03/04/2014

Los de Rivers Cuomo abren las puertas de su estudio y dejan caer que su nuevo disco podría estar cerca.

El archivo no miente: Weezer llevan casi tres años sin aparecer por aquí. La culpa no hay que echársela únicamente a las escasas noticias que han generado durante todo este tiempo, sino también a lo poco atinados que han estado en sus últimos movimientos discográficos. Weezer han ido perdiendo brillo e interés con cada álbum mediocre (Raditude, Hurley), con cada colaboración innecesaria (Steve Aoki, Lil Wayne). Por decirlo de alguna forma, ya no molan como molaban, aunque en disculpa de Rivers Cuomo y compañía hay que puntualizar que, en su caso, las comparaciones son especialmente odiosas. Casi podría decirse que en su día llegaron a molar demasiado. Y precisamente por ese pasado tan brillante como remoto es inevitable alegrarse al recibir señales de vida de los californianos. Llegan desde el estudio en el que están grabando el que será su décimo LP (siempre y cuando aceptemos que Death to False Metal, ese recopilatorio de temas inéditos publicado en 2010, es el noveno) y en forma de dos brevísimos vídeos en los que apenas pueden escucharse algunos guitarrazos sorprendentemente afilados y una frase del bajista del grupo: ”There’s all these vicious, awesome guitars happening”, asegura Scott Shriner. Eso, que viene a ser lo mismo que nada, es todo lo que sabemos acerca de un disco que Weezer están cocinando en compañía de Rick Ocasek, productor de dos de sus tres primeros trabajos. ¿Reencuentro para reverdecer viejos laureles?

Publicidad
Publicidad