05/01/2016

El retorno del grupo de James Murphy es absoluto, como él mismo ha explicado.

No han sido pocas las voces críticas que se han alzado contra LCD Soundsystem por “reunirsecomo cabezas de cartel de Coachella apenas cinco años después de su último concierto. Parte de las críticas surgen de la mística que rodeó esa noche, la del 2 de abril de 2011 en el Madison Square Garden, que quedó inmortalizada en el imprescindible documental Shut Up And Play The Hits y que fue el mejor funeral de grupo que recordamos; y la otra probablemente vaya dedicada a una industria musical que avanza tan rápido que en cinco años convierte en leyendas a un grupo que, sí, marcó una época, pero que en circunstancias habría tardado bastante más en alcanzar el estatus de cabeza de cartel.

El caso es que, consciente o no de las críticas, James Murphy –alma mater de LCD Soundsystem– ha decidido explicarse largo y tendido, en un post en la web del grupo. El resumen corto: habrá nuevo disco de LCD Soundsystem este año, y van a salir de gira por todo el mundo para presentarlo. No es un retorno por dinero ni para hacer cuatro grandes festivales; es un retorno total. Hasta han vuelto a comprar todo el equipo que vendieron (en el documental se veía), en ocasiones hasta a aquellos a los que se lo vendieron.

El resumen largo es más extenso pero muy interesante y honesto: en él, Murphy explica que él escribe canciones siempre, y que a principios de 2015 se dio cuenta de que tenía más canciones terminadas en su cabeza y en su móvil de las que había tenido jamás, incluso cuando estaba haciendo un disco de LCD Soundsystem. Empezó a darle vueltas a si tenía que grabarlas y publicarlas, si debía hacerlo bajo su nombre, o directamente olvidarse del asunto. Llamó a Nancy Whang y Pat Mahoney, sus dos compañeros de banda más cercanos, y se lo explicó. ¿Un disco de James Murphy, o uno de LCD? ¿Querían ellos volver a grabar? Ni lo dudaron: “Hagamos un disco de LCD“, fue su respuesta.

Una vez decidido, llega lo interesante. Porque los rumores empezaron a circular con insistencia sobre su regreso, y entonces Murphy empezó a darse cuenta de las opiniones del público. Había los habituales “¿otra vez este tío?“, y las críticas de los haters de turno, pero vio que no era solo eso. Traducimos el fragmento íntegro de esta parte ya que es de especial importancia:

En mi ingenuidad no me di cuenta de algo: hay gente que no nos odia en absoluto, de hecho está muy vinculada al grupo, que se siente traicionada por el hecho de que volvamos a tocar y a grabar. Gente que viajó (o lo intentó) para ir al concierto del Madison Square Garden, para quienes fue un momento importante, que creen que ahora se ha desvirtuado. No me lo había planteado. Lo sé, es ridículo por mi parte. Vi algunos comentarios online hace algunos días de gente que se sentía así, y me pilló por sorpresa. Me entristeció muchísimo. (…) Si te importaba mucho nuestro grupo, y te volcaste en ese momento (o en cualquier cosa de nosotros), y ahora te sientes traicionado, lo entiendo perfectamente. Es tu derecho definir qué amas de un grupo, y es tu derecho también condenar sus acciones y palabras como creas, porque eres tú, francamente, quien ha hecho la mayor parte del trabajo para mantener esa relación, y no el grupo. Estaba tan preparado para las protestas cínicas de turno, que no supe ver las quejas sentidas. Siempre hemos hablado de cómo no traicionaríamos nunca a la gente que se preocupa por nosotros, pero aquí estamos ahora en esa circunstancia. Tengo la oportunidad de hacer nueva música con la gente que me importa, y que ha entregado una gran parte de su vida a hacer esta cosa juntos, y que quiere volver a hacerlo, así que lo he cogido. Y al hacerlo, he traicionado a todos los que se sienten traicionados por esta acción. No estoy diciendo que todos los fans del grupo tengan que sentirse mal ahora. Mucha gente a la que le ha gustado el grupo está muy feliz, y estamos bastante alucinados por la respuesta, positiva prácticamente en su totalidad. Ayer hablamos con Al y Nancy sobre cómo de jodidamente increíble es haber hecho feliz a tanta gente con nuestro retorno. Pero eso no les sirve a los que se sienten dolidos. A los que se sientan así, les tengo que decir que lo siento de verdad. Lo único que podemos hacer ahora es volver al estudio y terminar este disco, y hacerlo tan jodidamente bueno como podamos. Tiene que ser mejor que cualquier cosa que hayamos hecho mejor, en mi cabeza, porque no tendrá la ayuda de ser la primera vez. Y tenemos que tocar mejor de lo que jamás hemos tocado, francamente. Cada concierto tiene que ser mejor que el mejor concierto que hayamos hecho hasta el momento, para que nadie pueda decir: “bueno, ha estado bien. No tanto como antes pero, ya sabes, ha estado bien”. Todos lo sabemos. Y es sano, porque significa que volvemos a la guerra, como en el principio. Para nosotros siempre fue una guerra, pero ahora es realmente con nosotros mismos. Quizá tenemos la oportunidad de hacer lo correcto“.

Publicidad
Publicidad