27/10/2014

Y de paso dejan una puyita a Muse.

Suena como Death Cab For Cutie, en el mejor de los sentidos“. Así describe Ben Gibbard el nuevo álbum de Death Cab For Cutie, que saldrá en algún momento de 2015 y que llegará producido por Rich Costey. Será la primera vez que un disco de Death Cab For Cutie no esté producido por Chris Walla, ya que el guitarrista anunció hace unos meses que dejaba el grupo (así fue su última canción en directo con ellos), aunque sí ha participado en la grabación al completo de este octavo álbum de estudio. Siguiendo con el hype, Gibbard comentaba recientemente a Stereogum que confía que el disco “gane de vuelta” los fans perdidos por Codes And Keys, el discreto disco que publicaron en 2011, reconociendo de esta forma el paso en falso que dieron con él: “Realmente creo realmente que del principio al final es un disco mucho mejor que Codes And Keys“.

El nuevo álbum llegará cuatro años después del anterior, y lo hará con Death Cab For Cutie como trío, y por primera vez producidos por alguien externo, en este caso el más que reconocido Rich Costey, que ha trabajado con medio mundo (desde Sigur Rós a Muse, pasando por The Shins, Weezer, Nine Inch Nails o Franz Ferdinand). De él, Ben Gibbard solo tiene buenas palabras, argumentando que no es el típico productor que imagina un sonido enorme a partir de una demo, sino que simplemente quiere ayudarles a que suenen como Death Cab For Cutie. “No ha intentado que sonemos como Muse“, afirma.

Sobre la nueva situación, Gibbard ha sido muy gráfico en otra entrevista con Rolling Stone: “Sin duda marcamos una línea en la arena aquí“, en referencia a que la marcha de Walla y este nuevo disco supondrán una nueva etapa. “Luchamos contra la gente que nos dice ‘¿Por qué no podéis hacer un disco como el que escuché cuando tenía 20 años?’. La respuesta es que no podemos. Solo podemos avanzar, y crear un nuevo periodo“. ¿El inicio de unos nuevos Death Cab For Cutie?

Death Cab For Cutie Studio

Publicidad
Publicidad