28/02/2017

Religión, capitalismo y una canción de Yung Beef (PXXR GVNG) se dan la mano en esta obra monumental.

La noticia del lanzamiento de una colaboración entre Los Planetas y Yung Beef hizo saltar las alarmas entre los extremos: a los seguidores acérrimos del indie canónico les parecía una asociación aberrante, y a la nueva generación de seguidores del trap le tuvieron que explicar quiénes eran Los Planetas y por qué se armaba tanto jaleo. Cuando algunos todavía esperaban una colaboración al uso –compartiendo canción– entre los de J y el miembro de PXXR GVNG, la realidad salió por otro camino: ‘Islamabad‘ es una canción de Los Planetas construida encima de una de Yung Beef, una especie de reinterpretación expandida, como las que se hacen precisamente en el mundo del hip hop o del mismo trap cogiendo bases o samples de otros y creando algo propio a partir de un elemento ajeno.

Mejor así: una colaboración al uso seguramente hubiera sido demasiado chocante para ambos mundos, además de difícil de integrar en un solo corte. De esta forma Los Planetas, además de adaptarse a las nuevas reglas del juego, han logrado firmar una de sus mejores canciones de los últimos años, tanto a nivel instrumental como melódico y lírico. No es difícil ver ‘Islamabad‘ convertida en un nuevo clásico del grupo, en la estela de canciones densas y con un componente místico como ‘La Copa de Europa‘, ‘Santos que yo te pinte‘, ‘San Juan de la Cruz‘ o la temprana ‘La caja del diablo‘.

¿Por qué? Para empezar, porque escoge muy bien: ‘Ready pa morir‘ (o ‘27‘, como también ha sido llamada por los mundos de Youtube) es una canción que se aleja de la estructura habitual del trap y opta por dejar en segundo plano la base en favor de unos arreglos de piano y cuerdas que le endosan una emotividad inusual (incluso abusando del autotune), y que de la mano de una letra a corazón abierto supone también una de las mejores maneras de entender el mundo de Yung Beef, PXXR GVNG y de todo un subgénero musical a menudo demasiado eclipsado por la pose (también la hay en esta canción, aunque en menor medida). Si bien le queda lejos en teoría, a la práctica tampoco es raro que un estribillo como este haya podido enganchar a J, porque no está muy alejado del pop. Precisamente la melodía del estribillo de ‘Ready pa morir‘ impregna toda ‘Islamabad‘, llevando a J a un fraseo en los versos que si bien no llega al hip hop sí ofrecen cierta cadencia menos musical que de costumbre.

El traje para la ocasión también es impecable: los destellos sonoros submarinos de ‘Islamabad‘ recuerdan a los Sigur Rós más emocionales, y la progresión sostenida en bucles que podrían durar para siempre es capaz de romperse cuando la canción lo necesita (el momento previo al estribillo, con las frases “El espacio es infinito y estamos solos / Todo es inerte, solo estamos nosotros / Luchando contra la naturaleza / Porque solo existe vida en este planeta” pone los pelos de punta).

Pero en realidad incluso lo de Yung Beef pasa a un segundo plano, porque Los Planetas consiguen crear algo mucho más grande alrededor –a partir– de la semilla que es ese estribillo. Para empezar, si ‘Ready pa morir‘ es una canción introspectiva sobre miedos y ansiedades, ‘Islamabad‘ es una de las canciones más universales y ‘hacia fuera’ de Los Planetas, que puede entenderse tanto como un alegato contra la guerra de religiones (“El hombre llama Dios a todo lo que no conoce” / “Si le cambias el nombre lo que consigues es partirnos en bandos“) como de las estructuras de poder que controlan lo que llamamos sociedades civilizadas (“Sabes que sin violencia estarías perdido / Y le metes tu mierda de miedo en el hocico / A los ignorantes y a los corrompidos / A los gregarios y serviles a los que has dormido / Con tele mala y con ansiolíticos“).

Si bien el título de la canción (‘Islamabad‘, “ciudad del Islam“) apunta hacia la interpretación religiosa, el título del nuevo disco (Zona temporalmente autónoma, inspirado por un ensayo del escritor y poeta anarquista Hakim Bey/Peter Lamborn Wilson sobre “la táctica sociopolítica de crear espacios temporales que eluden las estructuras formales de control social“) apunta hacia el otro lado. Tampoco es la primera canción política de Los Planetas, ya que ‘El Duendecillo Verde‘ de su último EP Dobles Fatigas hablaba claramente de cierto Ministro de Hacienda, y ellos mismos ironizaban sobre el asunto en 1999 con ‘Vuelve la canción protesta‘ de Canciones para una orquesta química (ay, la hemeroteca). Sea como sea, seguramente la mayor virtud de ‘Islamabad‘ es que juega en ambas direcciones: los fanatismos (“Intentar convencerte es perder el tiempo“), las traiciones (“Dinero con sangre de tus hermanos a los que traicionaste“), la corrupción (“Que te llevas a paraísos fiscales“) y la violencia son compartidos entre ambos bandos.

Con todo, si hay que buscarle la sintonía esencial entre la canción original y la de Los Planetas, parece claro que sería ese ansia de redención: Yung Beef canta lo de “Yo creo en cosas que no se pueden decir” y pide la bendición entre múltiples referencias al Diablo, y J juega a proclamar tanto que “Dios sabrá vengarnos, Dios es grande siempre” como que “Deberías temerle al Todopoderoso / Porque él quiere vernos muertos a todos” e incluso que “El espacio es infinito y estamos solos / (…) Porque solo existe vida en este planeta” (permítame que insista), poniéndose en la piel de todos.

Y al final, en un plano más formal, ‘Islamabad‘ también puede suponer la certificación de que Los Planetas solo siguen rindiendo al máximo nivel actualmente cuando parten de otras obras, sean los palos y cantes del flamenco (en el icónico La Leyenda del Espacio) o esta ‘Ready pa morir‘. Tampoco hay que culparles de ello, tras una carrera de más de 20 años con tantos picos creativos; es más, ser capaces de reorientar su discurso y método de esta forma es digno de elogio. Celebremos que, sea como sea, su noveno disco como mínimo va a contener una canción tan ambiciosa y monumental como ‘Islamabad‘, y acompañémosles en esta nueva cruzada que han iniciado.

Publicidad
Publicidad