15/06/2015

Repasados los viejos conocidos del cartel, vamos con los nombres que más nos harán bailar.

Lee la primera parte de nuestro especial, “Los viejos conocidos”, aquí.

Continuamos con nuestro repaso a lo más granado de un Sónar 2015 que, como cada año, causa tanta euforia como desazón: demasiadas buenas propuestas, demasiado poco tiempo para abarcarlo todo. Hoy nos centramos en las propuestas más bailables.

HOT CHIP, Y CON ELLOS LLEGÓ LA ALEGRÍA

Si hay un grupo que puede ejercer perfectamente de bisagra de lo que representa el ambiente festivo en los últimos estertores del Sónar de día con el de las primeras horas de la versión nocturna, no cabe duda de se trata de Hot Chip. El quinteto londinense ya va por su sexto disco, el continuista pero enormemente efectivo Why Make Sense?, y gracias a temas como ‘Cry For You‘, ‘Easy to Get y la maravillosamente rítmica ‘Huarache Lights‘, ayudarán a engrosar y mantener el lustre de un directo que se sostiene perfectamente con los clásicos de siempre pero al que nunca le viene mal algo de aire fresco.

Pop electrónico de muchos kilates, nocturno y hedonista que hace siempre de palanca de lo que estará por venir después, el paso que hay de aflojarse la corbata a ponérsela de bandana. El jueves estarán cerrando el SónarVillage (es decir, en el Sónar de Día) y el viernes en un SónarPub (Sónar de Noche) que siempre les ha quedado como un guante. La guinda del pastel la tendremos en la vuelta al festival con The 2 Bears, el proyecto paralelo de house pop de Joe Goddard junto a Ralf Rundell que también traen nuevas composiciones que mostrar al público, las que conforman su segundo disco The Night is Young; será el mismo viernes en el SónarLab, antes de ceder el testigo al house orgánico y académico de un Ralph Lawson que viene a finiquitar la faena que, a causa de una tormenta, tuvo que dejar a medias el año pasado. Hot Chip y sus alegremente tristes canciones están de vuelta y nosotros nos felicitamos por ello.

LAURENT GARNIER, TIGA, EROL ALKAN… BAILE PARA UN ROTO Y UN DESCOSIDO

Hay un momento de la noche en el que, por norma, la gente pierde el respeto a las formas y si se hiciera un referéndum habría una aplastante mayoría absoluta a favor de la zapatilla. Luego, si eso, ya discutiremos los pactos, si queremos que tenga un envoltorio más sedoso o radicalizamos la propuesta con algo más a pelo (esos años de hard techno que casi rivalizaban con la extinta rave del AntiSónar). Pero para mantenerse en pie tras una jornada maratoniana de música electrónica de todo pelaje solo queda sucumbir a la pista de baile.

Tiga

Aún mantenemos vivo el recuerdo de la última vez que pasó Tiga por el Sónar, fue de lo más reciente, cerrando la pasada edición del festival en el SónarPub, donde tuvo la muy difícil tarea de tomar el testigo de un Laurent Garnier que justo un año antes llevó al éxtasis colectivo con el cierre del festival en su 20 aniversario. Poco fino, algo descolocado por una tormenta (la misma que aguó el showcase de 2020Vision) que complicó mucho la evolución de una sesión abocada a un público que asomaba y desaparecía en paralelo a la virulencia de la lluvia, su actuación no será de las más recordadas de todas las que ha protagonizado en Barcelona y de todas las que ha liderado en el marco del certamen de música electrónica.

Pero este año puede desquitarse del todo con su esperado tercer álbum (colaboraciones de su colega Matthew Dear/Audion, de Boys Noize y de Hudson Mohawke: pata negra) que desembocará en su debut en formato live el viernes en el SónarLab. El creador de ‘Sunglasses at Night‘ y la reciente ‘Bugatti necesitaba ya un cambio de tercio que truncase esa tendencia algo conformista de ir a lo seguro con el remix de turno y pinchar para cumplir el trámite. Veremos cómo se desenvuelve con el nuevo formato, pero la cosa promete.

Laurent Garnier volverá a cerrar el Sónar. Ya solo con esta frase y quién la protagoniza debería esfumarse cualquier tipo de duda de lo que nos vamos a encontrar antes de que se baje la persiana del festival… pero por si acaso: dos horas de comunión total público/artista a base de hacer un repaso histórico de la música electrónica más abocada a la pista de baile con una de las mejores manos para seleccionar y mezclar que tenemos la suerte de disfrutar habitualmente.

Garnier ama el Sónar y el Sónar adora y respeta al francés, y de esa relación nace una fructífera colaboración que ha hecho crecer a ambos a lo largo de más de dos décadas de ir de la mano. DJ Jamón (benditos días de la Mar Bella) está de vuelta, y como desde Advanced Music son conscientes de que un año de esfuerzos y dedicación para sacar adelante este mastodonte debe cerrarse con el mejor broche posible, los que quedemos vivos de tres días intensísimos de nuevas y viejas propuestas sobre el sempiterno debate de hacia dónde se dirige la música electrónica, estaremos allí celebrándolo.

Ese mismo sábado pero comandando el cierre del SónarClub tendremos a dos pesos pesados del techno mundial. Primero actuará la mitad de los añorados Deep Dish. Ali Shirazinia se presenta en el festival barcelonés con uno de esas actuaciones que solo se pueden ver a cuentagotas en grandes eventos. Dubfire: live Hybrid, aúna todo el bagaje acumulado dentro de la escena de clubs (del deep house al techno envolvente) y lo envuelve en un show visual con pantallas superpuestas y proyecciones que tan de moda se ha puesto estos últimos años. 

Luego será el turno de Adam Beyer, uno de los adalides del techno puro que ha estado un paso por delante de la fórmula, de jugar con el loop a apoyar la melodía y de ahí a abrazar el minimalismo y saltar del barco cuando éste estaba a punto de agotarse. Hace ya 20 años de Drumcode 1, el Ep con el que comenzó a labrarse un prestigio, llamar la atención de público y ser acogido por artistas coetáneos, y sigue manteniéndose como uno de los referentes del género.

Erol Alkan, en cambio, juega en otra liga, representa esa camada de DJ que saben que su objetivo es mantener caldeado el ambiente a altas horas de la noche adaptándose al contexto (esta vez le toca un poco antes: teloneará a los Chemical Brothers el sábado en el SónarClub) pero que desde un inicio buscó diferenciarse aportando un poco de matiz pop que le ha permitido vivir de buenos remixes, de acoger en su sello a nuevos artistas con los que comparte visión global de la música de baile (como con el más expansivo Daniel Avery que estará pinchando en el SónarPub el viernes) y, desde hace poco, de sus propias composiciones. De lo más asiduo en Barcelona (si no te lo encuentras en la Apolo es porque estará merodeando Razz, y si un año no le toca Sónar muy probablemente te lo encuentres pinchando en el Primavera Sound) la mayoría ya sabemos a qué atenernos, tech house, disco y techno afable para todo tipo de oídos.

HUDSON MOHAWKE, ÚLTIMAS HORAS MUY BIENVENIDAS

Llega de rebote, lo que parece una injusticia ya que le avala uno de los discos del año, el recién parido Lantern, donde Ross Birchard vuelve a mostrarnos que lo de las etiquetas estilísticas nunca ha ido con él ya que éstas tienen fecha de caducidad y su música trasciende el tiempo (¿alguien se acuerda de lo de wonky o aquacrunk? Pues eso). Y cuando se ha enfrascado en centrarse en un género le ha dado totalmente la vuelta, tal y como sucedió con su debut trapero con TNGHT.

Tanto es así que, cada vez que ha tenido una novedad editorial de calado, el Sónar le ha hecho un hueco. La última vez data del 2013, justamente con su proyecto a cuatro manos con Lunice para poner patas arribas el SónarDome (lástima de los problemas de sonido). Esta vez ha sido por una carambola (la baja de los interesantes Yung Lean & Sad Boys y la llamada a última hora para suplir su hueco), pero con la irresistible ‘Chimes‘ (sí, la del Mac Book Air) y ‘Very First Breathe‘ como si le toca auditar en la puerta de acceso al backstage. Warp nunca falla. Allí estaremos.

Hudson se subirá al escenario del SónarLab con el refuerzo de Redinho, que horas antes (15:30h, SónarVillage) estará presentando su debut discográfico homónimo, lleno de funk y con un toque retro muy en la onda más nostálgica de Breakbot (‘With or Without You‘) y Daft Punk (‘Sharp Shooter‘).

SIRIUSMODESELEKTOR, LA FUSIÓN QUE NACIÓ EN EL SÓNARVILLAGE

siriusmodeselektor

Una de esas alianzas que empiezan de forma casi espontánea (favores de amiguetes: Gernot Bronsert y Sebastian Szary, aka Modeselektor, invitaron hace un par de años a Moritz Friedrich, aka Siriusmo, a la cabina del Village, y éste acabó pinchando ‘Nights Off‘ y ‘High Together‘, canciones que valen toda una carrera artística) y que pueden acabar por convertirse en uno de los grandes momentos del Sónar 2015 si ahora, mucho más rodados y con el apoyo visual del estudio berlinés Pfarandei, acaba cuajando.

Modeselektor ya son uno de los clásicos del Sónar, ya sea pinchando, con su asociación con Apparat bajo el nombre de Moderat, o presentando su potentísimo live que, creo, es el formato dónde se lucen al máximo: su presentación en todo un SónarClub al son de Kill Bill Vol. 4 me parece uno de los mejores debuts que ha habido en el festival barcelonés. Así que deberíamos ir totalmente confiados de que el broche final que nos tienen preparados en el SónarPub el próximo sábado antes de dejar el testigo a Laurent Garnier será una de las actuaciones más destacadas de este Sónar 2015.

Publicidad
Publicidad