13/02/2017

El autor de uno de los samples del último disco de Bon Iver prepara su retorno discográfico después de compartir escenario con Vernon.

Lo ‘malo’ que tuvo el volcado de más de 20 vídeos del festival colaborativo Michelberger Music, organizado por Justin Vernon (Bon Iver) junto a los hermanos Dessner de The National entre muchos otros en Berlín, es que ante la cantidad de documentos gráficos del acontecimiento, algunos han pasado desapercibidos. Es el caso del que probablemente sea el más emotivo de todos –y no llega ni a las 7.000 visitas–, protagonizado por el propio Justin Vernon, que acompaña con piano y coros la canción ‘Abacus‘ interpretada por el cantautor irlandés Fionn Regan. Una canción que, sabrán los más observadores, reza ese “‘cause the days have no numbers” que samplea Bon Iver en ‘00000 Million‘, el sentido corte que cierra 22, A Million, su último disco. Después de que Regan termine de cantar ‘Abacus‘ en la sala de ensayo número 5 de los estudios Funkhaus de Berlín con una maleta obstaculizando nuestra visión y diga eso de “If we leave tonight / Then we leave it all behind“, Vernon no puede contener las lágrimas ni evitar fundirse en un abrazo con Fionn.

La historia del encuentro entre Vernon y Regan, contada en el propio texto del vídeo y en este otro post, añade más mística al momento. El relato es de los responsables de la cafetería del hotel Michelberger, en Berlín, coorganizadores del festival: “Durante un tiempo un hombre se sentó en un rincón soleado de nuestra cafetería. En el mismo sitio cada mañana. Escribiendo en su pequeña libreta. No hablaba mucho, estaba allí con su café y sus pensamientos y alguna charla con el personal de la cafetería de vez en cuando. Un día Justin nos escribió explicando que le gustaría invitar a un cantautor, Fionn, que estaba sampleando en la última canción de su nuevo disco. Hacía años que no le veía y no contestaba a sus e-mails. Le buscamos online y descubrimos que Fionn era el hombre del rincón soleado de la cafetería. Totalmente seguros, le dijimos a Justin que le invitaríamos al día siguiente cuando llegara. Bueno, pues desde ese día no vino más… Hasta unas semanas antes del festival. Avisamos a nuestros compañeros de que en caso de que volviera, alguien apuntara su número… y así sucedió. Aquí se encontraron y se cantaron sus canciones“.

Regan, cantautor de 36 años, se había trasladado recientemente a Berlín, y acabó participando en el festival, tanto compartiendo su ‘Abacus‘ en privado con Vernon como actuando frente al público acompañado únicamente por su guitarra (y The Staves) y en el concierto de Bon Iver cantando su parte de ‘00000 Million’. Su folk delicado y emocional –en la línea de Elliott Smith y Nick Drake– no se aleja demasiado del de otros compañeros de festival como Damien Rice, con un regusto si cabe más clásico de sus adorados Bob Dylan y Neil Young.

Su disco de debut The End of History, publicado en 2006, fue recibido con todo tipo de elogios, que le valieron hasta la nominación al Mercury Music Prize de 2007 (lo acabó ganando Myths of the Near Future de Klaxons, en paz descansen). Los tres siguientes tardarían en llegar, pero lo harían en tres años consecutivos: The Shadow of an Empire en 2010 –más eléctrico–, 100 Acres of Sycamore en 2011 –un retorno al folk acústico– y The Bunkhouse Vol. 1: Anchor Black Tattoo en 2012 –grabado únicamente con un cuatro pistas y un micrófono–. Después, cinco años de silencio con una actividad online casi nula con la excepción de su curiosa cuenta de Instagram, donde su música se traslada a unas fotografías tan cálidas como ensoñadoras.

Ahora, cinco años y una bonita historia con Justin Vernon después, Fionn Regan está listo para volver. Lo hará con The Meetings of the Waters, un quinto álbum que verá la luz el 14 de abril y que ha sido avanzado por una deliciosa canción con el mismo título, en la que la sutileza y magia de sus mejores canciones se mantiene con el añadido de algunos arreglos que no hacen sino embellecer el resultado final. Aquí pueden ver su videoclip, protagonizado por el actor Cillian Murphy. Una joya.

Publicidad
Publicidad