18/08/2014

El fascinante dúo formado por Nicolas Jaar y Dave Harrington anuncia su despedida.

Somos Nico y Dave. Darkside llega a su fin, al menos por ahora“. Con este mensaje sintético en sus redes sociales se despide, como poco momentáneamente, uno de los grupos más fascinantes de los últimos años. La unión de Nicolas Jaar y el multi-instrumentista Dave Harrington arrancó en 2011 después de que Harrington se uniera como músico de directo en la gira de Jaar para su álbum Space Is The Only Noise. Ese mismo año editaron un primer EP, Darkside, escrito en habitaciones de hoteles y que puso a todo el mundo en alerta por esa mezcla entre psicodelia y electrónica futurista. Y la conexión fue tal que un par de años después llegaría Pyschic, un álbum de debut profundo, vanguardista, innovador y exquisito que se alzó hasta la tercera posición en nuestra lista de los mejores discos de 2013. Y Darkside se convirtieron en una firme realidad, si bien no dejaban de ser un mundo aparte dentro de la electrónica, una suerte de oasis de pulsiones físicas hechas con sintetizadores y de viajes interminables por el lado oscuro del espacio. Su directo, que pudimos ver en el pasado Primavera Sound 2014, llevaba incluso más allá esa experiencia, trascendiendo el impacto del álbum…

Y es en este contexto, con el viento soplando absolutamente a favor, cuando Nico y Dave han decidido parar. No dicen por qué ni durante cuánto tiempo, pero su juventud y el hecho de que Space Is The Only Noise pida a gritos una continuación probablemente tengan la ‘culpa’. Por no mencionar proyectos paralelos como el que Jaar tiene con la hija de Steven Spielberg. Dejan la puerta abierta (“al menos por ahora“), pero anuncian el que será su último concierto, el próximo 12 de septiembre en Le Poisson Rouge de Brooklyn. Y para que no les quede nada en el tintero, se van con un regalo: dos nuevas canciones, extraídas de las sesiones de grabación de Psychic y que finalmente no encontraron su hueco en el disco. ‘What They Say‘ es poco más que un interludio electrónico ambiental detallista, pero ‘Gone Too Soon‘, con ese bajo palpitante, esas percusiones tribales y ese crescendo constante, podría haber encajado perfectamente entre el resto de mini-viajes de Pyschic. Imposible escoger un título más acertado. Esperemos que solo se vayan por un tiempo.

Publicidad
Publicidad