07/05/2014

Entrevista con el grupo británico, que este viernes empieza una extensa gira española.

Cada uno tendrá su propia versión de los hechos, y habrá algunos que se engancharan a Crystal Fighters gracias a la electrónica tribal de su debut, Star Of Love –y a ese remanso de paz que era ‘Plage‘–, pero resulta innegable que fue con Cave Rave, publicado el año pasado y con un trío de singles absolutamente ganadores –y uniformes, también– como ‘LA Calling‘ ‘You & I‘ y ‘Love Natural‘, con los que el trío de Londres dio el gran salto. Por decirlo de alguna manera, siguieron por la senda que abrieron con ‘Follow‘ y ‘Plage‘ en su debut, y la plasmaron en diez nuevas canciones que cambiaban la electrónica por el pop y aumentaban esa euforia tribal que tanto les define, tanto a nivel sonoro como estético. Así, a base de hits y de conciertos enérgicos con un marcado sentimiento de comunidad y de euforia colectiva, Crystal Fighters –grupo británico que explotó al máximo la ascendencia vasca de una de sus integrantes, Laure Stockley, que ya no forma parte de la banda– se han convertido en una de las formaciones más seguidos de la actualidad por estos lares.

Prueba de ello es la enorme gira española en la que están a punto de embarcarse, acompañados por Is Tropical, que abrirán este viernes en Oviedo, y seguirá por Santander (10 de mayo), por partida doble en Madrid (12 y 13 de mayo), Guadalajara (14 de mayo), Barcelona (15 de mayo, ¡entradas agotadas!), Burjassot (16 de mayo) y Zaragoza (17 de mayo). Los hechos hablan por sí solos, y son pocos los grupos internacionales que se atrevan con una gira tan extensa y en recintos de aforo mediano o incluso grande. No solo eso: todavía volverán en verano para actuar en festivales como el Bilbao BBK Live 2014, el 101 Sun Festival 2014, o el Arenal Sound 2014… pero antes, charlamos un poco con Gilbert Vierich (guitarrista, responsable de las percusiones, las programaciones electrónicas y la txalaparta) sobre el éxito del grupo, su relación con las canciones o un enigmático futuro que podría pasar por repetir su concierto en una cueva de Navarra o colaborar con el mismísimo Fermín Muguruza.

Ahora se cumple un año desde que publicasteis Cave Rave. ¿Cómo ves ahora el disco, con perspectiva?
“Sigo creyendo que es muy distinto a nuestro primer disco, y es algo que la gente también ha notado. Pero estamos muy orgullosos de él, nos encanta, y precisamente queríamos que fuera diferente al primero; nos encanta ir cambiando de sonido. Además es muy divertido de tocar en directo, especialmente cuando lo mezclamos con las canciones del debut”.

Estáis inmersos en una gira muy larga, y todavía os queda bastante. ¿No os cansáis de tocar estas canciones?
“En realidad no. ¿Te cansas tú del alcohol, del sexo, o de estas cosas? Todas estas cosas te aportan algo, te dan placer, y tocar estas canciones no es algo que hagamos para disfrutar a nivel personal, sino que lo importante es compartir la experiencia con el público. Y cada noche es distinto, porque hay gente distinta, así que cada concierto es único. Y la cantidad de gente también crece y crece, por lo que cada vez es más emocionante oírles cantar los temas”.

En Cave Rave, como has dicho, habéis abandonado un poco la electrónica y hay más pop. ¿Es este el sonido que queríais para Crystal Fighters?
“Bueno, el sonido de Crystal Fighters siempre está cambiando. Nos gusta mezclar muchos géneros distintos, especialmente si es música que disfrutamos tocando. Así que no, este no es el sonido de Crystal Fighters porque no existe algo así: nuestro sonido es imposible de definir”.

¿Fue difícil capturar para el disco toda la energía que desprendéis en directo? ¿Era algo que queríais conseguir en Cave Rave?
“Cuando estás grabando, el objetivo es hacer las mejores canciones posibles para escuchar en disco. Y cuando tocas en directo intentas conseguir la máxima energía e intensidad. Creo que son cosas bastante distintas: en el estudio puedes dedicar mucho tiempo a los pequeños detalles sonoros, mientras que en directo la diversión es la protagonista. Nuestro objetivo no es capturar la energía de nuestro directo, sino hacer las mejores grabaciones que podamos, y luego expandir esas canciones todavía más en el escenario”.

Creo que eres el que tocas la txalaparta. ¿Podríamos decir que ese lado exótico de vuestras canciones es cosa tuya?
“Lo bueno de este grupo es que todos estamos constantemente en busca de nuevos sonidos. Todos tenemos intereses diversos, pero es cuando ponemos en común las influencias de los tres cuando realmente conseguimos algo único y especial”.

¿Qué estás escuchando ahora que pueda influirte en futuras canciones?
“Definitivamente estoy escuchando mucha música tribal africana, y también mucha música electrónica underground. Y claro, también escucho música pop de todas las décadas, o artistas españoles y del País Vasco… Cuando estás de gira, escuchas cosas muy distintas, y lo que te rodea siempre tiene mucha influencia en ello. Es una auténtica mezcla”.

¿Estáis contentos con el recibimiento que ha tenido Cave Rave? ¿Cambiaríais algo de cómo lo ha recibido el público?
“Bueno, creo que si la gente lo recibiera con una mente más abierta, todo sería mucho mejor. Hay gente a la que le gustó tanto el primer disco que se ha quedado allí… ¡Siempre podremos tocarlo en directo, siempre podremos escucharlo! Pero es bueno aceptar el cambio, ser abierto de mente con los cambios de los grupos que te gustan”.

¿No os preocupa que con toda la idea de fiesta y baile que desprenden vuestras canciones, el público no se fije en el mensaje que transmitís?
“Creo que la interpretación de la música existe en cada persona que la escucha o la baila. No somos nosotros quienes tenemos que decirle al público cómo interpretar nuestras canciones, o explicar si tenemos un mensaje en las canciones o no. Si la gente quiere disfrutar nuestra música en un nivel más simple, puede hacerlo. Y si hay oyentes que quieren indagar un poco más, también pueden hacerlo. No es algo que podamos controlar nosotros. Y para nosotros es genial que el público pueda utilizar nuestra música en momentos distintos, estén alegres, tristes, quieran bailar, hacer el amor… De eso va la música, de tu experiencia personal con ella”.

No sé cómo será en otros países, pero en España vuestra popularidad ha crecido mucho en los últimos meses. ¿A qué crees que se debe?
“Creo que nuestra música encaja bastante bien con la cultura española. Nuestra conexión con la música y cultura vascas también influye, supongo, y realmente se nota que allí la gente vive intensamente la música”.

¿Podría ser uno de los países donde tenéis más fans?
“¡Puede ser, sí, es muy posible! Es sin duda uno de los países más importantes para nosotros. Nos encanta ir, y a vosotros os encanta que vayamos… Así que genial”.

Ahora empezáis una gira de ocho fechas por siete ciudades, y luego volvéis en verano. Es una de las giras más larga de un grupo internacional que hemos tenido últimamente por aquí. ¿Os ha sorprendido a vosotros también?
“Vaya, ¡gracias! Pero no, no nos ha sorprendido porque es algo en lo que llevamos trabajando mucho tiempo, siempre hemos querido llevar nuestra música a varios puntos de España. Es alucinante, como has dicho, tener el privilegio de ser una de las pocas bandas internacionales que cubra tantas ciudades españoles, nos emociona mucho. Tengo muchas ganas de ir a Oviedo, Santander, Barcelona…”.

Crystal Fighters

¿Por qué habéis escogido a Is Tropical como vuestros teloneros?
“Porque son muy buenos, y somos muy amigos”.

¿Tenéis pensado repetir en algún momento algo como el concierto que hicisteis en las cuevas de Zugarramurdi de Navarra?
“Quizás… No puedo decir nada de ello”.

¿Habéis estado trabajando en nuevas canciones, ahora que ya ha pasado un año desde Cave Rave?
“Sí, claro, siempre estamos pensando en nuevas canciones. Escucharás nuevas canciones de Crystal Fighters, sin duda… ¿Pronto? ¡Quién sabe!”.

He visto en Facebook una foto de Sebastien (Pringle, cantante del grupo) con Fermín Muguruza. ¿Hay alguna colaboración en marcha?
“Puede haberla, potencialmente, en algún momento. Pero esa foto fue solo de una visita que Sebastian hizo al estudio de Muguruza, mientras estaba de vacaciones en el País Vasco. Ya habíamos conocido a Fermín, en el Kafe Antzokia de Bilbao, y es una leyenda, así que quién sabe…”.

Para terminar, hemos escuchado ya un par de vuestras canciones en anuncios de grandes marcas. ¿Os sentís cómodos con ello, no hay algo de contradicción con algunos de los mensajes que transmitís en canciones y entrevistas?
“No lo sé, no creo… Nosotros queremos que nuestra música llegue al máximo de sitios posibles, y en el mundo actual los anuncios son una manera de conseguirlo. Eso es todo”.

Publicidad
Publicidad