15/10/2016

Tercer adelanto a una semana de que su nuevo disco vea la luz.

A menos de una semana para que vea la luz Everything Is My Family, el tercer disco de Crystal Fighters, llega precisamente el tercer (y probablemente último) adelanto del mismo, después de ‘All Night‘ y ‘Ways I Can’t Tell‘. De nuevo rozando el auto-plagio, es la canción más luminosa y optimista de las que han adelantado hasta el momento, con silbidos y ukelele, lista para ser cantada y coreada en festivales de verano.

El grupo ha explicado que fue escrita un día de invierno mientras estaban de gira, con una historia que le sucedió a uno de ellos en algún país de Centroamérica en mente: “Conocimos a mucha gente, y una de ellas era una chica joven que me robó el corazón con sus habilidades de hula hoop. Después tuvimos una conversación muy espiritual en castellano sobre la vida y nuestro lugar en el universo. Pensé que había algo emocionante entre nosotros, y ella parecía tener ojos para mí también. (…) Bailamos algunos de los bailes (sic) más dulces que jamás he conocido. Antes de que me diera cuenta, sin embargo, la chica se fue y nunca la volví a ver. Pregunté si realmente se había ido, pero nadie parecía saberlo“.

Vaya, que le dieron calabazas, y por eso preguntan en la canción “Where have all the good girl gone?“. En fin.

Publicidad
Publicidad