18/05/2017

Esta noche en Barcelona (La [2] de Apolo) y mañana en Madrid (festival Tomavistas).

La gracia de los supergrupos pasa porque cada uno de los miembros aporte un pellizco de su formación musical para acabar construyendo, entre todos, algo diferentes a cualquiera de los grupos principales. Por eso el quinteto francés Aquaserge, que debuta esta noche en Barcelona (dentro del ciclo Caprichos de Apolo en La [2], entradas a la venta) y mañana llega a Madrid (en el festival Tomavistas), puede definirse tranquilamente como un “grupo de rock, una orquesta de jazz, y chanson francesa protesta” y acertar de pleno. El grupo, con sede en Toulouse, está formado por Julien Barbagallo (batería de Tame Impala), Julien Gasc (guitarrista, Stereolab), Benjamin Glibert (cantante y teclista, Melody’s Echo Chamber), Manon Glibert (clarinetista) y Audrey Ginestet (bajista), y ya desde un principio nació como laboratorio de experimentación sonora, cogiendo elementos prestados del krautrock, la improvisación y la psicodelia y pasándolos por el filtro francés. De ahí el nombre, Aquaserge (con guiño al referente Serge Gainsbourg): un buen chapuzón en estilos e influencias muy diversos para acabar creando un nuevo universo.

Aunque esta semana lleguen por primera vez a nuestro país, la historia de Aquaserge se remonta a mediados de 2008, cuando dieron sus primeros conciertos. Desde entonces, y con mucho escenario a sus espaldas (tanto con este proyecto como con sus grupos principales), han firmado varios discos, el último de los cuales se llama Laisse ça être, ha visto la luz este mismo año, y un auténtico viaje que pasa del free jazz al rock espacial en clave sonido Canterbury y la banda sonora retro. Un grupo de los que hay que experimentar en directo.

Publicidad
Publicidad