16/03/2016

El bar musical celebra la decisión del Ayuntamiento de Barcelona y podría volver a programar conciertos en abril. Mishima, Za! y Pony Bravo actuarán en Razzmatazz para sufragar sus cuatro sanciones.

El bar musical y asociación cultural Heliogàbal, que desde finales de 2015 enfrenta una delicada situación que le ha comportado un total de cuatro multas que ascienden a los 17.600€, además de obligarle a cancelar toda su programación de actuaciones en directo, anunció ayer en rueda de prensa –convocada sin saber que justo el día anterior el ayuntamiento anunciaría la modificación de la normativa sobre música en vivo en Barcelona– la realización de un concierto para sufragar el importe de las sanciones, bajo el nombre Pagar la multa. La ingeniosa iniciativa tendrá lugar en la sala Razzmatazz y reunirá a MishimaZa! Pony Bravo en el mismo escenario el próximo 15 de mayo. Los responsables del local también han celebrado la decisión del Ayuntamiento de Barcelona, agradeciendo la labor de la Asociación de Salas de Conciertos de Catalunya (ASACC) y del nuevo equipo del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB), así como a todos los profesionales y bandas que les han brinado su solidaridad en el proceso.

Y lo que más felices nos hace: el Heliogàbal también comunició ayer que, tras un par de intervenciones de seguridad y una evaluación de su impacto acústico, retomará su actividad musical tan pronto como sea posible, con conciertos a mediados de abril como horizonte más próximo. Entre sus planes está realizar el 18º Trimestre de Poesía en otoño, participar en el proyecto EnResidència en mayo –con la realización de un trabajo conjunto entre Za! y los alumnos de cuarto de ESO del Instituto Menéndez Pelayo el 12 de mayo en el Espai Jove la Fontana– y dar continuidad a sus dos grandes citas: la undécima edición de su Festigàbal en los jardines de la Sedeta y su séptimo Ronda en los espacios del barrio, para seguir contribuyendo así a la cultura accesible, de proximidad y de base. Les deseamos un final feliz. O mejor dicho, no les deseamos final alguno.

Las entradas de su superconcierto en Razzmatazz tendrán un precio de salida de 15€ –con un nuevo sistema que les permitirá gestionar directamente la venta de entradas, sin sobrecargos–, a partir del cual cada persona podrá pagar la cifra que considere oportunda. Además, se abrirá una fila zero que permitirá contribuir a la causa a quienes no puedan asistir.

unnamed

Publicidad
Publicidad