01/03/2016

Entrevistamos al líder de Imarhan, formación heredera y descendiente de Tinariwen, cantera de la música tuareg, y reciente último fichaje del sello alemán City Slang. Este sábado debutan en directo en Barcelona.

Si en un país occidental y con supuesta tradición democrática como el nuestro es casi imposible abordar un proceso de secesión política de manera pacífica, imagínense en lugares donde el principio de autodeterminación no es ni siquiera un concepto que conste en los libros oficiales de texto. En Mali, por ejemplo, donde existe un conflicto –con periódicas rebeliones– protagonizado por tribus tuaregs, nómadas bereberes del desierto del Sahara, que demandan la creación de un estado propio desde hace justo un siglo. Durante uno de sus brotes bélicos más recientes, entre 1990 y 1996, la banda Tinariwen se erigió como una poderosa arma vehicular de la protesta social, aunque en la práctica ya existían como formación musical desde finales de la década de los ’70. Se dice, de hecho, que en sus inicios cambiaron los kalashnikovs por las guitarras, y desde entonces se han convertido en los indiscutibles embajadores de la cultura tuareg en todo el mundo.

Imarhan es el primer hijo declarado, musicalmente hablando, de Tinariwen. Es el proyecto de Iyad Moussa Ben Abderahmane (A.K.A. Sadam), primo de Eyadou Ag Leche –bajista y miembro fundamental de Tinariwen–, y también miembro de la formación en sus últimas giras y grabaciones. Desde el exilio en la sureña ciudad argelina de Tamanrasset, donde está afincada gran parte de la comunidad tuareg desplazada, encabeza un quinteto de músicos que recoge toda esa tradición cultural propia, ese blues del desierto, para ampliarle sensiblemente los horizontes. El discurso sigue siendo más o menos el mismo: un alegato por la libertad y por el particular modo de vida de los nómadas del Sahara, pero en el lenguaje hay variaciones que son fruto de su forzada inserción en la realidad urbana. Una riqueza de influencias que van más allá de su universo cultural, y que le otorgan al proyecto una gran capacidad de expansión y proyección internacional.

El primer paso ya lo han dado al firmar con City Slang, un sello discográfico alemán donde han publicado bandas como Tindersticks, Arcade Fire, Calexico, Caribou, Flaming Lips, Sebadoh o Lambchop. Y el segundo lo darán el próximo 29 de abril, día en el que saldrá al mercado su primer álbum, grabado el año pasado en París con la participación y ayuda de Eyadou Ag Leche. Pero antes, con tan solo un par de canciones en la red, Imarhan se han embarcado en una gira de presentación por Europa y Estados Unidos en la que tendrán la oportunidad de telonear al mismísimo Kurt Vile. Será en seis fechas en Francia, Bélgica, Inglaterra y Holanda, justo después de su debut en directo en Barcelona, que se producirá este mismo sábado día 5 de marzo en La [2] de Apolo. Y con motivo de su primera visita a nuestro país, hemos aprovechado para entrevistar a Sadam, la cabeza visible de Imarhan.

¿Cómo y cuándo nace la banda?
SADAM: La banda se creó hace ya 10 años. Es, en primer lugar, la historia de una larga amistad: somos del mismo barrio de Tamanrasset. Así es cómo nos conocimos, y desde el principio de nuestra amistad siempre hemos improvisado y tocado mucho juntos.

¿Cuál es exactamente vuestra relación con Tinariwen?
Yo (Sadam) soy primo de Eyadou, el bajista de Tinariwen. Él me vio crecer. Nos vio crecer a todos; y también estuvo cuando montamos la banda, ayudándonos, dándonos consejos y regalándome mi primera guitarra. Luego también nos ha ayudado a producir nuestro primer álbum. Y yo, además, he estado de gira con Tinariwen unos dos años, y he aprendido mucho de ellos.

Para quien no conozca la música tuareg, ¿cómo definiríais vuestro sonido?
Es lo que nosotros llamamos assouf: la nostalgia del desierto; es nuestro blues. Guitarras eléctricas, percusiones de tinde (un instrumento) y también imzad (un violín). Así es el sonido tradicional tuareg. Pero Imarhan mezcla esas raíces con otras influencias, porque escuchamos muchos tipos diferentes de música y supongo que nos inspiramos también en ellos de forma natural.

En occidente conocimos a Tinariwen en los ’90, en el contexto del conflicto entre las tribus tuaregs y el gobierno de Mali, donde la banda tuvo un importante papel; así como a partir de los ’00, una vez alcanzada la paz. ¿Qué hay de ese espíritu reivindicativo en Imarhan?
Todavía sigue ahí, pero yo creo que antes de nada necesitamos que haya educación para todo el mundo; que todos los jóvenes puedan ir a la escuela y que estudien, antes de reclamar la independencia. Es posible que un día la comunidad tuareg consiga su país independiente, pero antes de eso hay que lograr la paz y que todos los jóvenes vayan a la escuela para que el día de mañana tengamos buenos líderes.

¿Cómo una banda con sede en Argelia, con apenas un par de singles publicados, ha llamado la atención de City Slang, un sello alemán centrado en el rock independiente?
El año pasado tocamos en París, nos vieron, ¡y se ve que disfrutaron! No les conocíamos, la verdad es que no conocemos muchos nombres de la industria musical en general. Pero comprendimos que se trataba de un sello de artistas de buena calidad y estamos muy orgullosos de formar parte de él. Además, creo que el hecho de ser la primera banda de un contexto cultural tan distinto que fichan es algo importante para nosotros, como un reconocimiento de calidad.

¿Qué podéis contarnos del disco que estáis a punto de estrenar? ¿Cómo se gestó? ¿Dónde se ha grabado? ¿Qué tipo de distribución tendrá?
El disco tiene canciones nuestras y de Eyadou. Todas compuestas en nuestro desierto en Tamanrasset, pero grabadas en París en mejores condiciones. Lo grabamos el año pasado, y estamos impacientes porque llegue el 29 de abril, que es cuando sale. Y sí, tendrá distribución a escala mundial.

Aquí desconocemos cómo funcionan las ventas de discos, descargas online y demás métodos de acceso a la música en vuestro país de origen, en África, y en el mundo musulmán en general. ¿Podéis hacernos una breve radiografía al respecto?
En África escuchamos música fundamentalmente a través de internet, gracias a páginas web como YouTube. Nuestra música vive en nuestros smartphones o en un USB. No hay muchos CD que digamos, y vinilos tampoco.

¿Qué proyección internacional esperáis que tenga el disco?
¡Esperamos que mucha! En Reino Unido parece que están muy receptivos con nuestra música, y esperamos que pase lo mismo en Estados Unidos y con todo nuestro público… ¡también con el español!

Las guitarras parecen ser el elemento central de vuestro lenguaje musical. Pero, ¿en qué medida creéis que transcribe, describe o representa vuestro universo cultural?
Las guitarras forman parte de la cultura tuareg, y gracias a personalidades como Tinariwen, en particular, lo es aún más. Forma parte de nuestra vida cotidiana, de nuestro tamashek (un idioma de la familia bereber, la principal de las lenguas tuareg) y de nuestra vida ishumar (un término que se utiliza en el África occidental para describir a los jóvenes sin empleo). No podríamos imaginar nuestra vida y nuestro desierto sin las guitarras: siempre han formado parte de nosotros.

A diferencia de otras fórmulas menos exportables de la música africana y oriental, la vuestra parece tener mucho calado fuera de vuestras fronteras culturales. ¿A qué creéis que se debe?
Puede que sea porque la música tuareg es como una especie de blues. Nosotros lo llamamos assouf. Tal vez por eso a los norteamericanos les suena familiar. No sé, es una idea…

¿Cómo creéis que os acogerá el público de Barcelona el próximo día 5 de marzo?
Como solo hemos publicado un par de canciones, no creo que nos conozcan mucho. Sin embargo, esperamos que sientan nuestras canciones naturales, que las disfruten, ¡y que bailen con ellas! Esperamos que el público español sea así.

Tenemos entendido que os vais de gira europea con Kurt Vile justo después de tocar en Barcelona. ¿Cómo ha surgido esa oportunidad?
Conocí a Kurt Vile el año pasado en Joshua Tree cuando estaba de gira y grabando con Tinariwen. Grabamos juntos algunas guitarras y la verdad es que nos entendimos muy bien. Luego cuando acabamos el álbum de Imarhan se lo mandé y me dijo que le encantó; y entonces nos invitó a tocan con él en su próxima gira. Le estamos muy agradecidos y estamos ansiosos porque lleguen esas fechas.

Luego tenéis dos fechas en Estados Unidos en mayo. ¿Os podremos ver este verano en algún festival en España?
¡Esperemos que sí! Vamos a ver cómo responde el público en nuestro concierto en Barcelona. ¡Hasta la vista!

Publicidad
Publicidad