22/07/2016

Entrevistamos al productor electrónico a las puertas de su exclusivo concierto en el Festival'Era 2016, este mismo sábado en Llagostera (Girona).

La irrupción de SOHN, allá por 2013, llegó rodeada de misterio y de canciones de electrónica emocional como ‘Bloodflows‘ y ‘The Wheel‘ que le situaban en la estela de grandes del género como James Blake. El fichaje por 4AD para publicar su debut confirmó que podíamos estar ante un nuevo artista de futuro, y la llegada de su debut largo Tremors, en 2014, si bien no logró aguantar la consistencia de sus grandes singles sí nos dejó otras maravillas como ‘Lessons‘, ‘Tempest‘, ‘Artifice‘ y ‘Tremors‘, dando como resultado un notable primer asalto. Ahora, dos años después, ya sabemos que detrás de SOHN se esconde únicamente Christopher Taylor, un productor inglés que se trasladó a Viena después de haber probado suerte en su país natal con un primer proyecto llamado Trouble in Tokyo (de ahí, seguramente, el acierto instantáneo de sus primeras composiciones).

Y ahora, dos años después, estamos a las puertas de ese esperado segundo álbum, que por el momento no tiene fecha pero que el propio Taylor nos detalla un poco más en esta entrevista que nos ha concedido aprovechando su exclusivo concierto en el Festival’Era 2016 (uno de nuestros eventos favoritos del verano) este mismo sábado 23 de julio. Será el plato estrella de un menú que cuenta con la ubicación como principal aliciente (una casa rural en pleno campo en Llagostera, cerca de Girona) y que también contará con la electrónica de Julio Bashmore, Marc Piñol y The Suicide of Western Culture, y el pop de Hola a Todo el Mundo, Maïa Vidal, Joan Colomo, e Inspira, entre otros. Aquí pueden escuchar la playlist que hemos confeccionado para el festival, y aquí comprar una de las últimas entradas a la venta.

Antes que nada, la primera pregunta es obligada: ¿cuándo saldrá el segundo disco de SOHN?
SOHN: No sé exactamente cuándo saldrá, ¡pero estoy trabajando en ello! Espero que haya novedades emocionantes muy pronto…

Recientemente has posteado en tus redes que te “acercabas al final de un camino muy largo”, por lo que deducimos que estás acabando tu nuevo disco. ¿Ha sido más difícil de lo que esperabas? ¿Qué puedes contarnos de él?
Hacer este disco ha sido un proceso largo, pero especialmente porque estuve de gira durante un año y medio después de que saliera el primero. No soy de esos artistas que escriben toneladas de canciones y después escogen las mejores, yo solo escribo y trabajo en canciones hasta que son suficientes para un disco entero… Y ya he llegado a ese punto…

Tocas en el Festival’Era esta misma semana. ¿Podemos esperar alguna sorpresa o canciones nuevas en tu concierto?
No creo que toquemos canciones nuevas, porque todavía no he definido cómo van a ser en directo. Pero este será uno de mis últimos conciertos con la banda que me acompaña en directo, y será la primera vez en 7 meses que compartimos un escenario, así que será bastante emocional y tenemos todos muchas ganas.

El festival es un evento pequeño en un lugar muy bonito en pleno campo. ¿Cómo de importante es el entorno para experimentar tu música y tus conciertos?
Es MUY importante. El paisaje es una parte fundamental de mis canciones, así que tocar los temas en directo en un lugar bonito le añade todavía más profundidad a la experiencia.

Han pasado dos años desde que publicaste Tremors, tu primer disco (un muy buen disco, en mi opinión). ¿Cómo lo ves ahora, ha cumplido con tus expectativas?
¡Gracias! Ahora que tengo un poco de perspectiva estoy orgulloso de él… Estoy intentando dejar libre mi trabajo una vez lo publico, e intentar no darle demasiadas vueltas. El instinto del artista es criticar su propio trabajo, y es lo que estoy intentando evitar.

Tus canciones parecen el resultado de horas y horas de trabajo solitario encerrado en una habitación. ¿Hasta qué punto es así?
Es exactamente así (risas). Solo soy yo en una habitación oscura jugando con sintetizadores.

¿Dónde te sientes más cómodos: produciendo tus propias canciones o produciendo para otros?
Me encantan ambas cosas, y son totalmente diferentes. Producir para otros es una actividad muy social, se trata de interactuar y socializar con el artista, de diálogo y colaboración… Y cuando trabajo solo básicamente se trata de ir indagando poco a poco en mi propia introspección, y descubrir de lo que estoy hecho.

Las letras del primer disco son bastante oscuras y desprenden soledad y miedo. ¿Estás en un lugar mejor ahora después de las cosas buenas que te han pasado en los últimos dos años?
Ya lo verás… Cuando escribo música siempre tengo la tendencia de ver el lado oscuro de las cosas, aunque encuentro mucha belleza en el lado oscuro de la vida. Dicho esto, el próximo disco es mucho más valiente.

Si no me equivoco, naciste en Inglaterra pero vives en Viena. Eso es lo contrario de lo que sucede normalmente. ¿Qué te hizo trasladarte a Viena? ¿Crees que te facilitó el destacar como músico?
Sí, viví en Viena durante unos cuantos años, aunque ahora vivo en Los Ángeles. No creo que me pusiera las cosas fáciles para destacar, porque estando en Viena significaba que estaba muy alejado de la industria musical. Pero del mismo modo creo que me hizo más “interesante” o “fascinante” para los blogs y la propia industria musical. Algunos me veían como un inglés que se fue a vivir a una tierra lejana y estaba haciendo música en una cabaña en las montañas. Por supuesto, no hay montañas en Viena, pero creo que en la industria musical americana e inglesa no están al corriente de ello (risas).

En este sentido, ¿temes que el Brexit pueda complicar las cosas para ti en Europa como artista británico?
Podría, ciertamente. Especialmente en lo que respecta a las giras, los visados necesarios, etc. Tendremos que esperar a ver qué pasa.

Publicidad
Publicidad