20/03/2014

Entrevistamso a Isa Cea (TAB) tras asistir a la grabación del último programa de Un Lugar Llamado Mundo de San Miguel.

En España música y televisión siempre han tenido una relación complicada. No tanto de amor odio como de relaciones esporádicas poco satisfactorias, llenas de reproches mutuos e incomprensiones bidireccionales. Uno de los programas que más está haciendo últimamente por limar asperezas, aparte del excelso Mapa Sonoro, es Un Lugar Llamado Mundo, emite Canal +. Ellos directamente se definen como “un proyecto de San Miguel que tiene como objetivo contribuir a que la música de calidad recupere el espacio que se merece en los medios“. Detrás de tan loable objetivo hay gentes respetables –Toni Garrido, Javier Limón, David Trueba,…– y un equipo con mano al nivel del canal. Hace algunos días arrancó en Madrid la grabación de la segunda temporada con un cartel de aúpa: Triángulo de Amor Bizarro, La Mala Rodríguez y Raimundo Amador. Tocaron solos, emparejados y revueltos. Casi siempre con excelentes resultados, como esa mezcla rabiosa entre TAB y la Mala o ese flow bluesero de la gaditana y el sevillano. Al acabar, mientras la tele recogía aparataje y se iban llenando las furgonetas, tuvimos un ratito para hablar con Isa Cea (bajista y principal agitadora de masas en TAB). Nos avisaron al momento y no habíamos preparado nada, pero entre que Victor Trapero y servidora somos periodistas de raza (ja), y que a ella no hay que tirarle mucho de la lengua, nos quedó una entrevista presentable donde hablamos de géneros musicales, México, tronistas y Papá Topo. Entre otras cosas. El programa se emitirá próximamente en una fecha no concretada, así que mientras esperamos los vídeos, aquí tienen el resultado de esa charla.

¿Cómo habéis ensayado la colaboración con Raimundo?
ISA CEA: “Con Raimundo no lo ensayamos, se metió en la última canción y la tocó. Esa no la ensayamos, la ensayamos con La Mala. Y la otra la tocamos un segundo cuando estaba él probando sonido. Subimos nosotros, probamos una vez la nuestra y fue lo que tocamos. Muy improvisado”.

Pero claro, con músicos de ese nivel…
“¡A él le da igual! Tiene el cerebro aquí [se señala la palma de la mano], tiene aquí el cerebro. Es un cacho de pan, es de la gente que hay que aprender, ¿ves? Un tío sencillo…”.

¿Lo conocías de antes?
“No, lo conocía La Mala. Ya hizo cosas con ella y me dijo ‘mira, este tío no es normal'”.

Me ha sorprendido cuando hablabas de La Mala que has dicho que es “la puta ama”, ha sonado a admiración auténtica.
“Sí, claro, es que yo cuando era más jovencita y tal escuchaba esta de “Tengo un trato, lo mío pa’ mi saco…”. Yo era muy de ese rollo, muy macarra también. Antes de tener el grupo ya la admiraba. Después cuando tienes el grupo ya conoces a la gente… pero los que son de antes los tienes más idealizados. Hoy estaba hasta nerviosa, tío, en plan: “¡voy a conocer a María!””. 

Estábamos hablando de que al final pega muy bien vuestra mala hostia musical con la mala hostia vocal que tiene ella…
“Claro, La Mala tiene esa fuerza y esa sinceridad. Muy visceral, muy sincera… que es al final lo que somos nosotros”.

Hablábamos antes también sobre lo que os ha comentado Javier Limón, que habéis ido bien en ventas….
[Interrumpe] “Bueno… en ventas en España. Que no existen [risas]”.  

Vale, cambiamos la palabra por “popularidad”.
“Eso sí”. 

… Y sin embargo hacéis una música muy corrosiva. ¿Por qué crees que está funcionando este tipo de música?
“Bueno, está funcionando dentro de ese circuito. Lo que es el mainstream sigue siendo mainstream en España. En el circuito de la música más independiente sí hemos tenido muy buenas críticas. Y sobre por qué está funcionando… ¿yo qué sé tío? ¡No sé!”.

Por ejemplo, ese momento “guillotina” de ‘Robo tu tiempo’ ha quedado como un himno de crisis…
“Porque retrata muy bien lo que está pasando. La música también es una forma de exorcizar lo que tienes dentro, esa mierda que tienes dentro y todos estamos pasando. Si una canción te lo transmite guay acaba convirtiéndose en algo más… y a lo mejor con esa puede pasar eso”. 

A veces comentamos entre nosotros que es raro que es que no os coja una web anglosajona de una puta vez, Stereogum o Pitchfork, y os haga una buena reseña…
“Son muy chauvinistas con el idioma. A Inglaterra y EE.UU. es muy difícil llegar si no hablas inglés. En España al final… llega un momento en que necesitas más espacio y no lo tienes. Entonces ahí está Lationamérica y ahí está México que… buah. México DF es una ciudad modernísima, es gigantesca y hay mucha influencia de EE.UU. Ahora están un poco en un periodo como los 90 en España. que empezaban a salir cosas diferentes como Los Planetas, Surfin’ Bichos… Ahora empieza allí a haber grupos que hacen lo que les da la gana, que es como defino yo el indie: “haz lo que te dé la gana“. No digo que hagan lo que hacíamos nosotros en los 90, sino que están en esa apertura de miras. Por eso es buen momento para tirarse para allá. Nosotros desde el primero disco editamos siempre en México. Aquí está todo como más emparcelado, allí valoran más lo que es el talento, entre comillas, que la posición o lo que tú te hayas currado las relaciones públicas”. 

Y no notáis el chauvinismo ese americano…
“No, todo lo contrario. El castellano un lenguaje muy rico y que creo que si se nos abre España y todos los países hispanohablantes… Yo pienso así: si tú no me quieres, yo no te quiero a ti. Yo el castellano es el idioma en el que me voy a mover y no voy a cambiarlo para ir a tu casa. Es un poco hacer bandera con eso. Allí [en México] hablan castellano y todo el rollo místico y misterioso tan gallego también es muy mexicano, así que tenemos una conexión de puta madre y estamos intentando hacer ahí un buen pelotazo. Ojalá tuviésemos las puertas abiertas en todo el mundo porque nuestra mayor ambición es que la máxima gente posible escuche lo que hacemos, como debería ser cualquier grupo, pero si no nos dejan… pues a hacer la fiesta más gorda en tu casa. Y ya está”.

Triangulo de Amor Bizarro La Mala Rodriguez

Has hablado antes de parcelas y creo que las parcelas de género aquí en España es un gran error…
“Completamente, es absurdo…”.

…porque al veros tocar a cada uno de vuestro padre y de vuestra madre me ha parecido genial y me parece que ocurre muy pocas veces…
“Y es muy fácil. Es lo que hablábamos: que las relaciones públicas a veces están por encima de las conexiones que pueda tener la gente,  del espíritu de la gente. Esto ahora lo organizamos y resulta que a mí me mola La Mala, que ella conoce a Raimundo y por una casualidad cósmica nos sugerimos entre nosotros y acabamos aquí. Pero el propio programa lo hace muy bien porque deja que los grupos tengan la última palabra. Lo de las parcelas es muy difícil, yo no lo entiendo. Es un complejo, un rollo de miedo a lo desconocido, que en España fue siempre así, aquí sacas la cabeza un poco y te la cortan. Aquí tienes que ser muy lineal. El rollo de la música más mainstream, la que más triunfa, te das cuenta de que son cosas súper básicas y no pueden cambiar. No quieren preparar tampoco a la gente. La gente que lo está haciendo lo hace muy mal porque va a llegar un momento en que se quedará obsoleto y no llegue a ningún sitio porque no son los músicos los que lo están dirigiendo”. 

Ha empezado Toni Garrido diciendo que es prácticamente un hito que un programa como Un Lugar Llamado Mundo empiece su segunda temporada. ¿Qué falta para que un programa así no sólo pueda renovar en una televisión de pago sino llegue a tener audiencia en una cadena en abierto?
“No se intenta. Es un chiste lo que se hace. Eso es poner un programa con la China Patiño a las seis de la tarde con cuatro grupos de turno y que se lo han currado una mierda. Lo que hacen con la música es maltratarla directamente. Dicen, “uy, esto a las cuatro de la mañana es que no me funciona…”. ¡Hostias tío, ¿no te funciona a las cuatro de la mañana?! ¿¡No, tío!? ¿Y cómo puede ser, joder? ¿Y a las seis de la tarde en verano tampoco te lo ve la peña? ¡Hostias, qué putada! ¿Y qué estás poniendo a las diez de la noche? ¡Ah, la Bonoloto! Claro, mucho mejor. O sea, no se ha intentado nada en España y quien diga que lo ha intentado es mentira. Lo que han intentado es una mierda, no se han esforzado. Esto suena un poco duro, pero yo creo que a la gente hay que educarla musicalmente. Yo nunca podría acceder a música que me gusta si no la hubiese escuchado antes. Si tú estás poniendo mierda todo el día y le estás diciendo a la gente joven que lo más de lo más es ser una puta tronista y que “hacer bolos” es ir a una discoteca vestida como una puta o como un farlopero gilipollas de gimnasio… Es que eso es la máxima ambición de la gente joven, no te lo digo de broma. Es muy duro eso. Y eso es un trabajo que se ha currado la televisión. Han ido directos a crear ese tipo de personajes. No hay música, solo hay estupideces en la tele. Esta gente da pocos problemas además, hay mucha gente detrás sacando tajada y poca gente a la que le interese apostar por algo más interesante”. 

Pero estos saben que van a esos programas y son cerillas, consumo rápido…
“Y les importa una mierda. Pero los músicos no, los músicos tienen dignidad, y mucha. Y harán las cosas… pero las hacen bien. Y con una cosa [coge su último disco, Victoria Mística, que lleva toda la entrevista sobre la mesa] que hay que escucharla tres veces en vez de una también vamos a tener un problema. Es como todo: si no estudias no apruebas el examen, si no te interesa que haya una cultura en tu país y apoyas a la gente joven, a la gente que tiene talento, a los chavales que sacan un disco para que puedan ir a la tele a tocar su primer disco… No, aquí lo que se apoyan son otras cosas. Entonces esa gente no puede avanzar en este país, no tiene camino. ¿Quien lo tiene? Los que trabajan en la música pero de otra manera: con la labia, con los colegas, que se mueven de puta madre…”.

Si tuvieses que hacer otro cartel con Triángulo de Amor Bizarro y otro par de bandas nacionales que no os peguen mucho…
[Piensa intensamente] “A mí me molaría hacerlo con algún grupo así súper ñoñísimo, rollo Papá Topo, porque a mí me mola ese rollo mogollón. Con Papá Topo…[Vuelve a pensar, intensamente] ¡Ah sí! Y con Barón Rojo“.

Publicidad
Publicidad