03/04/2017

Entrevistamos a Woods a escasos días de que presenten su (ya) penúltimo disco en Barcelona y Madrid.

No han terminado aún de presentar mundialmente su último álbum, que apenas cuenta con un año de vida, y ya tienen el siguiente empaquetado y listo para su lanzamiento. Hablamos de Woods, obviamente, la banda más prolífica del panorama folk-rock americano actual. Los de Jeremy Earl publicaron hace exactamente 360 días City Sun Eater in the River of Light, su noveno y seguramente mejor y más completo trabajo de estudio, y desde hace unas semanas sabemos que Love Is Love, su sucesor, verá la luz el próximo 21 de abril. Se trata de un álbum de apenas seis canciones compuestas como respuesta emocional del propio Earl ante la reciente victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Calculen ustedes mismos: un disquito que empezó a gestarse el 8 de noviembre y que ya está aquí. Otro récord para Woods, que sumarán ya diez álbumes en 12 años de trayectoria.

Antes de que podamos escuchar su nuevo disco –del que ya hemos degustado una primera muestra también llamada ‘Love Is Love–, no obstante, y antes de que las dos publicaciones se solapen en el tiempo, Woods presentará (por fin) en nuestro país City Sun Eater in the River of Light, trabajo que ya destacamos en su día entre los mejores del segundo trimestre de 2016. Su visita se materializará por partida doble en Barcelona y Madrid: este jueves día 6 en la sala Apolo y el viernes 7 en el Teatro Barceló respectivamente.

Aprovechando por tanto su par de inminentes actuaciones, hablamos con Jarvis Taveniere, multiinstrumentalista y productor de la formación de Brooklyn sobre su último trabajo, sobre el que está por venir, también un poco del binomio música-política y, en general, de su meteórica carrera.

En Indiespot creemos que City Sun Eater in the River of Light, vuestro último disco hasta la fecha, es el mejor trabajo de vuestra carrera. Lo cual tiene mérito si tenemos en cuenta que es vuestro noveno álbum. ¿Qué pensáis vosotros?
JARVIS TAVENIERE: En gran parte pienso lo mismo, pero la verdad es que me encantan todos los discos. El motivo por el cual hemos estado haciendo esto durante tanto tiempo, y publicando material con tanta frecuencia, es porque creemos que nos podemos superar cada vez.

El disco suena claramente a Woods, pero también os arriesgáis un poco a incluir nuevos elementos en vuestra fórmula. ¿Teníais miedo de repetiros? ¿Os forzasteis de alguna forma a innovar un poco?
Lo curioso de Woods es que, ya desde el principio del proyecto, no hay nada que esté musicalmente descartado. Canción pop, balada de weird folk, instrumental de kraut rock de 10 minutos, lo que sea. Pienso que With Light and With Love fue la culminación de todo lo que habíamos avistado hasta entonces durante los años anteriores, y nos dio carta blanca para volver a empezar otra vez. De este modo con City Sun Eater in the River of Light ya tuvimos la suficiente confianza para añadir nuevos elementos que quizá no hubiéramos podido probar en los años anteriores por cuestiones de habilidad, como el jazz etíope y los ritmos que hemos aprendido de músicos de afrobeat y highlife como Ebo Taylor.

El nuevo disco, Love is Love, saldrá justo un año después del anterior. ¿Qué os ha llevado a sacar otro disco tan pronto?
Es un disco que se gestó debido a la victoria de Donald Trump. Estábamos realmente deprimidos por eso; Jeremy (Earl) nos dijo entonces que llevaba varios días sin salir de casa y que estaba escribiendo muchas canciones. Yo propuse ir al estudio algunos días a ver qué pasaba. Todo encajó realmente rápido y quisimos publicarlo cuanto antes para que todavía estuviera fresco.

¿Qué podemos esperar de él?
Hemos ahondado en la dirección que comentaba antes, pero también creo que lo hemos afrontado con más relajación y comodidad. La sección de vientos del disco anterior también aparece en la mayoría de canciones del álbum.

¿Hay alguna proclama política en el disco? ¿Creéis que la música puede contribuir al cambio?
No sé si la música puede cambiar las cosas, pero sí que puede unir a la gente. Así que sí, creo que puede contribuir al cambio. Me gusta la idea de “piensa globalmente, actúa localmente”. Para nosotros, este disco fue hecho con la intención de encontrar alegría, amor y aquellas cosas que te unen con las personas de tu vida. Hay tanto “ruido” innecesario en el mundo de la política… Cuando reúnes a las personas en una sala y hablas sobre familias, trabajo y cosas básicas te das cuenta de que (casi) todo el mundo quiere lo mismo.

Mucha gente puede ver vuestros discos como sitios seguros, como un refugio. ¿Pensáis en las expectativas del público cuando componéis?
Como Jeremy es quien escribe las canciones, yo me veo como el mayor fan de Woods y en estos casos siempre pregunto “¿Qué es lo que a mí me emocionaría vernos hacer?”. ¿Es eso raro?

¡No! Mirando atrás en vuestra carrera, está claro que sacar 10 discos en 12 años significa que tenéis muchas cosas por decir. ¿Cuál es el motor para vuestra creatividad?
Lo principal es que realmente amamos la música. Siempre estamos pensando en nuevas canciones y nos emociona probarlas. Los artistas a los que admiramos, sean los Rolling Stones o John Coltrane, estaban constantemente en el estudio, constantemente probando nuevas cosas. Eso es lo que nos gusta de otros artistas, así que es lo que hacemos nosotros.

Suponemos que la gira europea que os llevará hasta Barcelona y Madrid esta semana entra dentro de la presentación de City Sun Eater in the River of Light más que de Love is Love, ¿pero tocaréis algún tema nuevo?
Sí, una o dos canciones. ¡El disco se gestó y salió tan rápido que estamos intentando ensayar y reaprender estas nuevas canciones mientras estamos de gira!

Publicidad
Publicidad