17/10/2016

Hablamos con el supergrupo formado por miembros de Mogwai, Editors y Slowdive, que esta semana actúa en Madrid y BCN (Primavera Club).

2016 se acerca a su fin, y Minor Victories sin duda quedarán como uno de sus supergrupos más destacados que nos deja la temporada. La sorprendente unión de Stuart Braithwaite (Mogwai), Rachel Goswell (Slowdive), Justin Lockey (Editors) y su hermano James (cineasta de Hand Held Cine Club) fue desvelada cuando su disco ya casi estaba terminado, por lo que Minor Victories, debut homónimo, vio la luz el pasado mes de junio con 10 canciones que responden de forma bastante fiel e incluso matemática a la suma de sus partes: desarrollos largos, guitarras poderosas, la dulce voz de Rachel sobrevolando y la épica desatada. Fue, y con motivo, uno de nuestros discos favoritos del segundo trimestre del año, y esta semana tendremos la oportunidad de vivirlo en directo, puesto que Minor Victories actuarán en Madrid este viernes 21 de octubre (Teatro Barceló), y al día siguiente harán lo propio en Barcelona, con motivo del Primavera Club 2016 (sábado 22 de octubre a las 00:00h en la sala Apolo). Aprovechando la oportunidad hemos podido entrevistar brevemente a James Lockey, que nos ha contado interesantes detalles acerca del atípico funcionamiento de la banda (completamente a distancia), y que sirve de contrapunto a los tres miembros más conocidos de la banda.

Han pasado ya algunos meses desde que publicasteis el disco. ¿Se han cumplido vuestras expectativas?
JAMES LOCKEY: Sí, de hecho creo que incluso ha ido mucho mejor de lo que esperábamos. Aunque la mayoría de miembros sean de otras formaciones, en realidad somos un grupo nuevo, y ya este verano hemos podido dar muchos conciertos y tocar en grandes festivales. Ahora tenemos muchísimas ganas de empezar la gira europea (que arrancará en Madrid y después en Barcelona con el Primavera Club -ndr).

¿Por qué existe Minor Victories?
Es una buena pregunta. La idea original fue de Justin (Lockey, de Editors; su hermano), y creo que quería hacer algo distinto a lo que estaba haciendo en Editors. Estaban a punto de grabar su nuevo disco, y le apetecía hacer algo que fuera totalmente en otra dirección: un disco más denso, más rápido, con voz femenina… Ya conocía a Rachel (Goswell, de Slowdive), así que empezaron a trabajar en algunas ideas. Luego le propusieron a Stuart (Braithwaite, de Mogwai) que se uniera, porque también eran amigos. Yo me uní después, y lo cierto es que el proyecto avanzó porque en un principio no había ninguna presión: no teníamos manager ni sello, simplemente queríamos publicar algo de forma modesta. Pero la cosa empezó a crecer a medida que fuimos haciendo canciones, y nos dimos cuenta de que teníamos material para hacer un disco entero. Creo que todos los miembros del grupo queremos hacer algo distinto con este grupo, desde Justin que lleva un poco la batuta hasta Rachel, que en este caso es la cantante, o Stuart que compone de una forma distinta a como lo hace con Mogwai.

Imagino que tú entraste en el grupo por tu hermano, ¿pero cómo fue exactamente? Tú te dedicas más bien al mundo audiovisual (junto con Justin), ¿se trata de tu primer grupo?
No, qué va, llevo años tocando el bajo en grupos, pero empecé más en el mundo del jazz. Aunque es cierto que me dedico esencialmente al lado audiovisual, con Justin por ejemplo tenemos otro grupo, The British Expeditionary Force (militan en el reputado sello Erased Tapes –ndr.), y con él nos estamos mandando música continuamente. Lo propuso él a Rachel y Stuart y estuvieron de acuerdo. Para mí también es una oportunidad de crear algo distinto, desde un punto de vista musical.

¿Cuál fue tu papel en el proceso de composición y grabación del disco?
A nivel de composición lo cierto es que todos escribimos partes y contribuimos al disco en lo que se refiere a instrumentación. Y a nivel de grabación sí que tuve un papel más constante, ya que además del bajo grabé muchas baterías, algunas guitarras y teclados… Como grabamos todo el disco a través de internet y via e-mail, y después era Justin quien se encargaba de unir las piezas y hacer los arreglos, tuve la posibilidad de ayudarle de forma más directa.

¿Ha sido un disco fácil de hacer? ¿Cómo ha sido el proceso de composición y grabación?
Básicamente han habido toneladas de e-mail (risas). Es la única manera en la que este disco podría haberse hecho. Si hubiéramos tenido que hacerlo de forma tradicional, componiendo juntos y grabando en un estudio, no hubiera funcionado. Esta manera de trabajar permitía compaginar el proyecto con otros grupos, con la familia, con trabajo… Diría que nos pasamos de enero a julio del año pasado cruzando emails. Justin luego se encargó de ponerlo todo en común, hacer los arreglos y darle forma, y hacia el final del proceso nos unimos todos y allí conocí a Stuart y Rachel.

¿Te supuso una presión añadida el hecho de compartir grupo con tres miembros de grupos tan importantes?
Al principio sí. Mogwai, Slowdive… son de mis grupos favoritos, ¡y estaba haciendo un disco con ellos! (Risas) Al principio del proceso estuve bastante callado, y muchas cosas se las decía solo a Justin, pero poco a poco les fui conociendo y realmente tanto Stuart como Rachel son personas fantásticas. Me terminé olvidando de ello y empecé a trabajar como haría con cualquier otra persona. Creo que la clave de este grupo es que todos somos personas normales. No hay lucha de egos, si la hubiera no funcionar. Los cuatro estamos en este proyecto por la música.

El disco tiene un notable componente cinematográfico a nivel musical. ¿Era algo importante para ti?
En realidad no hablamos en ningún momento sobre estilos musicales ni nada parecido. Fue algo que surgió de forma natural, supongo que como consecuencia de los bagajes musicales de cada miembro. En Mogwai ese componente está muy marcado, y por ejemplo en The British Expeditionary Force también jugábamos mucho con la electrónica y las bandas sonoras. Aunque haya diferencias, puedes hacerte a la idea del estilo de Minor Victories conociendo un poco los grupos de los miembros.

Obviamente te has encargado de dirigir los cuatro videoclips del grupo juntamente con tu hermano. Son todos bastante llamativos, en blanco y negro pero bastante distintos entre ellos. ¿Cuál era el enfoque en este caso?
En cada vídeo intentamos hacer algo distinto. Por ejemplo, para el primero, ‘A Hundred Ropes‘, buscamos la espectacularidad de un plano secuencia y una cámara muy lenta, para añadirle una nueva dimensión a la canción pero sin restarle el rol principal a la música. ‘Scattered Ashes (Song For Richard)‘ fue lo contrario, queríamos hacer algo divertido que contrastara con la letra tan emocional y delicada, así que optamos por gatos y rayos laser. ‘Breaking My Light‘ es un homenaje a nuestra infancia, por ejemplo. En todos, sea como sea, queríamos mostrar quién somos cómo grupo sin que nadie nos influyera. Ha sido una oportunidad de hacer justamente lo que queríamos, porque creo que si hubiéramos tenido que presentar estas propuestas a un sello discográfico no nos las hubieran aceptado. Pero es lo bueno de estar en un grupo así.

Además de la gira europea que arrancáis esta semana, vais a telonear a Placebo en su próxima gira británica. ¿Crees que aún con este método a distancia, Minor Victories es un grupo que durará muchos años?
Sí, esa es la intención. Ya estamos pensando en el próximo disco, de hecho. Ahora algunos miembros estarán más ocupados, pero como te decía lo bueno de este proyecto es que puede ir avanzando en paralelo al resto, así que la intención es continuar con él mientras nos apetezca.

 

 

Publicidad
Publicidad