06/04/2017

Entrevista con uno de los miembros de Los Santos, antes conocidos como PXXR GVNG, a las puertas de la presentación de su EP de retorno.

PXXR GVNG ya no son PXXR GVNG. El colectivo responsable en gran parte de la explosión mediática del trap en España, que tras una primera encarnación como Kefta Boyz, proyectos paralelos como La Mafia del Amor y fiestas como Perreo 69 logró despertar la atención de una multinacional como Sony para publicar el que por ahora sigue siendo su único disco (Los Pobres, en 2015), ha muerto para renacer. Ya desvinculados de la multi, tras haber perdido uno de sus miembros (el productor Steve Lean se desvinculó del proyecto a finales del año pasado; y según nos cuentan al final de esta entrevista ha estado más de un mes en la cárcel por motivos que desconocemos –ayer publicó en su perfil de Twitter que ya había salido–) y después de dos años de relativo silencio como grupo, Yung Beef, Kaydy Cain y Khaled son ahora Los Santos. Nuevo nombre, nuevo lanzamiento (un EP de seis canciones llamado PXXRIFICACION), nuevo sello (el suyo, La Vendición Records), y un trono por reclamar.

Mucho ha pasado en estos dos años: desde una sobreexplotación mediática del término trap, que actualmente parece englobar cualquier cosa que tenga bases de hip hop y un poco de autotune, hasta una nueva generación de artistas que les han superado en reproducciones de Youtube –la nueva lista de ventas para toda una generación–. Por eso Los Santos vuelven con un mensaje muy claro: ellos son los “papás” de todo esto. “Al que estaba lo jubilé, y al que venía lo bauticé”, rezan en la inicial ‘2k14dpg‘, y la idea se va repitiendo –entre beefs contra otros traperos (“Ellos solo son youtubers“, cantan en el nuevo hit ‘Youtubers‘) y diatribas religiosas (‘Trappin’ en el Vaticano‘)– a lo largo de las seis canciones de un retorno sorprendentemente sólido. Si no tuvieron problemas en abrir camino, tampoco los tienen ahora para desechar el nombre que les ha encumbrado y volver a empezar. Para ahondar en este y otros temas, hablamos con un tercio del colectivo, el granadino afincado en Barcelona Khaled.

La gira de presentación Los Santos arranca el viernes 7 de abril en la sala Apolo de Barcelona, y seguirá el 4 de mayo en A Coruña (Pelicano), el 5 en Oviedo (Sir Laurens), el 6 en Pontevedra (Anubis), llegará el 19 de mayo a Madrid (Ochoymedio) y el 20 en Zaragoza (Las Armas).

Este es el primer lanzamiento oficial desde que sacasteis el disco con Sony, hace casi dos años. ¿Qué ha pasado en esos dos años?
KHALED: Pues mira, hemos aprendido a saber manejarnos por estos mundos, nos hemos relacionado con mucha gente que nos ha intentado exprimir, y le hemos sacado partido a todo. Por eso queríamos hacer esto por nuestra propia cuenta, con gente de confianza para que todo quede en casa y las cosas estén más claras.

¿Os arrepentís de haber sacado el disco con Sony?
Yo la verdad es que no me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida, porque todo lo he hecho conscientemente. A lo mejor no salió como esperábamos, pero también podría haber salido mucho peor. De estas cosas se saca lo bueno y lo malo. Ha sido una etapa y ya está. Por nuestro lado ahora La Vendición

… Y Los Santos, claro. ¿Os costó mucho decidiros a cambiar el nombre?
No fue algo muy estudiado, era algo que hablábamos con guasa durante los viajes o así. Los Santos al final fue lo que se quedó… Ya nos rezan y todo, así que así les dejamos claras las cosas a los chavales (risas). De lo que es el trap y lo que no es el trap. Los Santos son la verdad, la purificación, luego ya hay derivaciones… y youtubers.

Pero el cambio de nombre fue a partir de la marcha de Steve Lean…
No, no fue por eso específicamente. Nosotros siempre hemos tenido muchos nombres, nos cansamos y lo cambiamos. Esta vez aprovechamos ya que se había decidido que Stevie no seguía con nosotros (fue una salida amistosa) para hacerlo. Realmente si no está Stevie no sería PXXR GVNG.

¿Cómo ha sido hacer este disco sin él?
La verdad es que yo le echado de menos un poco, en plan amigo. Pero ha estado muy bien porque las bases son de 808 Mafia [colectivo de productores de Atlanta], así que es calidad, es lo más parecido a Stevie. Es trap auténtico.

¿En qué momento os ponéis a trabajar en este EP? ¿Cómo decidís qué canciones van para PXXRIFICACION y cuáles para vuestros distintos proyectos?
Para este EP en concreto el productor, Gezin (de 808 Mafia) nos pasó un montón de bases, y los tres juntos hicimos la selección después de escucharlas. Y una vez teníamos las bases empezamos a hacer los temas, igual hicimos 10 o 11 temas, y de esos hicimos la selección final y decidimos sacar 6 para que fueran lo mejor. Y muy bien, muy natural, en el estudio, chillin’, escuchando trap, con bitches(risas).

Uno de los temas recurrentes del EP es la reivindicación que hacéis como padres del trap en España. ¿Tenéis la sensación de que en estos dos años ha habido bastante gente que os ha pasado por delante?
Eso es como dice Dani [Kaydy Cain] en uno de los temas: “Algunos hasta nos han mejorado el swag, pero ellos saben quiénes son sus papás”. Nosotros nos sentimos hasta viejos y todo, no estamos al pie del cañón… aunque ahora vamos a volver a estarlo. Tenemos mil proyectos también, desde La Mafia del Amor a las fiestas Perreo 69, el sello La Vendición, cosas de moda… Por eso decimos que ellos solo son youtubers. Al final el trap es el trap, no es cuestión de quién se pegue más. El trap es actitud pura; si no, eres un youtuber. El trap no es solo un género de música. Es 50% tu vida personal y 50% la música. Una persona que no viva el trap, por mucho que se ponga en el estudio con las bases que sea nunca será trap. Vendrían los pioneros de Atlanta y se reirían. La gente tiene un lío en la cabeza que flipas, para la gente ahora mismo el trap es cualquier cosa. Para eso estamos nosotros, para eso están Los Santos.

¿Lo vuestro es trap puro?
Es trap puro. Para empezar, las bases son las mejores del mundo. Y luego nosotros le metemos actitud, lo que cantamos es verdad, lo vivimos y lo hemos vivido. A mí que me venga un chaval que es rico y que su padre trabaja en el Gobierno a decir que hace trap… pues no, no me va a vender la moto. Yo estoy siendo el salvador de mi familia, y él está siendo el payaso de su familia (risas). Si cantas reggaeton a mí me da igual tu vida personal y lo que hayas vivido, pero el trap es otra cosa. El trap es el trap. En el trap es casi más importante tu vida personal y tu actitud que lo que cantes.

A vosotros el trap os ha cambiado la vida.
No, el trap nos ha encontrado a nosotros (risas). No fuimos nosotros que lo buscamos, el trap nos ha encontrado a nosotros en el barrio. Nosotros nos dimos cuenta de que éramos trap antes de saber lo que era (risas). A mí de pequeño me molaba el gangsta rap, rap de guetto. Duro, hardcore, de la calle. De ahí pasé ya al trap, porque es la derivación del gangsta rap con los sonidos más electrónicos.

Yo me refería a que el éxito que habéis tenido os puede alejar de esa vida que os ha llevado al trap.
Bueno, sí, a mí me ha cambiado la vida en que ahora cuando salgo a la calle no tengo miedo a que me pare la policía. Voy con la cabeza bien alta, y cuando me paran voy seguro porque sé que no estoy haciendo nada malo, que no tengo ningún trapicheo, ni tengo nada escondido en casa, ni estoy con las llamadas… Voy tranquilo, lo tengo todo en regla. Y en otra cosa: puedo ayudar económicamente a mi familia. Es uno de los orgullos más grandes para mí. Enviarle dinero a mi familia… eso sí que es real. Pero en plan personal sigo viviendo en el mismo barrio con la misma gente saliendo a los mismos sitios.

¿No tenéis miedo de que el personaje se coma a la realidad?
Claro, eso todo el mundo. Pero la humildad es una de las cosas que no se pueden perder. Si tú has sido humilde de corazón, no se te puede ir. Otra cosa es que tú nunca hayas sido humilde aunque fueras pobre (risas).

Aunque las letras no soy muy humildes.
Claro, porque es un juego. Hay arrogancia, hay vacile. Pero no es una arrogancia de “yo soy mejor que tú”, sino de “yo soy más verdadero que tú”.

En ‘2k14dpg’ hay una frase que dice “Me están diciendo nosequé de mis letras / Y yo mirándole a su puta las tetas”. ¿Os sentís todos representados por las letras que canta cada uno en Los Santos?
Hombre, cada uno tiene su estilo. El Fernan [Yung Beef] es más trendy, el Dani [Kaydy Cain] es más vacilón, yo tengo un estilo más agresivo… Siempre ha sido así. También te digo una cosa: tú nunca te sientes igual. Por eso cuando la gente nos dice que hay contradicciones le contestamos que claro que las hay, porque la vida es una contradicción. Yo si en una etapa estoy bien pero luego mi vida cambia, hablaré de otras cosas. Eso es cómo te sientas.

Por ejemplo, si acusaran esta frase de machista, ¿tú te sentirías interpelado?
No, me siento encorajado porque es mentira. Atacado me sentiría si me sintiera machista. Como no lo soy, pues siento impotencia. Porque eso es mentira. Cuando la gente nos conoce nos dice que desde fuera parecemos otra cosa. Parecemos mucho más duros. Y lo mismo con las niñas que vienen a nuestros conciertos… las niñas nos quieren. Hemos dado mil conciertos, las hemos invitado a todas, y no ha habido ninguna queja ni ningún problema con ninguna niña. Yo lo achaco al vocabulario que lo utilizamos, que nos influenciamos mucho por Estados Unidos. La gente también es muy hipócrita en ese sentido: cuando nos escuchan a nosotros decir “puta” se escandalizan, pero luego escuchan a esos cantantes en inglés que suenan hasta en la radio y dicen “puta” todos los días y cosas peores, pero en inglés, y no pasa nada. Hagas lo que hagas te van a atacar, así que no haces caso y tiempo al tiempo. Cuando me conozcan ya se darán cuenta.

Con el paso de estos años y de haber obtenido más repercusión, ¿sentís más responsabilidad a la hora de escribir letras por lo que podéis estar transmitiendo o influyendo en los chavales?
Bueno, yo soy consciente de ello. Pero no lo veo ni como algo bueno ni malo. No porque tenga mil o dos millones de seguidores voy a cambiar mi imagen y voy a empezar a ser otra persona y a cuidar mi vocabulario. Para nada.

Tanto en tus temas personales como en este EP cantas bastante en árabe. ¿Es una forma de reivindicar tus orígenes o de llegar al público de Marruecos?
Lo hago porque me gusta. Mira mi cara y mi aspecto físico: yo soy mitad español y mitad marroquí. Y tengo muchos seguidores que son igual. Así que lo hago para que todos puedan disfrutar. La mezcla, la unión.

Se critica que el trap es machista, ¿pero hay racismo en el trap?
No, qué va. El trap es calle, en la calle no hay racismo. En un gueto hay gente de todos lados: mi vecino era dominicano, el otro marroquí y el otro gitano. Y el trap viene de ahí. Al revés: en el trap no puede existir racismo. Donde puede haber racismo es en lo que se está convirtiendo el trap, especialmente aquí en España. Se lo están cargando porque no lo entienden y no saben realmente lo que es. No están pillando el concepto.

Por último y hablando del concepto de trap, ¿cómo habéis vivido lo de que la canción ‘Islamabad’ de Los Planetas versione un tema de Yung Beef?
Pues mira, yo ni lo sabía, yo me enteré el día antes. Pero me flipó, me ha encantado. Es una mezcla que nunca había habido, es muy punki. Es lo mismo pero de otra manera. Somos igual de punkis (risas).

Publicidad
Publicidad