20/03/2017

Entrevistamos a la banda londinsense durante su visita a España para presentar su disco de debut, 'So Long Forever'.

El número de bandas que surgen a diario en el Reino Unido (y en Londres en particular) es inconmesurable. Sin embargo, cada vez son menos las que logran despertar una atención notoria dentro de una escena tan extraordinaria y fértil como saturada y competitiva. Palace aceptaron dicho reto hace algunos años, y tras publicar Lost in the Night (2014) y Chase The Light (2015), dos magnéticos EPs que rápidamente despertaron un hype considerable, ahora recogen los frutos de la publicación de su debut largo, So Long Forever. Grabado en un almacén de Totthenham y publicado a finales del año pasado, sus himnos entre épicos e introspectivos siguen la estela de bandas como The MaccabeesFoals y Fleet Foxes para dar respuesta a una vivencia dolorosa de su líder y vocalista, Leo Wyndham. Aplicando nuevas capas a su sonido de raíces bluesy que tanto bebe del dramatismo vocal de Jeff Buckley como de las atmósferas abrasivas de Wy Lyf, el cuarteto confiere un halo casi cinematográfico a sus canciones a través de inquietantes riffs de guitarra, melodías expansivas y reverberación catárquica, haciéndolas tan óptimas para los pequeños teatros como para los grandes estadios.

Este fin de semana, la banda actuó por primera vez en España de la mano de Houston Party, y entre su concierto en la sala Sidecar de Barcelona del viernes y el de la sala Siroco de Madrid del sábado –en ambos colgaron el cartel de sold out– les robamos algo de tiempo para conocer un poco mejor su incipiente obra y trayectoria.

Es la primera vez que actuáis en España. ¿Da más respeto tocar ante un público nuevo?
PALACE: Que sea un público nuevo y no saber lo que te espera lo hace todo más emocionante. España es impresionante y los festivales españoles se encuentran entre los mejores, así que queremos ver un poco de ese ambiente en la gente al tocar aquí.

¿Cómo es el set de esta gira? ¿Tocáis canciones de vuestros anteriores EPs?
Es un set variado y con altibajos. Mezclamos canciones antiguas de los EPs con canciones del álbum, y hemos incorporado algunos temas completamente nuevos que nunca antes habíamos tocado en directo, por lo que el público de España está siendo el primero en escucharlas.

 Tuvisteis un gran 2016: publicasties vuestro álbum de debut y os embarcasteis en vuestra gira más grande hasta la fecha. ¿Qué habéis aprendido de la experiencia?
¡Fue un gran año! Comenzamos a grabar el álbum a principios de 2016 y lo terminamos alrededor de abril, aunque no salió hasta noviembre. La espera se hizo eterna, así que tuvimos mucho tiempo para pensar, y aprendimos a ser pacientes. Todos nos habíamos vuelto un poco locos durante el proceso de grabación, pero sin lugar a dudas salimos de él como una banda mejor. La gira fue genial, ya que por primera vez pudimos tocar nuestras nuevas canciones. Nos encanta girar y tocar en directo, y todavía fue más increíble hacerlo sabiendo que ya habíamos sacado nuestro álbum. Además, terminamos el año tocando en la sala Electric Brixton de Londres en el que fue nuestro mayor concierto hasta la fecha. Tocar allí para tanta gente fue apasionante y un sueño hecho realidad. Supongo que a lo largo de este año hemos aprendido a tener paciencia, trabajándonoslo muy duro para hacer este álbum. Pasar tanto tiempo juntos, además, también nos ha servido para darnos cuenta de que todavía somos grandes compañeros, y hoy, probablemente, estamos más unidos que nunca. Eso nos hace mirar el futuro con mucha ilusión.

¿Cómo os conocisteis y cómo formasteis la banda?
Estudiábamos en la misma escuela y creamos la banda como una excusa para juntarnos y divertirnos una vez terminamos nuestros estudios en común, y así empezó todo. Al principio solíamos ensayar en un local destartalado en Camden, hasta que finalmente unimos fuerzas con otros de nuestros amigos para tener nuestro propio estudio, que es donde trabajamos ahora. Aunque primero lo hacíamos todo por diversión, conseguimos un agente y empezamos a dar algunos conciertos en Londres, hasta que poco a poco las cosas empezaron a ponerse un poco más serias. Sin embargo, todavía conservamos esa mentalidad original de tocar para simplemente pasárnoslo bien.

¿Cuáles eran vuestras principales influencias en ese momento inicial? ¿Y cuáles han sido vuestros principales referentes para este álbum?
Individualmente, todos tenemos influencias bastante variadas, pero nos encontramos y coincidimos en muchas de ellas. Amamos el soul y el blues antiguo, pero también el rock progresivo y la psicodelia de artistas y bandas como King Crimson, Pink Floyd y Yes!. Primero escuchábamos muchísimo a Van Morrison, Jeff Buckley y Wu Lyf, pero más recientemente también nos han influído bandas como The Maccabees, Tame Impala, Pond y King Krule. Nos encanta esa sensación de reverberación grande y épica que te transporta a lugares. Realmente ha sido uno de los puntos de partida para el sonido de este disco.

Antes he visto que compartíais en Facebook una versión incial de ‘Veins’, la primera canción que publicasteis. Su sonido es muy distinto a las canciones perfectamente pulidas que encontramos en el álbum. ¿Todavía os interesa encontrar ese tipo de crudeza, quizá en vuestros directos?
Absolutamente. Todavía damos mucha importancia a las cosas crudas y simples. En nuestras actuaciones en directo tratamos de mezclar los grandes momentos de fuerza con algunos momentos más tranquilos y delicados. Las canciones más suaves todavía constituyen una gran parte de nuestro sonido actual. A veces nos gusta dar conciertos en acústico, ya que nos permiten volver un poco a esa crudeza. Seguiremos tocando las canciones de estilo aquietadas y crudas en nuestros directos para que el público pueda ver un poco de todo lo que somos.

Vuestras canciones son ahora más vigorosas. ¿Querías distanciaros de algún modo de vuestros EPs anteriores?
No intencionadamente. Ha habido una progresión natural de nuestro sonido desde el primer EP hasta este álbum. Nunca hemos intentado escribir canciones o hacer un álbum de una determinada manera. Puede que eso que comentas solo sea un reflejo de las diferentes influencias que hemos incorporado a medida que ha ido pasando el tiempo. Quizá al principio teníamos influencias mucho más bluesy y luego le hayamos añadido sonidos de guitarra con más reverberación, pero simplemente ha sido una progresión. No hay ningún cambio deliberado. La variedad de estilos de este álbum nos permite ofrecer un repertorio también más variado en nuestros directos, o sea, mezclar canciones más intimistas con otras más portentosas, algo que encima del escenario nos resulta mucho más divertido. Nuestras canciones antiguas nos siguen encantando tanto como las nuevas, y todavía representan una parte muy importante de nuestro sonido.

He leído que el álbum es sobre la pérdida. ¿Qué historia hay detrás?
Dos años antes de su publicación, Leo vivió unas situaciones muy intensas, por lo que buena parte del disco es sobre esas experiencias en tiempos difíciles. Cuando terminamos el el álbum nos sentamos y nos dimos cuenta de que la pérdida es su tema central, así que nos pareció muy apropiado llamarlo So Long Forever. Parte de la idea de lidiar con la pérdida en sus diferentes formas. De cómo hacerle frente.

¿Cómo veis la actual escena indie rock británica y londinense? ¿Lo tienen fácil las nuevas bandas para destacar?
Hay muchísima competencia en el Reino Unido, ya que hay un montón de bandas. Lo importante es que la gente conecte con tu música y quiera venir a verte tocar. Eso es todo lo que realmente importa. Es triste, sin embargo, ver cómo muchas salas de conciertos en Londres han cerrando o están cerrando para que se les dé otro uso. Es trágico: estamos perdiendo el tejido de nuestra ciudad que aportaban esos bellos lugares.

¿Tenéis ya algunas ideas para el próximo álbum?
Sí, ya estamos escribiendo nuevas canciones. De hecho, tenemos un montón, aunque ahora habrá que escoger las mejores. Estamos muy contentos por cómo nos están saliendo. ¡Tenemos muchísimas ganas de grabarlas y publicarlas!


Publicidad
Publicidad