20/12/2016

Su larga relación con el líder de Radiohead influenció de forma determinante el maravilloso último disco de la banda británica, 'A Moon Shaped Pool'.

Rachel Owen, quien fuera durante más de dos décadas la pareja sentimental de Thom Yorke y madre de sus dos hijos, falleció el pasado domingo a los 48 años tras una lucha contra el cáncer, según hemos sabido esta mañana a través de Consequence of Sound. Además de artista experta en técnicas de grabado y fotografía, profesora e investigadora de literatura italiana medieval, Owen recibió un doctorado por sus trabajos sobre las ilustraciones de los antiguos manuscritos de la Divina Comedia de Dante. Según puede leerse en un obituario publicado por el Pembroke College de Oxford, donde Owen era profesora, su salud fue empeorando durante el último año, aunque hasta muy recientemente siguió dando clases. Durante su relación con Thom Yorke, a la cual ambos pusieron fin en agosto de 2015, tuvieron un hijo, Noah, y una hija, Agnes, que hoy tienen 15 y 12 años respectivamente. Pese al estatus de Yorke, la pareja mantuvo siempre su vida privada y alejada de los focos mediáticos.

Difícilmente os traeríamos hoy esta noticia si no fuese porque la larga relación entre Rachel y Thom influenció de manera determinante el que ha sido el maravilloso último disco de Radiohead, A Moon Shaped Pool, como explicamos en la reseña que hemos incluido entre las primeras posiciones de la lista de los que para esta redacción han sido los mejores discos de 2016. No es baladí que dicho trabajo centre su atención, más que ningún otro publicado por la banda, en las relaciones humanas y el sentimiento de pérdida, y como recoge el vídeo que hemos incrustado más abajo, la canción ‘Daydreaming’ contenga referencias ocultas a su historia como compañeros de vida. Y es que al escuchar el tema de forma invertida, oímos a Yorke murmurando un mensaje difícil de descifrar, pero que parece decir, según distintas versiones, frases como “Half of my life“, “I’ve found my love” o “Every minute, half of my love“. Aunque ni Thom Yorke ni Radiohead se han manifestado al respecto, parece obvio que el mensaje que lanza la canción guarda relación con la relación de 23 años que manuvieron Thom y Rachel durante la mitad de sus respectivas vidas. El arte y el amor tienen estas cosas.

Publicidad
Publicidad