02/06/2015

'I Don’t Want To Let You Down' es una joya de cinco temas que confirma el gran momento artístico de la norteamericana.

Sabemos que en la vida en general un clavo sale con otro clavo; pero en la música nadie tiene sustituto. Cat Power, por ejemplo. No habrá otra igual; aunque ya no esté en su mejor momento, y haya otras artistas similares que nos hayan robado el corazón que antes le pertenecía. No se trata de buscar una nueva Chan, sino de aceptar la sucesión de un trono que tal vez haya perdido por desgaste. Y no hay duda de que ese puesto pertenece hoy en día a Sharon van Etten, digna y legítima heredera de un reino que hemos venido a identificar con el de las voces femeninas de folk urbano. Las credenciales de Van Etten, nacida hace 34 años en un pueblo del interior de Jersey a unas dos horas de Brooklyn, donde ahora reside, aumentan con el pasar de los meses. Hace apenas un año publicó su cuarto álbum, Are We There 4º mejor del año para esta casa-, con el que se consolidó como una de las artistas más valoradas del momento. Con él bajo el brazo se paseó por medio planeta durante el resto de 2014, generando algo más allá de la admiración incontestable; y tras unos meses iniciales de 2015 en los que no hemos dejado de oírla, se ha lanzado a publicar un nuevo material que no va a pasar inadvertido.

Se trata probablemente del mejor Ep del año en curso: un extraordinario ejercicio de estilo propio; una demostración más de que Sharon es ama y señora absoluta de su universo propio, y de que su sensibilidad se manifiesta clara, sin tapujos, trampa ni cartón en cada canción. De los cinco temas que conforman este I Don’t Want To Let You Down ya conocíamos tres: el que le da título, presentado en enero – e interpretado en diciembre en su concierto en Barcelona – en el programa de Ellen DeGeneres, y descarte del Are We There; ‘Just Like Blood’, adelantado hace cosa de un mes; y ‘Tell Me’, una antigua canción de las grabaciones del Tramp, que en el Ep aparece grabada en directo en su actuación en Barcelona. Así está muy bien, Sharon, tocándonos la fibra sensible. Luego si a todo este le añadimos que han colaborado Adam Granduciel y Dave Hartley (de The War on Drugs) en la confección del Ep, tendremos completa la lista de motivos por los que vale la pena escucharlo una y otra vez deleitándonos. Gracias una vez más a NPR, con todos ustedes: el nuevo trabajo –y los comentarios– de Sharon van Etten.

Publicidad
Publicidad