22/12/2016

Salas como el Heliogàbal, Razzmatazz, Apolo, Sidecar y Jamboree se beneficiarán de ayudas municipales para su rehabilitación y adecuación técnica y de sonido.

Como prometió que haría en marzo, cuando se anunció la nueva normativa que permite ofrecer música en directo en locales con licencia de bar, restaurante y cafetería, el Ayuntamiento de Barcelona ha resuelto que destinará hasta 414.580 euros en subvenciones para rehabilitar y adecuar hasta 18 establecimientos de la ciudad este 2016, según hemos sabido vía Jenesaispop y como recogen medios como La Vanguardia. Así lo ha explicado el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB) en un comunicado en el que se detalla que las subvenciones tienen como objetivo realizar estudios de impacto acústico, instalar limitadores de sonido y llevar a cabo obras de rehabilitación, seguridad, insonorización y accesibilidad en los establecimientos, además de dotarlos del equipamiento técnico necesario para la actividad musical.

Entre los locales que se beneficiarán de las ayudas municipales, que individualmente alcanzarán como máximo los 50.000 euros, hay diez bares y cafeterías que antes del cambio de normativa no tenían permiso para ofrecer música en vivo. Por otro lado, han sido aprobadas 18 de las 19 solicitudes presentadas, correspondientes a las salas Trecalòs, Sidecar, La [2] de Apolo, Nota 79, Jazzsí Club Taller de Músics, Associació Cultural Freedonia, Sala Razzmatazz, Sala Jamboree, Tarantos, 23 Robadors, Invisible Café-Concert, Almodobar, Almo2Bar, Sinestesia, Restaurante Divine, Heliogàbal, Paddock y Laboratorio. Jaume Collboni, actual teniente de alcaldía al frente de Empresa, Cultura e Innovación tras la entrada del PSC al gobierno municipal, ha asegurado que la medida es “un paso más para normalizar la presencia de la música en vivo” en Barcelona. Esperamos que se mantengan las buenas intenciones y cunda el ejemplo en otras ciudades.

Publicidad
Publicidad