnico que desconocemos, pararon en seco el concierto. Antes de este parón en seco, sonaron remezclados hits conocidos como ‘We Are Your Friends‘ o ‘Stress‘, que con todo sí que lograron desatar el delirio del público.

Nicola Cruz

Nicola o Nicolá Cruz, cualquiera de los dos es válido, sigue demostrando por qué es uno de los mejores productores de música electrónica de América del Sur. Si hace un par de años publicó su primer LP, Prender el Alma que le convirtió en exponente del andes step (un género electrónico que él mismo creó) ahora, con sus DJ sets, se ha convertido en un imprescindible de los festivales nacionales e internacionales. El viernes a media tarde, en el escenario electrónico del BBK, el Basoa, deleitó a sus fans durante una sesión de tres horas donde combinó hits propios con temazos de Dengue Dengue Dengue, Begun, Chancha Vía Circuito o del sello Multi Culti.

Phoenix

Los franceses Phoenix dieron un concierto que fue de menos a más. A pesar de que mucha gente se fue antes de que terminase porque coincidía con unos minutos con The Killers, Thomas Mars no se vino abajo (el público tampoco, porque fue un concierto pasado por agua) y, en la última canción, se tiró encima de los fans y se puso en mitad del centro de la pista y, con cable y todo, se subió a cantar. Aunque no fue demasiado distinto del concierto del Vida Festival unos días antes, sí que demostraron al público presente por qué son una banda icónica y siempre a tener en cuenta.

The Avalanches

Después del relativo fiasco del año pasado en el Primavera Sound (donde, dicen los rumores, tuvieron que ofrecer un DJ Set debido a que las visas de trabajo no llegaron a tiempo), estaba por ver lo que los australianos The Avalanches, reunidos el año pasado tras años de ausencia, iban a ofrecer en directo. Y lo que ofrecieron fue un espectáculo con banda en vivo, visuales a la altura y un repaso a las canciones más emblemáticas de Wildflower (su disco de retorno) y su ya célebre debut, Since I Left You, aderezados por un par de versiones de The Clash y Spank Rock. La propuesta, entroncada en su vertiente más rap y hip hop, funcionó perfectamente, aunque el hecho de ceñirse al esquema de banda tradicional también quitó algo de magia al fluir de sus canciones, hechas de retazos de miles de otros temas.

The Killers

Los cabezas de cartel del viernes comenzaron puntuales pero pasados por agua. Eso no impidió, sin embargo, que el carisma de Brandon Flowers encandilara a casi las 40.000 personas que estuvieron ahí. Alguien de su sello (Universal) nos contó que Flowers se disculpó antes de que empezase el show. ¿Por qué? Al día siguiente tocaban en el Hyde Park de Londres y no quería estar al 100% con la voz para que no se estropease de cara al día siguiente. A pesar de esto, fue un gran concierto donde sonaron hits míticos como ‘Somebody Told Me‘, ‘Mr. Brightside‘, ‘Read My Mind‘ ‘Human‘, ‘Shadowplay‘ (la cover de Joy Division que suena mejor que la original) y la flamante ‘The Man‘ (de su recién anunciado nuevo disco), siempre con la intensidad, efusividad y épica que caracteriza al grupo de Las Vegas.

The Lemon Twigs

Este, quizá, es el concierto más complicado para reseñar. Por varios motivos: porque era un doloroso solape con Primal Scream (viejo rock vs. nuevo rock) y, sobre todo, porque comenzó a caer un diluvio que hizo que todo el mundo se metiese en el escenario/carpa Starman. Aunque esto pueda parecer positivo de cara a los hermanos D’Addario y su primer show en España, para nada lo fue. Al estar la mayoría de la gente pendiente de no mojarse y buscar sitio en la carpa, prácticamente nadie prestó atención al grupo de Nueva York. Así, se hizo muy difícil poder ver más de tres canciones del grupo de una forma decente sin que alguien hablase o molestase. A pesar de ello, el grupo trató de abstraerse del contexto, y combinaron canciones de su primer disco, Do Hollywood, con su EP These Words / As Long as We’re Together, todas ellas ejecutadas con elegancia y consistencia demostrando que definitivamente son uno de los grupos a tener en cuenta de cara al futuro.

The Parrots

Quizá pueda parecer algo innecesario ver un directo de The Parrots a estas alturas (¿quién no les ha visto ya tres o cuatro veces?), pero el hecho de que el grupo madrileño haya pasado de ser un trío a un cuarteto (con el nuevo miembro Daniel Treviño de FAVX y King Cayman) y que sus conciertos sean siempre incendiarios propició que la carpa Starman presentara un lleno casi total (y no era por la lluvia). Si antes Diego, vocalista y guitarrista del grupo, solo podía ceñirse a tocar y de vez en cuando a hacer algún aspaviento, la presencia de Treviño (especialmente cuando coge la guitarra) otorga una nueva libertad al cantante, convirtiéndolo en un frontman al uso y dotando de aún más dinamismo la propuesta del grupo en directo. Y ellos, aunque lleven casi diez años como banda y un puñado de giras europeas a sus espaldas, se muestran más frescos y en forma que nunca.

Texto: Nadia Leal

Publicidad

Foto. Bilbao BBK Live   Festivales
Publicidad