23/12/2016

Nunca volveremos a ser tan jóvenes como esta semana. Y todo esto no volverá a pasar.

Hay motivos para pensar que esta, y no otra, ha sido La Semana. Con mayúsculas. Siempre y cuando descontemos el guantazo que ha supuesto ver cómo Chairlift anunciaban que hasta aquí han llegado, que lo dejan tras una década publicando canciones chulas. A pesar de que, tras la edición de Moth, parecían haber alcanzado su pico de popularidad. O quizás precisamente por eso: el dúo busca ahora nuevos retos. “Patrick va a dedicarse a producir discos a tiempo completo y Caroline hará música en solitario”, han dicho en una carta de despedida emotiva como corresponde. Solo una semana como esta puede reponerse de semejante revés.

El trolleo de St. Vincent

Annie Clark es la protagonista del último número de la revista Guitar World, en cuyo interior da jugosa información sobre el que será su quinto trabajo como St. Vincent. Clark cuenta que llegará en primavera y que será el “más valiente y más profundo” de su carrera, pero lo más interesante está en la portada: la americana aparece, guitarra en ristre, con una camiseta con bikini estampado como forma de protesta contra la costumbre de esta revista y otras similares de elegir portadas más propias de Playboy con modelos “sujetando la guitarra como si fuera la primera vez que lo hacen”. Ahí queda eso.

Sylvan Esso llevan ‘Radio’ a la tele

Ya hace un par de noches que Sylvan Esso pasaron por el plató de Jimmy Fallon, pero su actuación todavía debe retumbar. El dúo presentó ‘Radio‘, single de un segundo disco que deberá llegar en 2017, y remarcó el caracter más pistero de su regreso. Da gusto ver a Amelia MeathNick Sanborn pasándoselo en grande delante de un luminoso que marca la cuenta atrás del tema. Tres minutos y treinta segundos de hit.

Carly Rae Jepsen (no) baila con Blood Orange

Tarde o temprano, Dev Hynes aka Blood Orange deberá reclamar la patente del concepto “vídeoclip con coreografía”. La lista de los que ha firmado es larga: ‘I Know‘, ‘You’re Not Good Enough‘, ‘Time Will Tell‘… A todos ellos se sumaba hace unos días el que acompaña a ‘Better Than Me‘, dirigido y protagonizado por él mismo y una quincena de bailarines. La que también aparece, como en la propia canción, es Carly Rae Jepsen, aunque ella no se menea.

The Weeknd sí es un cabeza de cartel para 2017

En cierto momento del documental acerca de Iggy Pop & The Stooges que recientemente estrenaba Jim Jarmusch, Gimme Danger, se habla del concierto que ofrecieron en la edición de 2003 de Coachella. Ya ha llovido, aunque no lo parezca. Pop y los suyos actuaron en una jornada encabezada por unos Red Hot Chili Peppers que ya casi andaban de vuelta por aquel entonces. El próximo verano, catorce años después, los autores de Blood Sugar Sex Magik y Californication también encabezarán el FIB 2017. Inexplicable y casi alarmante. Contra ese inmovilismo que no es precisamente cosa exclusiva del FIB, esta semana ha llegado The Weeknd, que ya aparece en la parte más alta del cartel del festival castellonense. Un nombre que, más allá de gustos, tiene mucho más presente y futuro que pasado. Un tanto difícil de apuntarse por la popularidad del canadiense (ya casi en la liga de Drake, Justin Bieber y compañía). Un verdadero headliner para 2017.

El nuevo disco de Run The Jewels no tiene precio

Pese a que el esperado tercer álbum de Run The Jewels, titulado RTJ3 en un derroche de creatividad, no verá la luz hasta el 13 de enero, ya puede encargarse (aquello del pre-order) en la tienda online del dúo en varios formatos. Entre ellos, una sorprendente descarga digital gratuita en perfecta calidad mp3. Cero euros (o dólares) para un disco que, salvo sorpresa final, valdrá su peso en oro: súper adelantos como ‘2100‘ o ‘Legend Has It‘ no mienten.

La canción de la semana

Y, de repente, Grouper. En medio de la locura de tops, listas y ránkings, justo cuando ya no parece haber hueco para nuevos lanzamientos, va Liz Harris y detiene el tiempo con ‘I’m Clean Now‘, una maravillosa miniatura que ocupa la cara B de su nuevo 7″, publicado esta semana. No hay hueco en ella para el piano, protagonista de su reivindicable Ruins, pero lo mismo da: entran ganas de quedarse a vivir en su interior hasta que acabe el invierno.

Publicidad
Publicidad