28/08/2016

El secreto británico que enamorará a los fans de The National, The Antlers y Bill Callahan.

Hay grupos que desde una primera escucha suenan especiales. Porque aunque recuerden a otras bandas o artistas, aunque puedan establecerse referencias sonoras claras, logran construir su propia propuesta con una personalidad única. Y es justamente el caso de The Slow Show, un quinteto de Manchester que, inexplicablemente, aún son un secreto por descubrir. Y eso que se formaron en 2010, y que en 2012 publicaron un EP, Brother, que ya dejaba claras sus coordenadas sonoras, con un pie en el folk de raíz americana de toda la vida, voz grave y penetrante de Rob Goodwin mediante, y al mismo tiempo un detallismo instrumental capaz de llevar sus canciones a niveles de emoción y, también, épica de los que ponen la piel de gallina.

La progresión habitual de una banda de estas características cristalizó en marzo del año pasado con la publicación de White Water, primer disco de The Slow Show, un delicioso relato que mantenía la esencia del EP y enfatizaba su poder instrumental, con secciones de viento, coros embriagadores y finales de canción absolutamente descomunales. Para muestra, nada mejor que ‘Bloodline‘, la pieza central del disco, una mezcla perfecta entre la honestidad de Bill Callahan y los The National más emocionantes.

Pero el avance de The Slow Show, al menos en cuanto a popularidad, de momento parece ser igual de sosegado que el de sus canciones. Ellos, sin embargo, no parecen dispuestos a perder el tiempo: ya tienen lista la continuación de su debut, un álbum llamado Dream Darling, que verá la luz el próximo 30 de septiembre, apenas un año y medio después del primero. Una prisa que entendemos escuchando la majestuosa ‘Ordinary Lives‘, más impetuosa y expansiva que sus predecesoras, una auténtica delicia que les debería valer para que su propuesta encandile desde ya a todos los fans de The National, The Antlers, Elbow, Bill Callahan o Timber Timbre. Nosotros, de momento, ya esperamos con ansias la salida de Dream Darling, y la extensa gira europea que le seguirá y, obviamente, no pasará por estos lares… aunque de momento con dar a conocer el nombre de The Slow Show será suficiente.

Publicidad
Publicidad